7 señales de que eres un buscador de emociones

¿Te gusta asumir riesgos? ¿Sentir nuevas experiencias? ¿Te motiva enfrentar grandes desafíos? Entonces, es posible que seas un buscador de sensaciones. Te explicamos en qué consiste este tipo de conducta.
7 señales de que eres un buscador de emociones
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 28 julio, 2023

Saltar en paracaídas, escalar montañas, viajar a lugares inhóspitos del mundo, hacerte un selfie en escenarios elevados y peligrosos… ¿Te identificas con alguna de estas prácticas? Si es así, es probable que seas un buscador de emociones. Se trata de un tipo de conducta en la que ansías experimentar ese subidón intenso de adrenalina y dopamina que se deriva de experiencias arriesgadas.

Sentir placer en situaciones que otros procesan como amenazantes tiene como ventaja una mejor gestión del estrés. Sin embargo, en caso de que cumplas con estas características, es probable que te preocupe cierto aspecto… ¿Conlleva algún problema el buscar siempre situaciones que provoquen emociones intensas?

En realidad, sí tiene algún componente negativo, pero también aspectos bastante positivos. En el siguiente artículo te damos toda la información al respecto.

Señales de que eres un buscador de emociones

Si nunca has oído hablar de este término psicológico, te diremos que es más común de lo que piensas. Si te percibes como un buscador de emociones, lo que anhelas es involucrarte en experiencias nuevas o desafiantes para que tu cerebro te recompense. Esos refuerzos consisten en dosis más elevadas de neuroquímicos, tales como las endorfinas, la dopamina y la adrenalina.

La figura que más ha estudiado este fenómeno es el psicólogo Marvin Zuckerman, profesor emérito de la Universidad de Delaware. Su libro, Sensation Seeking: beyond the optimal level of arousal (2007), es la mejor referencia en este campo.

Algo interesante que destaca del trabajo de este psicólogo es que nos indica que este fenómeno corresponde a una conducta motivada muy útil, por medio de la cual avanzamos como especie. Asimismo, gracias a ella, pudimos sortear numerosos obstáculos. A continuación te describimos sus principales características.



1. Eres un buscador de aventuras

¿A quién no le gustan las aventuras? La verdad es que no a todas las personas les agradan esas experiencias desafiantes que les hacen salir de su zona de confort. Sin embargo, tú consideras que si hay un aspecto que te ilusiona, motiva y te hace sentirte vivo, es asumir riesgos en escenarios nuevos donde todo es imprevisible. 

Para tu curiosidad, te diremos que en la revista Behavioral Sciences se publicó un instrumento para evaluar esta conducta. Por tanto, en la actualidad disponemos de la «Escala de búsqueda de comportamiento de aventuras (ABSS)» para tal fin. Gracias a esta herramienta, se ha podido observar que quienes presentan este perfil anhelan sentir sensaciones nuevas al aire libre. Este puede que sea tu caso.

2. Te desespera la rutina y el aburrimiento

Si eres una persona que necesita un nivel alto de estimulación para sentirte bien, tu mayor enemigo es el aburrimiento. La rutina y los días en que estás obligado a realizar las mismas tareas y no ves ningún incentivo o desafío en el horizonte son algo que te desespera.

Por otro lado, esos contextos de monotonía y falta de estímulos pueden pasarte factura en tu estado de ánimo. Un trabajo publicado por Motivation and Emotion destaca que esta experiencia puede conducir a la frustración y a signos depresivos. Ello explica por qué cuando te sientes inmerso en la losa del aburrimiento, buscas de inmediato iniciar alguna actividad emocionante.

3. Eres un buscador de experiencias nuevas

Hay una característica que te puede definir si eres un buscador de emociones: la apertura a la experiencia. Esta característica es una variable demasiado positiva, porque define esa conducta que te permite conectar con tu entorno y aprender de él. Te gusta sondear, investigar, hablar con la gente, empaparte de nuevas sensaciones, perspectivas y conocimientos.

Un trabajo divulgado en Psychological Reports informó algo interesante en este ámbito. Dicho comportamiento se relaciona con una personalidad extrovertida que siente con frecuencia la emoción del asombro. Toda esa conjunción de variables positivas se traduce en una mayor sensación de bienestar subjetivo.

Por tanto, si te identificas con este perfil, es probable que experimentes lo siguiente:

  • Te encanta conocer gente nueva.
  • Los cambios no te asustan, siempre te guía el instinto de la curiosidad.
  • A menudo, procesas la realidad como el niño que se asombra de las cosas más simples, esas que no todos ven.
  • Procuras hacer cosas diferentes cada vez que te es posible, como practicar deportes, viajar, adquirir nuevos aprendizajes, entre otros.
A los buscadores de emociones intensas les gusta salir de su zona de confort e involucrarse en actividades que les brinden alegría, euforia y satisfacción. Sin embargo, en ocasiones, puedan derivar en conductas de riesgo que ponen en peligro su propia vida.

4. Te involucras en conductas de riesgo

Puede que, en tu búsqueda por experimentar emociones fuertes, hayas cometido más de alguna imprudencia. Pero, a pesar de ello, la sensación de placer que te generó asumir aquel riesgo fue soberbia. Así es, una de las particularidades de este patrón comportamental es la de asumir desafíos y ponerse, de vez en cuando, en situaciones de peligro.

Este tipo de patrones conductuales siempre han atraído la atención de la ciencia. De hecho, te interesará saber que las personas que practican deportes extremos son un claro ejemplo de buscadores de emociones. Tanto es así que, en Journal of Behavioral Addictionslos describen como «adictos a la adrenalina».

Te detallamos a continuación qué comportamientos de riesgo son habituales en este perfil:

  • Probar las drogas.
  • Conducir muy rápido.
  • Practicar deportes extremos.
  • Derivar en conductas sexuales de riesgo.
  • Exponerte a peligros físicos solo por saber qué se siente.

5. Necesidad de estimulación constante

Un buscador de emociones no solo anhela aventuras, nuevos desafíos y experimentar riesgos. Si hay un aspecto que caracteriza a este perfil, es la necesidad de sentir estimulación psicofisiológica de manera constante. Esta es una característica particular que puedes reconocer a través de los siguientes comportamientos:

  • Necesitas de la conexión social continuada.
  • Escuchas música siempre que te es posible.
  • Llevas una vida activa y te agrada el deporte, el baile, pasear, entre otros.
  • Es posible que te cueste mantenerte quieto y que uses los clásicos objetos antiestrés.
  • Te satisface la estimulación que te producen los perfumes o los olores de la naturaleza.
  • Te gustan los videos de ASMR por la sensación estimulante que producen en tu cerebro.

6. El placer del autodescubrimiento

El autodescubrimiento tiene que ver con el placer de tomar consciencia de ciertas realidades y adquirir nuevos conocimientos. Esta virtud también se atribuye a aquellos que buscan experimentar sensaciones intensas.

El hecho de afrontar desafíos constantes y de vivir aventuras te permite conocerte mejor y tomar consciencia de la belleza del mundo. Otros de sus beneficios son los siguientes:

  • Cuando asumes riesgos, descubres dónde están sus límites.
  • Esta conducta arriesgada, pero valiente, es la que te ha permitido conocer tus fortalezas.
  • Tu mirada curiosa te ha llevado a descubrir personas y lugares que te han enriquecido como ser humano.

7. Eres una persona resiliente

Este dato te interesará. Si eres un buscador de experiencias intensas, una de tus habilidades es manejar de forma efectiva el estrés. El miedo no te bloquea, los desafíos no te detienen y la incertidumbre, lejos de echarte atrás, te motiva más aún. Esta competencia psicológica tan beneficiosa se vincula de forma directa con la resiliencia.

Las personas resilientes, tal y como destacan en un trabajo publicado por BMC Nursing, son hábiles para recuperarse de todo escenario y experiencia estresante. Esto es sin duda una ventaja que tienes a tu favor.



La importancia de encontrar un equilibrio

Como has podido deducir a lo largo del artículo, hay múltiples ventajas en este perfil comportamental. En caso de que te sientas identificado/a, sabrás el placer que suscita asumir riesgos, vivir aventuras y exponerte a situaciones nuevas. Todo ello, no solo te regala grandes —pero breves— dosis de adrenalina y endorfinas. Además, te permite crecer como ser humano.

Ahora bien, lo ideal en todos los casos es mantener un adecuado equilibrio entre el riesgo y la autoprotección. Busca siempre situaciones seguras en las cuales puedas sentir las cosquillas de la euforia o el subidón de la dopamina. A veces, algo tan simple, como conocer a una persona diferente, es más excitante que subir el Monte Everest.

Te podría interesar...
Un estudio nos cuenta cómo podemos aumentar la motivación
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Un estudio nos cuenta cómo podemos aumentar la motivación

Tal y como cuenta un estudio de la Universidad de Ritsumeikan, las muestras de gratitud aumentan la motivación académica en universitarios.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza. Para mayor información consulta nuestra política editorial.