¿La corrupción tiene género?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 22 agosto, 2018
Fátima Servián Franco · 22 agosto, 2018

¿Hay menos corrupción cuando las mujeres participan en la política? ¿La corrupción tiene género? A estas preguntas trata de contestar el estudio de Stensöta, Wängnerud y Svensson (2015). En él se resume una relación entre un mayor número de mujeres en el parlamento y una mayor capacidad para controlar la corrupción.

¿Son las mujeres menos corruptas que los hombres? La respuesta sencilla es que sí, pero la relación entre género y corrupción tiene muchos matices. Primero: ¿por qué las mujeres son menos corruptas? ¿Son menos egoístas? ¿Tienen más autocontrol? ¿O simplemente no tienen las mismas oportunidades y no se les invita al club donde se reparten el pastel?

Esta última pregunta parece haberse contestado en el estudio reciente publicado en el Journal of Economic Behavior & Organization. Los autores Chandan Jha de Le Moyne College y Sudipta Sarangi de Virginia Tech, evidenciaron que la relación entre el género y la corrupción no se debe a las diferencias de género en el estatus social. Estos autores sugieren que es poco probable que los índices de corrupción se incrementen cuando las mujeres obtienen un estatus social alto.

Además este estudió también desvelo otro importante hallazgo; la presencia de las mujeres en los gobiernos locales se relacionó negativamente con los sobornos en un análisis de 17 países europeos.

“Servirse de un cargo público para enriquecimiento personal resulta no ya inmoral, sino criminal y abominable”.

-Cicerón-

¿Cuál es la relación entre género y corrupción?

¿Por qué es importante contar con mujeres en puestos de poder? Mientras que la información sobre género y corrupción puede ser ambigua, los beneficios generales de la diversidad de género no lo son. En el sector privado se observan mayores tasas de rentabilidad, menores posibilidades de bancarrota y otros indicadores similares de desempeño positivo.

En el sector público, la evidencia indica que la presencia de mujeres en cargos electivos mejora la asignación de recursos públicos. Además, por otro lado incrementa las probabilidades de que los intereses de las mujeres y los niños se vean representados entre las prioridades legislativas.

“En España el mérito no se premia. Se premia el robar y el ser sinvergüenza. En España se premia todo lo malo”.

-Ramón María del Valle-Inclán-

Mano de un hombre con un sobre

Las implicaciones políticas del estudio apuntan a la necesidad de promover la igualdad de género en general y promover la presencia de las mujeres en la política en particular. Investigaciones previas han establecido que una mayor presencia de mujeres en el gobierno se asocia con mejores resultados en educación y salud.

“El ser humano es un mero mortal con defectos y virtudes, y no adquiere entidad divina por el hecho de desempeñar un cargo público”.

-Ibiza Melián-

Por lo tanto, ¿la corrupción tiene género?

En países donde la corrupción es la norma social, las mujeres que tienden a seguir las normas sociales más que los hombres, puede que actúen de forma casi tan corrupta como ellos o, como mínimo, puede que si las mujeres lleguen a puestos de decisión política no sientan la necesidad de introducir códigos de buen comportamiento o de luchar contra la corrupción.

De hecho, la relación entre mujeres en puestos de responsabilidad política y corrupción desaparece en países autoritarios, como mostraron Esarey y Chirillo (2013). Una parlamentaria congoleña lo explicaba sin tapujos: “en el Congo, para sobrevivir, todos tenemos que ser un poco corruptos. Ese es el sistema aquí”.

Sin embargo, en países donde el “buen gobierno” es la norma social, incrementar la representación política de las mujeres favorece que éstas apoyen medidas legislativas que vayan de acuerdo con esa norma social. Eso es lo que explicaría por qué en contextos como el europeo –donde obviamente existe corrupción, pero no es una norma social en el sentido de que no todo el mundo aceptamos los comportamientos corruptos– sea importante fomentar la participación política de las mujeres para luchar contra la corrupción.

Gráfica del control de la corrupción
Mujeres en el Parlamento y control de la corrupción en todo el mundo
Agerberg, M., Sundstrom, A., & Wangnerud, L. (2014, July). Why Regime Type affects the link between gender and corruption. In IPSA Congress, Montreal, July. Esarey, J., & Chirillo, G. (2013). “Fairer sex” or purity myth? Corruption, gender, and institutional context. Politics & Gender9(4), 361-389. Jha, C., & Sarangi, S. (2016). Social Media, Internet, and Corruption. Jha, C. K., & Sarangi, S. (2017). Does social media reduce corruption?. Information Economics and Policy39, 60-71.