Cómo superar el miedo al rechazo

23 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por Sara Clemente

Las personas podemos tener miedo a perder comodidad en nuestra vida, a que empeore nuestra salud, a que mengüe nuestro estatus social, a quedarnos sin dinero, a perder a nuestros seres queridos o incluso a renunciar a nuestra juventud. Pero también, aunque no se reconozca con tanta facilidad, tenemos miedo al rechazo.

Hay una especie de necesidad de recibir la aprobación social por parte de los demás. Y es que a la mayoría de las personas les gusta y necesitan encajar entre los demás.

De hecho, un estudio de la Universidad de Michigan ha descubierto que tu cuerpo libera las mismas sustancias cuando sufres un rechazo social que cuando te das un golpe. Esto se produce porque el circuito analgésico del cuerpo se activa durante el rechazo como lo hace al reaccionar a una agresión física.

Buscar seguridad en otras personas suele ser un callejón sin salida. Lo que realmente se necesita encontrar es la seguridad dentro de ti mismo, no en los demás. Porque si no, cualquier mirada, palabra o acción de otras personas puede ser deformada e interpretada erróneamente como algo muy próximo al rechazo, cuando a lo mejor no lo es.

«Lo que el público te reprocha, cultívalo. Eso eres tú.»

-Jean Cocteau-

Cómo lidiar con el miedo al rechazo

Es importante reconocer que ese miedo al rechazo está ahí, existe. Ése es el primer paso -nada fácil- para empezar a tomar medidas de cara a poder hacerle frente y superarlo. ¿Cómo lidiar entonces con él?

1. Date cuenta de lo que está pasando

Mujer con miedo al rechazo

La introspección te puede ser útil. Mira dentro de ti y reflexiona acerca de tu creencia sobre cómo el posible rechazo puede influir en tu comportamiento y éste en tus acciones. Es decir, si vas pensando que te van a rechazar, acabará pasando.

No se pueden cambiar los comportamientos si realmente no quieres o no eres consciente de lo que está ocurriendo.  Busca signos, pero no solo de lo que va mal, si no también de lo que está funcionando. Debes ser objetivo y ver ambos lados de la balanza.

2. Piensa en cómo te quieres sentir

La persona que se siente rechazada piensa constantemente en ello, en que no quiere sentirse así, en las razones por las que le rechazan. Pero es una visión poco útil, porque sesga la totalidad de la realidad. Solo te deja ver una pequeña parte de lo que en realidad hay.

No pienses en que no quieres ser rechazado, sino en que cuanto menos lo hagas, más relajado y seguro de ti mismo te mostrarás y estarás. La confianza que tengas te hará ver las cosas de otra manera y superar ese miedo al rechazo.

«La confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito.»

-Emerson-

3. Reflexiona en cómo comenzó ese miedo al rechazo

Es probable que durante tu etapa escolar te hayas sentido rechazado, como excluido de todo el grupo. Si es el caso, cierra los ojos y piensa en todo lo que has aprendido desde entonces. Imagínate de niño tranquilo y sin miedo al rechazo. Visualízate como una persona en calma, diciéndole a ese niño que no se preocupe, que todo va a ir bien.

Aunque puede resultar extraño, este sencillo ejercicio tiene un gran impacto en la forma de comprender cómo te sentías de niño y ayuda a aliviar esos momentos. Conocer el origen del miedo ouede ser el primer paso para ponerle freno.

4. Ante todo, imaginación constructiva

Mujer reflexionando sobre el miedo al rechazo

Cierra los ojos y usa tu imaginación para sentir y visualizar tu comportamiento ante situaciones en las que normalmente te sentirías inseguro.

5. No supongas nada

Cuestionarse es aprender. La reflexión no es mala. Al contrario, puede ayudarte a actuar conforme eres. Por tanto, no estés tan seguro de lo que va a pasar, ni de lo que sabes. Así podrás relajarte y tener en cuenta la posibilidad de que puede haber malos o buenos resultados. No siempre se debe de suponer que va a haber rechazo.

No saber es la clave para tener confianza y disfrutar de la vida. Nadie sabe lo que va a ocurrir, ni lo que piensan realmente los demás. No podemos predecir el comportamiento de los demás, porque cada uno reacciona diferente en diversas situaciones y ante distintas personas. Por tanto, trata de mantenerte seguro de ti mismo y aprende a relajarte… Todo irá mejor.