Lexatin: características y efectos secundarios

Ante ciertos problemas psiquiátricos, el Lexatin ® o bromazepam podría ser muy útil. Sin embargo, un uso abusivo de este medicamento podría traer graves consecuencias.
Lexatin: características y efectos secundarios
Franciele Rohor de Souza

Revisado y aprobado por la farmacéutica Franciele Rohor de Souza.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 20 septiembre, 2023

El Lexatin ® es un fármaco del grupo de las benzodiacepinas que se administra de forma habitual para tratar la ansiedad severa. Reduce la tensión, el nerviosismo y en dosis más elevadas actúa como relajante muscular. De forma general, el tratamiento con este tipo de psicofármaco debe ser puntual y de corta duración.

A pesar de que las organizaciones profesionales adviertan que este tipo de medicamentos no deben prescribirse más allá de las 12 semanas (incluyendo la retirada gradual del propio tratamiento), cabe decir que en muchos casos sigue haciéndose un mal uso de ellos. De hecho, su consumo se excede más allá del tiempo recomendado con bastante regularidad.

¿Qué es el Lexatin ®?

El principio activo del Lexatin ® es el bromazepam, el cual pertenece al grupo de fármacos llamados benzodiazepinas. Este, administrado a dosis bajas, alivia la tensión psíquica, la ansiedad y el nerviosismo; en dosis más altas actúa como un relajante muscular.

Al igual que muchas otras sustancias similares, este fármaco interactúa con los receptores cerebrales de GABA y los estimula. El GABA, también conocido como ácido gamma-aminobutírico, es el principal neurotransmisor inhibitorio del sistema nervioso central.

Algunas personas combinan por su cuenta el Lexatin ® con otros medicamentos y sustancias depresoras del sistema nervioso central, como por ejemplo el alcohol o incluso el diazepam. Este uso inadecuado tiene consecuencias, como el aumento de accidentes de tráfico.

El bromazepam, así como cualquier otro fármaco, debe consumirse siguiendo al pie de la letra las indicaciones terapéuticas. Asimismo, los profesionales sanitarios deben regular y supervisar el buen uso de este tipo de medicamentos cuyo fin es por sí mismo muy importante: reducir la sintomatología asociada a los trastornos de ansiedad.



¿Para qué sirve el Lexatin ®?

Lo más relevante que debemos saber sobre este fármaco es que es un derivado de las benzodiacepinas. Estamos ante un compuesto químico que potencia el efecto del neurotransmisor ácido gamma-aminobutírico (GABA), el cual nos confiere una sensación sedante, hipnótica, ansiolítica, anticonvulsiva y relajante muscular.

Ahora bien, el Lexatin ® es, ante todo, un agente depresor del sistema nervioso que actúa en un área muy concreta del cerebro: el sistema límbico. De este modo, lo que consigue es reducir la tensión psicológica, el estrés o la angustia emocional.

No obstante, no solo se usa para este tipo de condiciones, según se explica en una investigación publicada en Offarm. Veamos a continuación qué otras finalidades terapéuticas tiene el Lexatin ®:

  • Insomnio
  • Conductas agresivas o autolesivas
  • Ansiedad, incluso como premedicación antes de una cirugía
  • Somatizaciones provocadas por una excitación psíquica intensa
  • Trastornos obsesivos, fobias, hipocondría, ataques de pánico, etcétera

Precauciones a seguir con el Lexatin ®

El Lexatin ® es un tipo de benzodiacepina más suave que el clásico diazepam. Ahora bien, aunque su mecanismo de acción no es tan potente como este último, sus efectos secundarios, así como su tolerancia y dependencia, es similar.

Es decir, estamos ante un fármaco con un impacto negativo a nivel psicológico y orgánico siempre que hagamos, eso sí, un mal uso de él. Tal y como sugiere un artículo publicado en la Revista Uruguaya de Medicina Interna, el uso racional de este tipo de medicamentos implica las siguientes recomendaciones:

  • En caso de que lo abandonemos de un día para otro, podemos sufrir un efecto rebote. Es decir, los síntomas originarios de la ansiedad se agravarían. Así, siempre que estemos siguiendo un tratamiento con benzodiacepinas y debamos proceder a su retirada, lo haremos de forma gradual.
  • Mientras un paciente tome Lexatin ®, no es recomendable que realice tareas que requieran de una atención elevada o de una buena capacidad de reacción. Por tanto, se limitarán tareas como la conducción o el manejo de maquinarias peligrosas.
  • El bromazepam no debe administrarse a niños sin que su médico haya efectuado una valoración cuidadosa del caso.
  • Informar al médico si está tomando otros medicamentos, en especial analgésicos o fármacos para tratar otras afecciones mentales. Su combinación puede favorecer efectos adversos.
  • Los ancianos tienen más sensibilidad al Lexatin ® que los jóvenes. Si una persona pertenece al primer grupo, el médico debe recetar una dosis inferior y comprobar su respuesta al tratamiento.
  • Las embarazadas, así como los pacientes con problemas renales o hepáticos, deben tomar dosis menores o incluso optar por otras alternativas más adecuadas según características y necesidades.
  • Debemos contar siempre con la supervisión de nuestros médicos.
  • No se debe administrar como único tratamiento en caso de ansiedad relacionada con la depresión. Su efectividad es baja en estos casos.


¿Qué efectos secundarios tiene?

Tal y como explican los autores de un trabajo publicado en Archivos de Medicina Interna, las benzodiacepinas en general no son sustancias exentas de riesgo. Por lo general, al principio del tratamiento suelen manifestarse algunos de los siguientes efectos adversos, los cuales tienden a desaparecer con el tiempo:

  • Confusión
  • Somnolencia
  • Dolor de cabeza
  • Trastornos cardíacos
  • Cambios emocionales
  • Diplopía (visión doble)
  • Mareos, náuseas y vómitos
  • Debilidad muscular y fatiga
  • Ataxia (falta de coordinación)
  • Reducción del estado de alerta

Sin embargo, el bromazepam no es un fármaco que pueda tomarse de forma regular. Al cabo de unas semanas, se genera tolerancia y los efectos hipnóticos se reducen hasta el punto de necesitar dosis más elevadas.

Si nos excedemos más allá de los tres meses o si tomamos más gramos de los recomendados, podríamos experimentar síntomas importantes. Algunos ejemplos son cefalea, fatiga, despersonalización, pesadillas, trastornos gastrointestinales, sensación de embotamiento, irritabilidad, alucinaciones y aparición o empeoramiento de trastornos psiquiátricos.

Conviene tener en cuenta que el Lexatin ® interacciona con muchos otros medicamentos, sobre todo con aquellos que actúan sobre el sistema nervioso central, como los antidepresivos, los analgésicos opioides, los antipsicóticos e incluso los antihistamínicos sedantes.

Por tanto, no olvidemos seguir las indicaciones de nuestros médicos y ver al bromazepam como un tratamiento puntual para los trastornos de ansiedad.

Un fármaco muy útil pero que requiere controles

Este medicamento, al igual que muchas otras benzodiacepinas, pueden representar un verdadero alivio para muchas condiciones. Sin embargo, hemos hecho énfasis en la necesidad de limitar el tratamiento a un período de tiempo concreto y siempre bajo el control médico, ya que a largo plazo se ha asociado con muchas complicaciones que podrían evitarse con una buena terapia psicológica y otras ayudas médicas.

Te podría interesar...
¿Conoces la diferencia entre ansiedad patológica y ansiedad adaptativa?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Conoces la diferencia entre ansiedad patológica y ansiedad adaptativa?

La ansiedad adaptativa es un mecanismo físico y psicológico para protegernos. La ansiedad patológica, en cambio, nos destruye


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza. Para mayor información consulta nuestra política editorial.