Mis compañeros de trabajo no me quieren: ¿qué hacer?

¿Tus compañeros de trabajo no te quieren? ¿No sabes qué hacer en esta situación? Sigue leyendo, porque en este artículo hablaremos de algunas ideas que pueden ayudarte.
Mis compañeros de trabajo no me quieren: ¿qué hacer?
José Padilla

Escrito y verificado por el psicólogo José Padilla.

Última actualización: 10 abril, 2022

En el contexto laboral, las relaciones son una parte importante para el desarrollo y progreso de toda empresa. Al igual que suele suceder en otros ámbitos de la vida, estas pueden volverse tensas en el trabajo. Esta situación puede llegar a afectar el rendimiento laboral y la sensación de bienestar y satisfacción del empleado.

Puede que tú estés en esta situación, trabajando en un lugar donde nadie te quiere, donde tienes que convivir con miradas de desprecio y soportar que hablen mal de ti a tus espaldas. Trabajar sabiendo que nadie te quiere es estresante. Por eso, en este artículo te proporcionaremos algunas recomendaciones prácticas.

¿Por qué mis compañeros de trabajo no me quieren?

Pueden existir muchas razones para que tus compañeros de trabajo no te quieran. Una de ellas puede ser que te guste recibir todo el reconocimiento por un buen trabajo en equipo. Quizá busques el protagonismo ante tus superiores a expensas de los demás. Si actúas de manera arrogante y te robas el crédito del trabajo de tus compañeros, es difícil que te quieran.

Otro motivo por el que tal vez no te quieren en el trabajo es porque mantienes una actitud negativa, con quejas constantes: cuando conviertes las quejas en un patrón constante de negatividad, puedes arruinar el ambiente laboral y el entorno de los demás. Al crear una atmósfera de pesimismo, de negatividad, las personas pueden alejarse para no contagiarse de tu estado emocional.

Otro motivo posible por el que no te quieren es que eres pasivo-agresivo, eres huraño, desconfiado y solitario. Eres irritable, irascible, malhumorado. Te resistes constantemente a lo que se te demanda y adoptas una actitud pasiva ante tus obligaciones laborales. Con esta manera de comportarte es muy difícil que tus compañeros te quieran.

Tus compañeros pueden no quererte también porque, quizá, eres chismoso o chismosa. Hablar mal de la vida de tus compañeros con otros y divulgar su vida íntima no es algo por lo que te puedan querer. También puedes ser objeto de odio por envidia. No te quieren porque ocupas un lugar privilegiado en la empresa y sienten envidia de tu posición y de lo que has logrado con o sin merecimiento.

Companeros hablando sobre la autorrevelación

¿Qué puedo hacer cuando mis compañeros no me quieren?

No sentirse querido es una experiencia que puede hacerte sentir mal contigo y afectar tu autoestima. A continuación, te daremos varias recomendaciones para que puedas afrontar estas situaciones. Pero antes debemos determinar si tú estás promoviendo la actitud negativa en tus compañeros o si es solo por envidia que te has ganado el rechazo.

Si tus compañeros no te quieren por tu manera de comportarte, entonces debes tomarte un tiempo para pensar qué estás haciendo mal. Puedes recurrir también a algún compañero que no te rechace para preguntarle. Ten en cuenta estas recomendaciones para que puedas propiciar un mejor ambiente laboral con tus compañeros:

  • Evita los chismes sobre la vida de tus compañeros.
  • No hables mal de nadie.
  • Sé respetuoso.
  • Colabora sin esperar reconocimiento.
  • Busca mejorar las falencias que notas en tu lugar de trabajo, para que los demás se beneficien de tu acción y noten tu interés por ellos.
  • Sé justo y dale el crédito de trabajo a quien se lo merece.
  • Procura tener una disposición de ayuda. Pero ten cuidado, es importante que sepas mantener los límites, no sea que terminen aprovechándose de ti.
  • Participa en las integraciones sociales.

Trato bien a mis compañeros, pero aun así no me quieren

Si al reflexionar o al hablar con alguien, descubres que no estás haciendo nada para alimentar el rechazo, entonces es momento de aprender a gestionar tus emociones frente a dicha situaciones, para que esta no te afecte. Veamos algunas recomendaciones para que las tengas presentes en estas circunstancias.

1. Ten en mente tu paz mental

Ahora que sabes que no estás haciendo nada para que no te quieran en el trabajo, es importante que aprendas a conservar tu paz mental y no dejarte afectar por el rechazo de tus compañeros. Para ello hay un ejercicio estoico que Massimo Pigliucci y Gregory López han propuesto en tres pasos:

  • Paso 1: visualiza una tarea a la que probablemente tengas que enfrentarte hoy en el trabajo y que pueda ser manipulada por tus compañeros.
  • Paso 2: practica mentalmente: «quiero realizar esta actividad, pero también quiero mantener la calma aceptando lo que sucede».
  • Paso 3: por último, imagínate comportándote con calma en la situación.

2. Ignora lo que sucede

Si después de haber intentado mejorar la relación con tus compañeros de trabajo, no consigues resultado, entonces es conveniente que aprendas a ignorar lo que sucede. Hay cosas que no puedes cambiar, porque están más allá de tu control.

Cuando esto sucede, lo más sensato que puedes hacer es cambiar tu manera de percibir, sentir y actuar en esas ocasiones. Parafraseando a Epicteto, ten presente que no son las cosas o las situaciones las que te afectan emocionalmente, es la interpretación que haces de ella.

3. Prevé el encuentro con personas complicadas

Hay un ejercicio de meditación que proponía Marco Aurelio en sus Meditaciones que puede ayudarte a lidiar con tus compañeros de trabajo. Pigliucci y Gregory (2019) proponen realizar este ejercicio de la siguiente manera:

  • Cada mañana, antes de iniciar tu jornada, escribe tus propias premeditaciones sobre encontrarte con compañeros de trabajo complicados. Esto te ayudará a eliminar el impacto de la sorpresa en caso de que suceda.
  • Haz un recordatorio de que estás intentando mejorar centrándote únicamente en lo que depende de ti. Que no te quieran en el trabajo, aunque tú estés haciendo las cosas bien, no depende de ti.
Mujer escribiendo en la oficina

4. Usa las dificultades para crecer

Si no puedes cambiar la situación ni hacer nada para que tus compañeros te quieran, aprende a usar dicha adversidad para crecer. Cuando estás en una mala situación, puedes tomarla como una oportunidad para cultivar la virtud. Así, si tus compañeros no son amables contigo, demuéstrales como serlo; si son malos contigo, enséñales, con tu comportamiento, como ser buenos.

Al final del día, piensa cómo podrías haber sido mejor en tu trabajo y en que momentos sentiste que lo que hacían tus compañeros empezaba a afectarte emocionalmente. Reflexiona sobre cómo reaccionaste, qué sentiste y pensaste, y formula nuevas opciones para responder ante dichas situaciones.

5. Enfócate en tu trabajo y sigue tu camino

Para tomar decisiones, toma de referencia tu propio conjunto de valores. Sentirte no querido en el trabajo puede hacer que te quedes estancado buscando razones (“¿por qué no me quieren?”) o explicaciones (“no me quieren porque soy un incapaz”).

La vida sigue y tú debes hacer lo mismo. Por eso, después de haber aceptado lo que sientes y la situación, concéntrate en tu propio camino. Aprende de lo que estás sintiendo y viviendo para que puedas mejorar y crecer.

Para terminar, recuerda que tu bienestar es primero, si la situación laboral se vuelve muy complicada y te está afectando mucho, tanto a nivel laboral como personal, es importante que contemples otras opciones para afrontar el problema. Si no puedes dejar tu trabajo, pedir ayuda profesional es una excelente opción para que aprendas a lidiar con esta situación.

Te podría interesar...
¿Trabajas en un buen clima laboral? 10 pistas para saberlo
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Trabajas en un buen clima laboral? 10 pistas para saberlo

El clima laboral es un elemento fundamental en la buena marcha de cualquier organización. Hay factores decisivos que lo hacen bueno o malo.



  • Herrando, C., & Constantinides, E. (2021). Emotional Contagion: A Brief Overview and Future Directions. Frontiers in psychology, 2881.
  • Pigliucci, M. y López, G. (2019). Mi cuaderno estoico. Ariel Editorial.