Cómo llamar la atención de la persona que nos gusta

Cuando te gusta alguien es inevitable que te invada un poco de inseguridad. Aquí te traemos un par de consejos que quizá pueden ayudarte.
Cómo llamar la atención de la persona que nos gusta
María Vélez

Escrito y verificado por la psicóloga María Vélez.

Última actualización: 10 mayo, 2022

En muchas ocasiones, las personas se comportan de una forma realmente distinta a la que son para llamar la atención y conseguir “conquistar” a aquella persona que le gusta. Se amoldan a sus gustos y personalidades para así satisfacer completamente a la otra persona y hacerle ver que tienen cosas en común. Sin embargo, en muchas ocasiones fracasan estrepitosamente.

Lo importante realmente es ser uno mismo. Si intentamos actuar de una manera distinta, no solo se verá forzado, sino que probablemente acabemos obteniendo un resultado diferente al esperado. O bien, la otra persona irá descubriendo poco a poco que en verdad somos de otra forma y podría decepcionarse.

No obstante, podemos hacer pequeños ajustes para llamar la atención de las personas que nos gustan sin tener que dejar de lado nuestra esencia, que, al final, es lo verdaderamente atractivo.

Sé un poco directo para llamar la atención

Cuando pensamos en cómo haremos para acercarnos a esa persona lo vemos como algo realmente complejo. Una estrategia definida a la perfección que en la mayoría de ocasiones no somos capaces de cumplir. Y es que cuando nos gusta alguien, solemos idealizarla, vemos a esa persona como inalcanzable y por encima del bien y del mal.

Por eso, tenemos miedo al rechazo, a no ser suficiente e, incluso, a que nos desprecie. Sin embargo, son personas como el resto y no hace falta un despliegue especial de recursos para captar su atención.

Así, la estrategia más sencilla, siempre será la más eficaz. ¿Por qué no probar con un simple “hola, ¿qué tal estás?“? Ser directo y natural es la forma más rápida y adecuada de pasar el mal trago de acercarte por primera vez. Además, aventurarte y comprobar que la otra persona responde igual, mejorará nuestra seguridad para futuras ocasiones y, sobre todo, disminuirá el miedo.

Distínguete de los demás

Pareja charlando

Una vez que nos hayamos presentado o hayamos roto un poco el hielo en una primera toma de contacto, viene lo más difícil. Es el momento de calar, de llamar su atención y mantenerla durante el tiempo. Para ello, una buena forma de conseguirlo es mediante una conversación graciosa u original. 

La idea es que cojamos nuestro punto fuerte y lo fomentemos. Además, hay que tratar de ser atento y hacer comentarios sobre lo que la otra persona está hablando. Es una muestra de que te interesa lo que dice y ¡a todo el mundo le gusta que le escuchen!

Si este paso se supera con éxito, ya se habrá recorrido un buen tramo del camino para que esa persona se sienta mucho más cómoda contigo y le apetezca hablar. A partir de ahí hay que tratar de encontrar puntos en común entre los dos, temas que interesen a ambos. Y, si retomamos sus opiniones para próximas conversaciones, será la guinda del pastel.

Cuida tu lenguaje no verbal

Adicionalmente, queremos recalcar la importancia del lenguaje corporal en nuestros encuentros con la persona que nos gusta. En estos casos, lo ideal es mostrarnos seguros, incluso si estamos hechos un mar de nervios. Para ello, intenta estar erguido, hacer contacto visual y sonreír de forma relajada.

Asimismo, al conversar, es fundamental que no nos crucemos de brazos, miremos al piso o jugueteemos con las manos, ya que estos comportamientos nos harán lucir como una persona nerviosa.

“La conversación más agradable es aquella de la que no se recuerda nada con precisión, pero deja una impresión general agradable.”

-Ben Jonson-

Hazte un poco de rogar

Cuando nos sentimos atraídos por una persona queremos hablar constantemente con ella, por eso buscamos la mínima excusa para hacerlo o respondemos inmediatamente. Esto es completamente normal, ya que nos sentimos muy a gusto y queremos avanzar en la relación. Sin embargo, si esto no es recíproco al 100%, la otra parte puede llegar a cansarse de nosotros y sentirse agobiada. O bien, que se acostumbre a que siempre aparezcas para hablar de algo.

Por ello, es importante que, de forma equilibrada, “te hagas un poco el/la interesante”. Así, esa persona nos echará de menos y tendrá más ganas de contactar contigo. Además, es una forma de comprobar si el interés es mutuo. Si no te busca, quizás deberías dejarlo/a ir.

Cuida tu imagen

No te confundas, no se trata de mejorar tu aspecto, sino de cuidarlo. Es decir, ve aseado, con ropa limpia y en buen estado, péinate, etcétera. La imagen personal es relevante para llamar la atención de forma positiva, pero recuerda que, a largo plazo, es secundaria.

Esto es más un truco para las primeras impresiones, pues nadie que te juzgue por tu aspecto merece tu atención.

En definitiva, sé tú mismo

PAreja jugando para llamar la atención del otro

A pesar de estos consejos, el mejor truco es fluir de forma espontánea y natural. Así será mucho más fácil darte a conocer, y quizás con el tiempo podréis llegar a tener algo más. Es decir, conviene mostrarse tal y como uno es para que así la otra parte nos conozca completamente. Eso no quiere decir que al principio no debas sacar tus puntos fuertes y jugar con ello.

Pero a la hora de la verdad, lo mejor es evitar cualquier tipo de careta o velo que oculte la personalidad real. Así, si se inicia una relación, no lo hará con una base falsa. Quien bien te quiere, te querrá libre y como tú eres.

Te podría interesar...
El arte de la seducción
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
El arte de la seducción

El arte de la seducción es algo que muchos anhelan comprender y es que la seducción no siempre tiene como finalidad obtener un beneficio sexual. A ...



  • Corazón, C. S., Cano, E., Ganem, A. S., Ledesma, C., & León, I. (2016). Factores que influyen en la atracción interpersonal. La atracción interpersonal, ¿cuestión multifactorial?
  • Alonso, F. M., & Guirado, M. I. C. (2008). Atracción interpersonal: el papel de la semejanza de las características psicológicas en la satisfacción y la duración de las relaciones de pareja. In Método, teoría e investigación en psicología social (pp. 365-376). Pearson Educación.