¿Cómo reclutan y retienen las sectas a sus miembros?

17 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez
¿Por qué las sectas son tan poderosas? ¿Qué mecanismos emplean para crecer? En este artículo, resumiremos algunas técnicas de reclutamiento y persuasión más utilizadas por las sectas.

Las sectas son uno de esos fenómenos que solo le ocurren a los demás. Parece que un carácter fuerte o el escepticismo son factores de protección contra ellas; sin embargo, hoy sabemos que la mejor protección frete a su capacidad de persuasión es la información sobre sus formas de captar nuevos miembros.

Una secta es una organización que, bajo una normativa moral que se aleja de las convenciones mayoritarias, atraen y retienen personas para beneficiarse a su costa hasta un punto perjudicial para el bienestar de sus seguidores.

En este artículo resumiremos algunas técnicas de reclutamiento y persuasión que usan las sectas. Si te interesa saber cuándo podrías estar delante de un caso de estos, sigue leyendo.

¿Cómo eligen las sectas a quién reclutar?

Aunque parezca inverosímil, no suelen escoger a personas aparentemente vulnerables, como aquellas que puedan padecer algún trastorno mental, drogadicciones u otros problemas graves. Estas son las características habituales de los que se convierten en su objetivo:

  • Gente joven de entre 18-30 años.
  • Personas sin problemas graves: las personas con situaciones comprometidas en su vida no son rentables para las sectas.
  • Individuos con simpatía por la justicia o que están predispuestos a hacer algo para cambiar las cosas.
  • Haber sufrido una pérdida importante, sufrir una crisis personal o la existencia de factores que aumentan la vulnerabilidad.

Como ves, el perfil no es nada específico: cualquiera puede querer cambiar las cosas, vivir un duelo o pasar por problemas a lo largo de la vida. Sin embargo, una vez que han despertado el interés de la persona, ¿cómo consiguen que no lo pierda?

Muñecos de madera representando la manipulación de personas

Técnicas para la retención de miembros

Las sectas tienen muy claro que es importante atraer a nuevos miembros, pero que lo es todavía más mantener el grupo que ya existe. La mayoría de estas organizaciones, puesto que son de carácter perjudicial para sus miembros e ilegales, son de naturaleza secreta.

Que una víctima se dé cuenta de dónde se ha metido y salga a denunciarlo es peligroso, por lo que es importante que se sientan parte de ello durante todo el proceso. Inocular la idea de que, si denuncia a la secta, también se denuncia a ella misma.

1. Bombardeo de amor

Las personas que pasan por una crisis o sienten inseguridad o necesidad de afecto se ven especialmente afectadas por esta técnica. A estos miembros potenciales se les trata con adulación de manera incondicional, hagan lo que hagan.

2. Un pie en la puerta

Esta técnica consiste en hacer peticiones inofensivas y pequeñas al principio, para luego ir aumentando la exigencia poco a poco. De esta manera, la gente cumple con requerimientos que habría rechazado si alguien se los hubiera producido de manera repentina y no en escalada.

Por ejemplo, se comienza pidiendo la asistencia a reuniones y se acaba por exigir que los sujetos abandonen su trabajo o su vivienda.

3. Repetición de los valores de las sectas

Los miembros están expuestos a charlas repetitivas que exponen la doctrina de la secta. La exposición repetida, así como la familiaridad, tienen el efecto de darle un aura de legitimidad a la información. Esta legitimidad se acaba generalizando también al resto de miembros y a los líderes de la secta.

4. Estados alterados de consciencia

En los retiros y campamentos de reclutamientos, se configura el entorno para crear una sensación de irrealidad en las personas. De esta forma, la persona pierde capacidad de análisis y se vuelve más instintiva y emocional en su proceder. Algunas de las técnicas son la privación de sueño, cantidades de comida mínima o cantos en grupo.

Otro objetivo de su manera de proceder es crear una percepción alterada del tiempo, donde el presente y el pasado estén difuminados. De esta manera es más sencillo que la persona se centre en su momento presente. Así, puede sentirse liberada de problemas y preocupaciones, acceder a “momentos calmantes”.

5. Negación de la privacidad

Los potenciales miembros de la secta tienen pocos momentos a solas (el objetivo, recordemos, es que su identidad se funda con la del grupo). Los problemas individuales pasan a ser del grupo; los del grupo, tuyos.

Por otro lado, la agenda suele estar repleta de actividades y los miembros acompañados de otros miembros. De esta forma la presión de unirse al movimiento siempre está en niveles altos y la persona no tiene ocasión de pararse a reflexionar sobre lo que está viviendo.

6. Reciprocidad

El sentimiento de reciprocidad es fuerte en los humanos: se da por hecho que los favores se devuelven en algún momento. Por esto, las sectas lo usan para presionar, recordando a los posibles reclutas que les están acogiendo y tratando con amor con el objetivo de crear sentimientos de culpabilidad que eviten el escape.

7. Las sectas ofrecen soluciones simples

En las charlas de las sectas, los problemas complejos tienen una solución simple -la pobreza es culpa del egoísmo de la gente, por ejemplo-. Para las personas intimidadas por la complejidad del mundo o que albergan sentimientos de impotencia, las respuestas simplistas pueden resultar atrayentes.

8. Traficar con el miedo

El miedo es una parte fundamental para atraer y retener a los miembros potenciales. No solo se suele inocular un temor a abandonar la secta a través de proyecciones futuras en las que la persona es mucho más vulnerable sin el apoyo del grupo, sino que, además, se suele identificar una amenaza grupal contra la que luchar. Un enemigo que es de todos y contra el que fuera del grupo no es posible luchar, porque el resto de la sociedad lo ignora.

Mujer pensando en la oscuridad

Las sectas no son grupos minoritarios

Para concluir, es necesario matizar que una secta y un grupo minoritario (como una ramificación de una religión, por ejemplo) no son lo mismo. Una secta siempre persigue aprovecharse de sus miembros, no difundir creencias.

También puede que las técnicas de persuasión descritas en este artículo parezcan insuficientes de forma individual. De hecho, muchas organizaciones las utilizan para convencer a clientes o posibles miembros. Sin embargo, en las sectas se usan todas al mismo tiempo: el bombardeo y la presión constantes los factores anexan de manera definitiva a los miembros potenciales.

 

 

Worchel, S. (2009). Psicología social. Paraninfo. Rodríguez Carballeira, A. (2004). La actuación de las sectas coercitivas. EGUZKILORE, 18. https://www.ehu.eus/documents/1736829/2174326/17Rodriguez.pdf