5 señales de que tienes un compañero de trabajo envidioso

Si tienes un compañero de trabajo envidioso es posible que la atmósfera laboral te resulte pesada. Lo mejor es no permitir que esto te afecte.
5 señales de que tienes un compañero de trabajo envidioso
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 06 diciembre, 2022

Tener un compañero de trabajo envidioso puede ser un verdadero problema. No solo crea una atmósfera enrarecida a tu alrededor, sino que a veces se convierte en un obstáculo importante para lograr tus objetivos laborales. El problema con la envidia es que se trata de una pasión solapada, que se enmascara y se camufla, por eso no siempre es fácil detectarla.

Es normal que en el espacio de trabajo haya algún grado de rivalidad. Cuando el entorno laboral es saludable, la cooperación se impone sobre esos afanes individualistas. Sin embargo, tanto en los entornos sanos, como en los tóxicos , puede aparecer algún compañero de trabajo envidioso que quiera ser el palo en la rueda de tu progreso.

«En los campos ajenos, la cosecha siempre es más abundante».

-Ovidio-

La envidia nace cuando alguien se mira en ti como en un espejo superfluo. Te ve por fuera. Cree que no mereces ser quien eres, o tener lo que tienes. Piensa que es él quien debe poseer todo eso.

También que actúa inspirado por un sentimiento de justicia. No se ve a sí mismo como un compañero de trabajo envidioso, sino como un justiciero razonable. ¿Cómo identificar a esas personas? Hay al menos cinco señales que los revelan. A continuación, las detallamos.

5 señales de que tienes un compañero de trabajo envidioso

Si algún compañero de trabajo manifiestas los siguientes comportamientos, lo más probable es que haya desarrollado un sentimiento de envidia hacia ti. Estos son:

1. Nota tus errores y es indiferente a tus logros

Lo normal es que las personas que conforman tu entorno laboral estén medianamente atentos a lo que haces o dices. También que de vez en cuando te hagan algún comentario sobre tus errores, o destaquen alguno de tus logros. No siempre, pero sí algunas veces.

Si alguien está muy pendiente de lo que haces y frecuentemente se refiere a tus errores, o a las dificultades que puedas tener en tu labor, cabe sospechar que se trata de un compañero de trabajo envidioso. Máxime si cuando consigues algún logro, o destacas en algo, simplemente se muestra indiferente.



Tener un compañero de trabajo envidioso puede ser un verdadero problema

2. Obstaculiza tu trabajo

Esta es una señal inequívoca de que tienes un compañero de trabajo envidioso. No es razonable que alguien busque entorpecer tu trabajo. Se supone que todos los miembros de la organización tienen objetivos similares. Por eso, obstaculizar la labor de otro es también ir en contra de la propia organización.

Este tipo de acciones solo se llevan a cabo cuando hay algo más en juego. Ese algo más es esa pasión llamada envidia. A quien la siente no le importa hacerle daño a otros, e incluso hacerse daño a sí mismo, si al final logra afectar al envidiado. Si notas que alguien, deliberadamente, obstaculiza tus labores, seguro que es una persona que siente envidia hacia ti.

3. Interpreta maliciosamente tus avances

Esto ocurre cuando eres objeto de una promoción o de algún reconocimiento. Muchas veces, mitad en broma, mitad en serio, un compañero de trabajo envidioso tratará de sembrar dudas. En otras palabras, impulsará la idea de que obtuviste ese avance de forma fraudulenta o, en todo caso, inmerecida.

Es habitual que hagan comentarios en los que, por ejemplo, insinúen que tu logro se debe a que tienes buenas relaciones con el jefe. O que eres demasiado sumiso o demasiado algo, y por eso obtuviste ese avance. Allí habla la envidia y no la razón.

4. Demerita tus ideas, una señal de un compañero de trabajo envidioso

Las personas que demeritan tus ideas sistemáticamente también suelen sentir envidia. Descalificar lo que piensas y dices es una manera de minimizar o invisibilizar tus aportes con el fin de satisfacer ese deseo de hacer daño que siempre acompaña a la envidia.

Es muy frecuente que esa persona incluso trate de boicotear tus intervenciones. Habla mientras tú estás hablando, o te interrumpe en la mitad de una idea, o cuestiona de uno u otro modo lo que dices. A veces, también intenta ridiculizarte o emplea un tono despectivo para formular sus reparos.

Mujer mirando mal a una compañera

5. Tiene actitudes hostiles, sin razón alguna

La hostilidad en alguien siempre se siente, aunque a veces no sea explícita. Un compañero de trabajo envidioso a veces te saluda y a veces no. Suele tener una forma de dirigirse a ti que puede ser autoritaria o poco cortés. Y actitudes por el estilo.

Lo más sorprendente para ti puede ser el hecho de que no recuerdas haber tenido algún conflicto real, o un problema con ese compañero. Simplemente con su actitud te muestra un evidente rechazo, que puede alternar con conductas agradables y simpáticas, en las que de todos modos hay un dejo de agresividad.



¿Qué hacer si te tienen envidia en el trabajo?

Si tienes un compañero envidioso, lo más aconsejable es llevar a cabo acciones asertivas que puedan aliviar las incomodidades y problemáticas. Aunque, también debes tener en cuenta que, por lo general, la envidia suele ser un problema de la persona que la siente.

Por tanto, podemos mejorar la situación hasta cierto punto. Pero, si el compañero envidioso no tiene la disposición para cambiar ese sentimiento, lo ideal será adoptar la indiferencia y dejar límites claros en el vínculo.

Teniendo en cuenta estos aspecto, te aconsejamos:

  • Evita regodearte frente a los compañeros envidiosos. Si te has ganado algún beneficio en el trabajo por tus méritos, evita recalcárselo a los envidiosos, ya que estarás avivando la envidia en ellos. El reconocimiento y las celebraciones puedes reservarlas para aquellos que sí se alegran por tus logros.
  • Reconoce la falta de equidad, si la hay. Algunas veces, las quejas de tus compañeros pueden estar fundamentadas en una desigualdad real, y no en un percepción errónea de injusticia. En estos casos, lo ideal será reconocer aquellas políticas poco claras e injustas (así te beneficien) y apoyarlos si desean emprender acciones para mejorarlas.
  • Aborda los cotilleos y chismes sobre ti. Evita contribuir a los dramas y el conflicto. Por tanto, cuando oigas algún comentario infundado sobre ti, acláralo con tus compañeros de trabajo. En este caso, si puedes resolverlo, hazlo; si no puedes, dejarás la impresión de que intentaste resolver el problema.
  • Sé amable con tus compañeros de trabajo. La envidia suele instaurarse en aquellas personas con grandes inseguridades. Por tanto, devolverles su malos tratos, solo hará que se pongan más a la defensiva y sean más propensos a actuar. Así que procura tener un trato cordial y de apoyo con cada uno de ellos.
  • Reporta los malos tratos y muestra apertura para resolver el conflicto. Las acciones de los envidiosos pueden llegar a ser muy perjudiciales. Por tanto, reporta al departamento de Recursos Humanos cualquier acto discriminativo o comportamiento negativo del envidioso. Ellos se encargarán de aplicar as medidas necesaria para solventar el conflicto.

Para concluir, ten en cuenta que la envidia dentro del ambiente laboral puede traer consecuencias negativas para la organización y el equipo en general. Por tanto, lo más aconsejable es que tomes cartas en el asunto y evites que la situación escale a una problemática mayor.

Te podría interesar...
8 claves para identificar a las personas envidiosas
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
8 claves para identificar a las personas envidiosas

Las personas envidiosas comparten unos patrones de comportamiento. Es importante identificarlos para evitar que sus actitudes nos causen daño.



  • León, R. (2002). Un estudio acerca de la envidia en los centros laborales en el Perú. Persona, (5), 147-165.
  • Della Corte, E. (2014). La envidia en el trabajo: entre la competencia y la destrucción. Microfísica de la envidia. Revista Latinoamericana de Estudios sobre Cuerpos, Emociones y Sociedad, 6(15), 53-64.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.