Síntomas positivos y negativos de la esquizofrenia

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 15 marzo, 2019
Alicia Escaño Hidalgo · 15 marzo, 2019
Describimos los síntomas positivos y negativos de la esquizofrenia como acercamiento a una de las enfermedades mentales más incapacitantes y devastadoras que existen.

La esquizofrenia es una de las enfermedades más devastadoras que existen. Se estima que aproximadamente 20 millones de personas en el mundo la sufren. Para poder diagnosticar a alguien de esquizofrenia, el DSM5 nos dice que deben darse dos o más síntomas característicos, cada uno de ellos durante una parte significativa de al menos un mes.

Estos síntomas son: ideas delirantes, alucinaciones, lenguaje desorganizado, comportamiento catatónico o gravemente desorganizado y síntomas negativos como por ejemplo, el aplanamiento afectivo o la alogia, que luego explicaremos.

Para el diagnóstico es necesario que el paciente vea afectada su situación sociolaboral en una o más áreas importantes de su vida. Además, la alteración persiste de forma continua durante al menos 6 meses y este periodo puede incluir las fases prodrómicas y residuales.

Por otro lado, la esquizofrenia puede distinguirse en función de sus síntomas predominantes. Así, podemos dividir la enfermedad en aquellos casos que presentan sintomatología positiva y los que presentan sintomatología negativa. En el primer caso, los pacientes se reconocen porque los síntomas son muy llamativos o floridos. Podemos incluir aquí, las alucinaciones, los delirios o las alteraciones motoras. Se trata de síntomas raros, que llaman la atención.

Por otro lado, los síntomas negativos son aquellos que pasan más desapercibidos porque no son tan extravagantes o llamativos, pero sin embargo, tienen peor pronóstico.

Aquellos pacientes afectos de sintomatología negativa suelen tener mayor riesgo de cronicidad, de suicidio o de abuso de sustancias. Además el deterioro a todos los niveles es mucho más marcado que en los pacientes con síntomas positivos. Pasamos a explicar los síntomas positivos y negativos de la esquizofrenia.

Chica con esquizofrenia

Síntomas positivos

Los principales síntomas positivos asociados a la esquizofrenia son los siguientes:

  • Alucinaciones auditivas. Son el tipo de alucinación más frecuente, aunque también pueden existir alucinaciones visuales, somáticas o incluso gustativas. Normalmente se trata de voces que hablan al paciente o le llaman de diversas maneras. Las voces pueden ser masculinas, femeninas, familiares o desconocidas. Menos características que las voces serían los acoasmas; es decir, ruidos como música o chasquidos. En algunas ocasiones, el paciente refiere escuchar voces que hablan entre sí, comentando algo sobre él.
  • Ideas delirantes. Los delirios son relatos que el paciente comenta con gran convicción sin ser capaz de tomar conciencia de que son producto de su propia mente; al contrario de como ocurriría con las ideas obsesivas, por ejemplo. La modificación del delirio, por lo tanto, es casi imposible, por mucho que intentemos convencer a la persona de que lo que está diciendo carece de lógica o coherencia.

Algunos tipos de delirios en función del contenido son: de perjuicio -los más típicos- de control, cuando el paciente cree que una fuerza externa controla sus pensamientos o actos; de referencia, cuando creen que lo que ocurre a su alrededor tiene que ver siempre con él; de grandiosidad, religiosos, de culpa, de celos, etc.

  • Alteraciones motoras. El deterioro motor aparte de ser un síntoma de la esquizofrenia como enfermedad, también puede ir asociado al uso de la medicación. Esta produce acatisia o inquietud motora, discinesia y síntomas extrapiramidales. Son características de la esquizofrenia de tipo catatónico. Algunos de estos síntomas motores son: el estupor, aislándose el paciente del mundo exterior pudiendo incluso llegar al mutismo. La inhibición o agitación motora, la catalepsia por la que el paciente adquiere posturas rígidas y extrañas, los manierismos -gestos caricaturizantes con falta de naturalidad- o las estereotipias motoras.
  • Alteraciones del lenguaje. Suelen ser discursos fluidos pero pobres en contenido. Algunos ejemplos son el descarrilamiento o asociaciones laxas en las que el patrón de habla consiste en ideas que se salen del curso, pasando a otra idea sin relación alguna. También podemos encontrar la circunstancialidad, con la que el paciente responde de forma indirecta y llena de detalles, retrasando así la parte del mensaje que realmente quiere transmitir. Los neologismos -palabras inventadas por la persona- también son típicos, así como la resonancia o hablar con palabras elegidas en función de su sonido y no de su significado.
  • Comportamiento extravaganate. Los pacientes esquizofrénicos pueden manifestar este síntoma en relación a la vestimenta -vestir con un abrigo de pana en pleno verano-, al comportamiento social y sexual -masturbarse en público, hablar solo por la calle en voz alta-, al comportamiento agresivo o agitado o con conductas repetitivas.

Síntomas negativos

Los síntomas negativos, como hemos dicho, no son tan espectaculares o vistosos como los positivos, pero sin embargo tienen peor pronóstico. Con estos síntomas, los neurolépticos no son efectivos. Se relacionan con pérdidas neuronales en el lóbulo temporal y giro parahipocampal. Son más frecuentes en hombres y normalmente tienen un curso crónico e irreversible. Algunos de estos síntomas son:

  • Afecto embotado. Hay un empobrecimiento característico de la expresión de emociones y sentimientos. Esta pobreza afectiva se manifiesta en: expresión facial inmutable -cara de madera o helada, sin expresión-, movimientos disminuidos o escasez de ademanes, escaso contacto visual, incongruencia afectiva y ausencia de respuesta -“sonrisa estúpida” mientras se habla de un tema serio- y ausencia de inflexiones vocales -habla monótona, sin cambios en tono o volumen-.
  • Alogia. El pensamiento es vacío, rígido y lento. Esto lo inferimos por la calidad del lenguaje al expresarse. Las respuestas tienen una duración mayor y tardan más en responder a lo que se le pregunta. Cuando lo hacen, el contenido es pobre.
  • Abulia y apatía. La abulia es la falta de interés o voluntad para hacer algo. Los pacientes son incapaces de iniciar por sí mismos o finalizar diferentes tareas. Puede manifestarse en aspectos comportamentales, como la higiene, el abandono de proyectos o la ausencia de iniciativa.
  • Anhedonia y retraimiento en las relaciones sociales. El paciente esquizofrénico con síntomas negativos en muchos casos es incapaz de experimentar placer, además de evitar las relaciones sociales que podrían darle esa gratificación. En este sentido, no existe interés alguno en temas sexuales, intimidad o proximidad con otros o en actividades recreativas.

Perfil de maltratador

La farmacoterapia es el tratamiento de elección actualmente para la esquizofrenia. Además, se ha comprobado que el tratamiento psicológico añadido mejora la eficacia de los antipsicóticos.

El problema estriba en que los fármacos son eficaces cuando el paciente tiene síntomas positivos, pues actúan bloqueando los receptores dopaminérgicos D2 e inhibiendo así su actividad, lo que atenúa las alucinaciones y/o los delirios. Por contra, parece ser que los fármacos no solo no mejoran los síntomas negativos, sino que en algunos casos pueden llegar a empeorarlos. Por tanto, se hace necesaria más investigación en este sentido.

  • Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F (2008). Manual de psicopatología. Volúmenes I y II. McGraw-Hill.Madrid
  • American Psychiatric Association (APA) (2014): Manual de Diagnóstico y Estadísitico de los Trastornos Mentales, DSM5. Editorial Médica Panamericana. Madrid.