Teatro, lo tuyo es puro teatro… El trastorno histriónico de personalidad

9 enero, 2013
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
El trastorno histriónico de personalidad suele empezar en la adolescencia. Es una de las condiciones más difíciles de tratar y requiere sin duda, de un gran compromiso por parte de la persona y del entorno que rodea al paciente.

Búsqueda de atención, comportamiento exagerado, reacciones emocionales intensas y desmedidas, un patrón donde la seducción es ese recurso constante en toda forma de interacción… El trastorno histriónico de personalidad es para muchos, un comportamiento social que va entre lo teatral y lo dramático. Sin embargo, hay algo que no podemos dejar de lado: estamos ante un trastorno de la personalidad.

Es muy posible que hayamos conocido a alguien con este tipo de conducta. Ahora bien, cabe señalar que, efectivamente, hay muchas personas con una personalidad algo histriónica, con una forma de ser donde en ocasiones, se presenta una necesidad casi innata por llamar la atención. No obstante, hay que saber diferenciar al histriónico ocasional, del paciente con un trastorno psicológico.

Este último, se encuentra atrapado en un una dinámica comportamental destructiva. La preocupación por su propia imagen es extrema y su estado de ánimo fluctúa constantemente. Puede ir de la vitalidad más desmesurada a un estado depresivo y melancólico. No es fácil vivir a bordo de una noria emocional donde además, el papel de la sexualidad y la necesidad de cautivar es a menudo obsesiva y fuera de toda convención social.

La vida con estas personas no es sencilla. Y lo que es más importante, el propio paciente tampoco es feliz, dimensiones como las relaciones afectivas, de amistad o las responsabilidades laborales son esas cuerdas flojas por las que transitar con enorme dificultad.

A menudo, tras el trastorno histriónico de la personalidad hay otros muchos más problemas, como problemas de ansiedad, autoestima, traumas de infancia… El abordaje de este trastorno requiere sin duda de un fuerte compromiso por parte del paciente para trabajar todos estos aspectos.

Mujer reflejando el trastorno histriónico de personalidad

El trastorno histriónico de personalidad: características, causa y tratamiento

Algo que debemos entender en primer lugar sobre el trastorno histriónico de personalidad es que es una de esas realidades clínicas que llaman la atención por su complejidad. Descrita a principios del siglo XX, era común asociarla simplemente a un comportamiento ‘histérico’. Poco a poco, fue profundizándose más en este tipo de trastorno para descubrir que suele solaparse con otras afecciones.

Así, estudios como el llevado a cabo por Sarah Smith Scott, de la Universidad de Vanderbilt (Nashville, Estados Unidos) nos señalan que los pacientes con un trastorno histriónico de personalidad, evidencian además, otros trastornos. Algunos de ellos pueden ser el trastorno de personalidad antisocial, narcisismo, trastornos de ansiedad, trastornos alimentarios, adicciones, incluso enfermedades psicosomáticas.

Veamos no obstante, cuáles son las características que definen a estos pacientes según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM V).

Criterios diagnósticos del trastorno histriónico de personalidad

  • Egocentrismo: necesidad por ser el centro de atención.
  • Búsqueda de aprobación constante.
  • Uso de la seducción como único modo de interacción social.
  • Obsesión constante por su apariencia física (es el instrumento para obtener poder y atracción)
  • Cambios en su estado emocional, pueden ir de la alegría extrema a la pesadumbre más profunda.
  • No manejan bien las críticas, reproches o advertencias. Se sienten heridos con facilidad.
  • Nula tolerancia a la frustración
  • Reacciones dramáticas ante hechos y problemas comunes.
  • Tendencia a creer que las relaciones son más íntimas de lo que realmente son.
  • Se dejan influenciar muy fácilmente por los demás.
  • Suelen ser muy dependientes emocionalmente.
Hombre con trastorno histriónico de personalidad

¿Cuáles son las posibles causas?

Hasta el momento, el origen del trastorno de personalidad histriónica se desconoce. No obstante, se sospecha que podría evidenciarse a raíz de una combinación de diferentes factores:

  • Genética.
  • Abusos en la infancia
  • Manipulación psicológico durante la niñez y adolescencia.
  • Una educación deficitaria con falta de límites claros.

Terapia y estrategias para el trastorno de personalidad histriónico

La forma de tratamiento más habitual para el trastorno de personalidad histriónica es sin duda la psicoterapia. No obstante, cabe señalar algo evidente: la persona con este trastorno no siempre se compromete. Además, tienden a manipular, a desafiar y a usar casi cualquier estrategia para socavar o rehuir del propio tratamiento.

No obstante, cuando solicitan ayuda lo hacen básicamente porque han llegado al límite: muchos de ellos llegan con una depresión a raíz de tantas relaciones fallidas. Esa sensación de fracaso y la consiguiente baja autoestima, hace que a menudo tengan conciencia de la necesidad de solicitar ayuda experta.

Terapia centrada en soluciones

Así, a la hora de abordar estas realidades clínicas se parte siempre del caso individual de cada paciente. Habrá quienes necesiten tratar además esa depresión, ese trastorno alimentario e incluso en muchos casos, hasta algún tipo de adicción. No obstante, en los últimos años está siendo altamente efectiva la terapia centrada en soluciones:

  • Se busca consensuar con cada persona aquello que puede hacer para que la situación mejore.
  • Se trabaja para que el paciente mejore a la hora de actuar, de tomar decisiones y de resolver problemas.
  • Un aspecto que es básico en este enfoque, esa ayudar al paciente a ser más asertivo, a mejorar su autoestima y a dejar de sobredimensionar o exagerar los problemas.
  • Se le ayuda para que aborde e interaccione con su entorno de manera más relajada, tranquila y lógica. Una meta esencial es reconducir todo su caos emocional hacia un punto de equilibrio perfecto donde asuma el control.

Para concluir, este tipo de trastorno afecta a cerca de un 2% de la población. Aunque es posible que la cifra sea más elevada porque a menudo, damos como normales cierto tipo de comportamientos al pensar que esa persona es así, que es su carácter. No obstante, detrás de esas conductas no está un rasgo de personalidad, sino un trastorno que puede tratarse para generar un cambio, una mejora en la calidad de vida.

  • López-Ibor Aliño, Juan J. & Valdés Miyar, Manuel (dir.) (2002). DSM-IV-TR. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Texto revisado. Barcelona: Editorial Masson.
  • Smith, SF, y Lilienfeld, SO (2012). Trastorno de personalidad histriónica. En Encyclopedia of Human Behavior: Segunda edición (pp. 312–315). Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-375000-6.00377-3