Irradiación del pensamiento: ¿por qué puedes leer mi mente?

La irradiación del pensamiento es una alteración que sufren las personas con esquizofrenia. Una característica común es creer que los demás pueden leer todo aquello que piensan y sienten. Este es un problema que ocasiona un gran sufrimiento.
Irradiación del pensamiento: ¿por qué puedes leer mi mente?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 09 Mayo, 2021.

Última actualización: 09 Mayo, 2021

La irradiación del pensamiento define un tipo de trastorno y una particularidad muy común en pacientes que sufren esquizofrenia. Son situaciones en las que una persona piensa que los demás están leyéndole el pensamiento. Esa vivencia se experimenta de manera turbadora y desesperante, es como si todo el mundo pudiera, de pronto, introducirse a voluntad en la propia mente.

Los trastornos del pensamiento edifican un sustrato de elevada patología en la persona con esquizofrenia. Esa dificultar para razonar de manera clara, lógica y flexible está ausente en buena parte de las ocasiones.

Para entenderlo mejor, imaginemos por un momento la mente humana como un puzzle ya completado en el cual cada pieza encaja a la perfección. La persona con esquizofrenia sufre una enfermedad cerebral en la que ese puzzle ha saltado por los aires y cada pieza está desordenada y fuera de lugar.

Pensar de manera lógica es algo imposible y, por ello, colapsan, caen en la incoherencia, en el delirio, en la incapacidad incluso de articular con palabras ese caos que acontece en su universo interno.

hombre con cabeza de nube representando la irradiación del pensamiento

¿Qué es la irradiación del pensamiento?

La irradiación del pensamiento es un trastorno recurrente en pacientes con esquizofrenia u otros problemas graves de salud mental. Cuando alguien evidencia esta alteración, es común que nos diga cosas como las siguientes: “no tengo necesidad de hablar contigo porque ya sabes lo que estoy pensando. Todo lo que pasa por mi cabeza lo puede ver todo el mundo”.

Este fenómeno se integra en lo que se conoce como trastornos de la experiencia del pensamiento (vivencia del yo) o alteraciones de la propiedad del pensamiento (Higueras y cols, 2005). Son situaciones muy desgastantes en que el paciente siente que su mundo interno escapa por completo a su control. Dejar de ser dueño de uno mismo es una de las experiencias más desoladoras que puede sentir el ser humano. De ahí la dureza de esta enfermedad.

Asimismo, no podemos pasar por alto un hecho. Las personas con esquizofrenia evidencian muchas más alteraciones además de esta característica. Pueden sufrir alucinaciones, alteraciones del lenguaje, problemas cognitivos y comportamientos desorganizados.

No solo pueden oír voces, sino que además pueden estar luchando diariamente con un pensamiento caótico y con la idea de que todo el mundo está en su contra.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que la irradiación del pensamiento forma parte de lo que se conoce como síntomas positivos de la esquizofrenia. En ellos se incluyen, además las propias alucinaciones, los delirios y todas las alteraciones del pensamiento. Los síntomas negativos, por su parte, integran desde los problemas de comportamiento a los síntomas psicofísicos (voz apagada, falta de expresividad, apatía, etc).

¿Cuál es el origen?

Hablar del origen de la irradiación del pensamiento es tener que profundizar en la causa de la esquizofrenia. En la actualidad, esta enfermedad cerebral crónica y discapacitante se explica casi siempre desde un punto de vista neurológico y biológico. Sabemos que se evidencian alteraciones bioquímicas en los sistemas de dopamina, GABA y glutamato y en los receptores NMDA y nicotínicos.

Es más, trabajos de investigación como los realizados en la Universidad John´s Hopkins de Baltimore señalan algo relevante. En las pruebas de imágenes cerebrales estructurales y funcionales se aprecian varias anomalías.

Una de ella es la desconexión de diversos circuitos cerebrales específicos. Esto parece generar el pensamiento desorganizado, los delirios, el escuchar voces donde no las hay, las alteraciones emocionales o esa necesidad persistente de retirarse y de evitar el contacto social.

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 21 millones de personas en todo el mundo padecen esquizofrenia. Su prevalencia es muy elevada y afecta además a personas muy jóvenes.

Otros trastornos del pensamiento en la esquizofrenia

Un paciente con esquizofrenia no solo se lamentará de que podamos leer la mente (irradiación de pensamiento). También sufrirá porque, según él, alguien le ha insertado ideas que no son suyas.

Aún más, podrá creer incluso que todo lo que recuerda, piensa, siente, sueña o desea se le escapa de la mente, como el humo que emerge de un incendio.

Todo ello, conforman los trastornos de la experiencia del yo, condiciones psicopatológicas muy llamativas. Analizamos algunas de ellas:

Robo del pensamiento

La persona cree que alguna fuerza externa se está introduciendo en su cabeza para robarle ideas.

Inserción del pensamiento

En este caso, sucede lo señalado al inicio. Piensan que alguna entidad determinada (alienígenas, ordenadores o enemigos invisibles) lo han secuestrado para introducirle ideas que no son suyas.

Difusión del pensamiento

El paciente tiene la convicción de que todo lo que piensa se difunde a su alrededor. Por mucho que se esfuerce, todo lo que razona se escampa allá por donde vaya. E

s más, lo llamativo de esto es que muy a menudo declaran cómo su propia voz reverbera en sus mentes y perciben cómo se les escapa. Las alucinaciones auditivas también son comunes en la esquizofrenia.

Mujer evidenciando Irradiación del pensamiento

¿Cómo se tratan estas alteraciones en la esquizofrenia?

En la actualidad no disponemos de ningún tratamiento válido que pueda dar solución a esta enfermedad. El modo de abordar tanto la propia irradiación del pensamiento como los delirios, las alucinaciones o los comportamientos desorganizados pasa siempre por manejar los síntomas y garantizar la calidad de vida del paciente. Para ello se usan dos enfoques: la psicoterapia y los fármacos.

Por lo general, se usan antipsicóticos típicos o atípicos. Los primeros tratan los síntomas positivos, los segundos pueden reducir la sintomatología positiva y negativa, es decir, las manifestaciones psiquiátricas y las relativas al retraimiento social, alteraciones emocionales, etc.

Asimismo, en lo que se refiere a la terapia psicológica aplicada a la esquizofrenia, siempre son útiles los enfoques orientados a procurar el bienestar psicoemocional de los pacientes. Aprender a solucionar problemas, mejorar la atención o la comunicación suelen ser siempre los recursos más acertados.

Lo más importante en todos los casos es procurar ser ese apoyo cercano para que la persona no abandone el tratamiento. Son realidades de gran dureza e impacto tanto para el propio paciente como para su entorno.

Te podría interesar...
Fases de la esquizofrenia
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Fases de la esquizofrenia

La esquizofrenia es un trastorno mental grave que sigue un curso característico. Conoce aquí las 5 fases de la esquizofrenia.



  • Coffey, Michael. (1998). Schizophrenia: A review of current research and thinking. Journal of clinical nursing. 7. 489-98. 10.1046/j.1365-2702.1998.00204.x.
  • Sanchez Gomez, Pedro & Ruiz-Parra, Eduardo & I, Eguiluz. (2004). Trastornos del contenido del pensamiento.