Amitriptilina (Tryptizol): ¿qué es y para qué se utiliza?

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica Sara Viruega
· 18 abril, 2019
La amitriptilina es un antidepresivo y analgésico muy utilizado para el tratamiento y la prevención de varios trastornos. Veamos para qué se utiliza y por qué.

La amitriptilina es un antidepresivo tricíclico y un analgésico. Fue descubierta en 1960 y también está comercializada como Tryptizol o Deprelio. Se encuentra en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), por su eficacia y su seguridad.

Al contrario que otros antidepresivos tricíclicos, la amitriptilina tiene una eficacia similar a los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Por esto es uno de los antidepresivos más utilizados de su grupo.

¿Para qué se utiliza la amitriptilina?

La amitriptilina está aprobada e indicada para el tratamiento y la prevención de varios trastornos diferentes:

  • Tratamiento del trastorno depresivo mayor en adultos
  • Tratamiento del dolor neuropático en adultos. Por ejemplo, en casos de fibromialgia o neuralgia postherpética
  • Profilaxis de la cefalea crónica tensional en adultos
  • Profilaxis de la migraña en adultos
  • Tratamiento de la enuresis nocturna en niños a partir de 6 años. Solo cuando no haya funcionado ningún otro tratamiento y no exista ninguna causa patológica.

En ocasiones, también es utilizado para el tratamiento de algunos trastornos de la alimentación. Y, en algunos casos, en el hipo persistente.

Mujer cansada por el síndrome de Gilbert

Como con la mayoría de psicofármacos, se recomienda empezar el tratamiento con dosis bajas. Después, se puede ir aumentando la dosis progresivamente en función de la tolerancia y de la respuesta clínica del paciente. Al suprimir el medicamento debe hacerse de la misma manera: bajando la dosis gradualmente.

Normalmente se administra por vía oral, en cuatro dosis diarias. Se recomienda que las tomas sean siempre a la misma hora, además de seguir siempre las indicaciones que el especialista considere oportunas para cada caso.

Mecanismo de acción

Como antidepresivo tricíclico, su mecanismo de acción es la inhibición de la recaptación de noradrenalina y serotonina en las terminaciones nerviosas. Esto potencia la acción de estos neurotransmisores en el cerebro y mejora los estados depresivos.

Asimismo, la amitriptilina también bloquea los canales iónicos del sodio, el potasio y el NMDAN-metil-D-aspartato-. Esto explica su efecto en el dolor neuropático y en la prevención de la cefalea crónica tensional y de la migraña. Tiene gran afinidad por los receptores alfa-adrenérgicos, muscarínicos M1 e histamínicos H1. Es más sedante y tiene más propiedades anticolinérgicas que otros antidepresivos tricíclicos.

Su acción terapéutica antidepresiva y analgésica tarda entre dos y cuatro semanas en establecerse. Sin embargo, su acción sedante es bastante rápida e intensa. Los efectos adversos pueden empezar a manifestarse desde la primera dosis.

La amitriptilina se absorbe muy bien por el tracto digestivo. Tras su administración, se metaboliza a nortriptilina. Este es un metabolito activo que también tiene acción antidepresiva. Es un inhibidor más potente de la recaptación de noradrenalina que de serotonina.

Efectos secundarios

La amitriptilina puede producir efectos adversos similares a otros antidepresivos tricíclicos. Sin embargo, son más llamativos los síntomas anticolinérgicos. Algunos efectos secundarios son, por ejemplo:

  • Somnolencia.
  • Temblor.
  • Mareo.
  • Cefalea.
  • Letargia.
  • Trastorno del habla.
  • Agresión.
  • Palpitaciones.
  • Taquicardia.
  • Hipotensión ortostática.
  • Hiperhidrosis (excesiva producción de sudor).
  • Aumento de peso.
  • Alteraciones de la acomodación ocular.

Mujer con dolor de cabeza

Con dosis altas, es probable que se produzcan arritmias cardiacas e hipotensión grave. Sin embargo, también pueden producirse con dosis normales en pacientes que tienen alguna cardiopatía. Por esto, está contraindicado el uso de amitriptilina en pacientes con cualquier tipo de problema cardiaco. Por ejemplo: bloqueo cardiaco, trastornos del ritmo cardiaco o insuficiencia arterial coronaria.

Está totalmente contraindicado el uso combinado con antidepresivos del tipo IMAOs -inhibidores de la monoamino oxidasa-. Se puede producir un síndrome serotoninérgico. No obstante, muchos otros fármacos interfieren también en el metabolismo y en la acción de la amitriptilina.

Como en el tratamiento con cualquier fármaco, deben extremarse las precauciones y seguir siempre las indicaciones del especialista. La tolerancia y la respuesta clínica varían en cada paciente y es necesario ajustar las dosis en función de estas.

  • Agencia Española de Medicamentos y Productos sanitarios (2015). Ficha técnica. Tryptizol. [Online] Disponible en: https://cima.aemps.es/cima/dochtml/ft/37130/FT_37130.html
  • Thour A, Marwaha R. Amitriptyline. [Updated 2019 Jan 23]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2019 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK537225/
  • O’Sullivan, C., & Froyman, C. (2018). Nortriptyline safer than amitriptyline?. Canadian family physician Medecin de famille canadien, 64(9), 634-636.