¿La meditación ayuda a mejorar las relaciones con los demás?

Raquel Lemos Rodríguez·
05 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
05 Julio, 2020
¿Quieres mejorar tus relaciones con los demás? ¿La inseguridad es un problema? Meditar puede ser una de esas prácticas o instrumentos insignificantes, por lo poco que cuesta hacerlo, que nos pueden ayudar mucho.

Algunos de los beneficios de la meditación son populares. Se trata de una práctica que beneficia a la mente para reducir el estrés y la ansiedad. También, al meditar a diario se pueden observar cambios positivos en nuestra manera de afrontar las situaciones o circunstancias inesperadas. Pero, además de esto, ¿la meditación ayuda a mejorar las relaciones con los demás?

Esta es una buena pregunta, ya que siempre que pensamos en meditación lo hacemos con el objetivo de obtener beneficios propios, como reducir el estrés o gestionar mejor las emociones. Sin embargo, nos olvidamos de que la meditación ayuda a mejorar las relaciones con los demás. ¿De qué manera lo hace? ¿Cómo se logra esto? Lo vamos a ver a continuación.

Mujer meditando

La meditación y su relación con la empatía

El artículo Empatía y Mindfulness. Convergencia teórica afirma que “la empatía es un elemento esencial en las relaciones interpersonales“. Aunque el ser humano nace con una predisposición biológica para desarrollar esta capacidad, las experiencias y el entorno en el que crece determinan su grado de desarrollo. Lo que sabemos ahora es que la empatía se puede potenciar con la meditación.

¿Cómo se produce esta influencia? La meditación ayuda a mejorar las relaciones interpersonales porque fomenta el desarrollo de la compasión, favorece que nos escuchemos con atención, sin emitir juicios y con una predisposición a la aceptación. Al hacer esto con nosotros mismos, también lo hacemos con los demás, pues nos abrimos a escuchar de manera atenta sin criticar las acciones ajenas.

Además, una clave importante de la meditación es que nos permite tener una actitud abierta ante las experiencias, comportamientos y actitudes del resto de las personas. Esto es fundamental para tener relaciones más sanas, basadas en la comprensión y aceptación del otro. El artículo Empatía y Mindfulness. Convergencia teórica habla sobre diferentes investigaciones que se basan en la evidencia empírica y que determinan que es cierto que la meditación contribuye a aumentar la empatía.

“En lugar de condenar a la gente, vamos a intentar entenderla”.

-Dale Carnegie-

El impacto de las inseguridades en las relaciones

¿Qué pasa si no les caigo bien? ¿Me querrá dejar? Estas son preguntas que dejan de manifiesto una intensa inseguridad en nuestras relaciones. Una sensación que, cada vez, tiene más arraigo, como indica Gilles Lipovetsky en el periódico El País. La meditación surge, entonces, como una manera de resolver estas inseguridades o de gestionarlas mejor.

Meditar es una práctica que nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos. Esa mirada hacia nuestro interior en la que observamos nuestros pensamientos, nuestros actos sin juzgarlos, aceptamos nuestros errores para aprender de ellos y escuchamos nuestros deseos aumenta nuestra seguridad. Al conocernos mejor, dejamos de depender de los demás. No necesitamos de la aprobación externa, sino que podemos permitirnos ser como somos.

Esto es importante, sobre todo, para no mantener relaciones de dependencia. Estas no solo están presentes en la pareja. Depender de la familia o de los amigos deja patente una gran inseguridad. Este tipo de relaciones no son sanas y suelen terminar haciéndonos mucho daño. Por eso, la meditación ayuda a mejorar la relación también con respecto a esto.

Mujer meditando con una mariposa en su mano

Experimentar la sexualidad sin estrés

Hemos abarcado diferentes áreas de nuestras relaciones con los demás en los que la meditación puede tener un impacto positivo. Además de las relaciones de amistad y de familia, en la pareja meditar también puede permitirnos experimentar la sexualidad de otra manera. ¿Cuántas veces nos hemos podido sentir inseguros de nuestro cuerpo y esto nos ha generado estrés al mantener relaciones sexuales? Esta es una parte de las relaciones que hay que aprender a cuidar.

Experimentar el sexo con estrés, miedos, inseguridades o prisas es nocivo para la relación con nuestra pareja y, también, para la relación con nosotros mismos. Por esta razón, durante los últimos años, han surgido conceptos tan interesantes como la meditación orgásmica. Meditar nos ayuda a centrarnos en el presente, bajando la mirada del horizonte y, por lo tanto, de las preocupaciones que aparecen en él.

De hecho, muchos de los problemas más frecuentes en las relaciones personales tienen origen en las dificultades para desconectar. La meditación nos ayuda a reconectar con nuestro cuerpo, a estar en el aquí y el ahora, a abrir nuestros sentidos para poder ser más conscientes de cada beso, cada caricia, cada respiración… Así, meditar puede hacer que nuestras relaciones sexuales se vuelvan más placenteras.

Ahora que hemos llegado a este punto, somos más conscientes de cómo la meditación ayuda a mejorar las relaciones. Sin embargo, para que disfrutar de los beneficios de derivados de la meditación conviene hacer de la práctica un hábito. ¿Necesitaremos mucho tiempo? En absoluto. Manteniendo la disciplina diaria, con meditar 5 minutos al día será suficiente.

Con el paso de los días, está claro que puede que necesitemos ampliar el tiempo, nosotros mismos nos sentiremos animados a ello sin tener que obligarnos. Si al principio nos resulta difícil, la meditación guiada puede ser una excelente opción. Contar con alguien que nos marque los pasos y nos enseñe a meditar es fundamental. ¿A qué esperamos para empezar y mejorar nuestras relaciones? Si ya llevas meditando algún tiempo, ¿qué cambios has visto en tu forma de relacionarte con los demás?

“Cuando tienes una buena relación contigo mismo, tus otras relaciones también lo son”.

-Anónimo-

  • Campos, D., Cebolla, A., Quero, S., Bretón-López, J., Botella, C., Soler, J., ... & Baños, R. M. (2016). Meditation and happiness: Mindfulness and self-compassion may mediate the meditation–happiness relationship. Personality and individual differences93, 80-85.
  • Goleman, D., & Davison, R. J. (2017). Los beneficios de la meditación. Barcelona: Kairós.
  • Matsers W, Johnson V, Kolodny R. Perspectivas de la sexualidad. En: La sexualidad humana. La Habana: Editorial Científico Técnica; 1988. p. 9-32.