La metáfora de la piedra gris para tratar con narcisistas

Un narcisista rara vez cambiará su forma de ser. Lo que sí puedes hacer, cuando no puedas poner distancia, es cambiar la forma en que tú interactúas con él. Ahora, ¿cómo?
La metáfora de la piedra gris para tratar con narcisistas
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 19 diciembre, 2022

A lo largo de nuestra existencia, nos encontraremos con distintos tipos de personalidades y algunas de ellas son difíciles y problemáticas. Con algunas lidiaremos mejor y con otras peor. Es posible, incluso, que en ciertos casos no tengamos otra opción que establecer distancia y romper más de un vínculo, más de una relación que traían excesivos tormentos y sinsabores.

Ahora bien, ¿qué hacer en esos casos en que no nos es posible alejarnos de esas figuras adversas? Se trata de uno de los mayores desafíos que nos podemos encontrar; ya sea hombre, mujer, nuestro jefe o incluso nuestra madre, hablamos de presencias que no es fácil alejar. Esto nos obliga en muchos casos a habilitarnos en nuevas estrategias de afrontamiento y manejo de la hostilidad ajena. Porque si hay un aspecto que debemos entender es que estos perfiles no suelen cambiar su actitud y comportamiento. Somos nosotros quienes deberemos variar nuestro trato con ellos para salvaguardar la salud mental.

Te explicamos a continuación un recurso muy básico que puede servirte de botiquín de primeros auxilios.

Los narcisistas requieren admiración y respeto. Retirarles la atención por completo es lo mejor que podemos hacer. Implica dejar de nutrir sus egos y necesidades.

Pareja discutiendo sobre la metáfora de la piedra gris
Lo último que debemos hacer ante un narcisista es encararnos con él.

¿En qué consiste la metáfora de la piedra gris?

Todos tenemos conductas narcisistas, pero solo unas pocas evidencian un trastorno de la personalidad recogido en el DSM-5 (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales). Es decir, en ocasiones, podemos caer en el abuso de esta etiqueta.

No todo aquel que nos mine el ánimo con su egoísmo evidenciará una condición clínica significativa. Sin embargo, las personas con un trastorno de la personalidad narcisista existen y están dentro de un espectro. Es decir, habrá perfiles más problemáticos que otros. Esto puede hacer que nos encontremos personas complejas, pero no amenazantes. También con narcisistas con mucho éxito en sus carreras, pero que en el plano personal evidencian conductas tan dañinas como disfuncionales.

Estamos ante un abanico de perfiles que pueden materializarse en un compañero de trabajo, en nuestra hermana, nuestro jefe o en esa profesora que lleva nuestra tesis, etc. Pueden llegar de improviso a nuestra vida, desbaratarla, ponerla en jaque y tener que desarrollar, sí o sí, alguna estrategia de salvación cotidiana. Esa con la que mantenernos a flote en esos contextos en que la interacción es obligada. La metáfora de la piedra gris es una gran herramienta.

Procuremos que nuestras interacciones con los narcisistas sean neutrales. Demostremos indiferencia ante sus demandas y llamadas de atención. De ese modo perderán interés en nosotros y buscarán a alguien diferente de quien valerse.  

1. La piedra gris o la fuerza de la neutralidad

La metáfora de la piedra gris tiene como objetivo mantenernos fuertes en la indiferencia, sin reforzar en ningún momento las necesidades del narcisista. Para hacernos una idea rápida, pensemos en lo que nos viene a la mente cuando imaginamos un simple guijarro gris en un camino o en el fondo de un río. Es un elemento más que pasa desapercibido.

Los narcisistas necesitan “suministros” del entorno que les rodea. Es decir, quieren nuestra atención, crear drama, conflictos y ser el centro de toda circunstancia. Nosotros lo que haremos es ser esa superficie neutra y resistente en la que no podrán reflejarse; así, tampoco podrán servirse de nosotros, ya que actuaremos como validadores.

2. “Golpear” el sentido del derecho narcisista

Una característica que define a todo narcisista es el sentido del derecho, es decir, piensan que todo el mundo les “debe algo”. Esa percepción es un sesgo originado en su infancia, bien por una crianza llena de atenciones excesivas o quizá por todo lo opuesto, por grandes carencias. Es común que crezcan con la idea de que la función de los demás es atenderles, darles privilegios en cualquier aspecto.

Una investigación de la Universidad de Wollongong, Australia, destaca lo que supone vivir con alguien que necesita que los demás refuercen ese anhelo de “grandiosidad”. La metáfora de la piedra gris nos propone actuar (golpear) su sentido del derecho de formas muy sutiles, pero efectivas.

  • Los trataremos como a los demás, negándoles toda concesión o demanda que suponga ponerles por encima del resto.
  • Les diremos con respeto que lamentamos decepcionarlos al no cumplir sus demandas, pero que esa será siempre nuestra posición.
  • Marcaremos con firmeza nuestros límites, pero debemos tener presente que un narcisista siempre intentará sortearlos. Para ello, mantengámonos indiferentes a sus críticas, sus burlas y sus manipulaciones para sostener esas barreras de contención.
  • Demostrar que su presencia y sus palabras no significan nada para nosotros, es un modo de golpear su sentido del derecho.
  • Mantengamos con estas personas interacciones breves y asertivas.

La metáfora de la piedra gris nos propone ser firmes en nuestra posición (enrocarnos) de indiferencia para que el comportamiento narcisista no escale y asuma poder sobre nosotros.

3. Frialdad y no reacción, la roca que se mantiene firme

Una estrategia que debemos recordar en todo momento es no antagonizar con el narcisista. Porque hacerlo también les confiere poder. Al fin y al cabo, este tipo de figuras adversas se alimentan tanto de la admiración ajena como de la confrontación.

En el momento en que nos encaramos y reaccionamos con ira, les demostramos que tienen influencia sobre nosotros. La metáfora de la piedra gris nos transmite la imagen de una superficie fría, firme y sólida.

Lo más adecuado es no reaccionar, mantenernos fríos ante sus actos para que pierdan el interés en nosotros. Tarde o temprano buscarán otra víctima de la que valerse.

pareja aplicando la metáfora de la piedra gris
Con los narcisistas es mejor mantener interacciones breves y respetuosas.

La importancia de retirar la atención

La técnica de la roca gris tiene como objetivo desviar el comportamiento narcisista hacia otro lugar al retirarle nuestra atención. Es demostrarle que no somos un objetivo interesante para él, que no podrá obtener de nosotros los refuerzos que necesita. ¿Quiere decir esto que obtendremos un 100 % de éxito con esta herramienta? La respuesta evidente es no.

La personalidad narcisista es imprevisible, caótica y demandante. Son perfiles en ocasiones muy patológicos ante los cuales resulta difícil tener a mano las mejores corazas para nuestra protección. La propuesta aquí descrita puede actuar como un punto de partida, como un salvavidas cotidiano.

Sin embargo, si esa presencia sortea líneas poco éticas y morales, no lo dudemos, optemos por respuestas más drásticas como una distancia obligada. A veces, nuestra salud mental es más importante que mantener un trabajo o el vínculo con un familiar…

Te podría interesar...
¿Por qué nos atraen los narcisistas?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Por qué nos atraen los narcisistas?

¿Por qué nos atraen los narcisistas? Muchas personas se hacen esta misma pregunta. Analizamos las respuestas a continuación.



  • Carlson EN, Vazire S, Oltmanns TF. You probably think this paper's about you: narcissists' perceptions of their personality and reputation. J Pers Soc Psychol. 2011 Jul;101(1):185-201. doi: 10.1037/a0023781. Erratum in: J Pers Soc Psychol. 2012 Aug;103(2):379. PMID: 21604895; PMCID: PMC3119754.
  • O'Reilly CA, Hall N. Grandiose narcissists and decision making: Impulsive, overconfident, and skeptical of experts-but seldom in doubt. Pers Individ Dif. 2021 Jan 1;168:110280. doi: 10.1016/j.paid.2020.110280. Epub 2020 Aug 14. PMID: 32834287; PMCID: PMC7427600.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.