Influencers en comida: así afectan a cómo nos alimentamos

Cuando revisamos nuestras redes sociales, solemos quedar cautivados por muchas recetas, platos y postres que nos proponen influencers. Tanto es así que hay quien está cambiando su estilo de alimentación.
Influencers en comida: así afectan a cómo nos alimentamos
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 27 abril, 2022

Los influencers en comida están cambiando los hábitos de alimentación de muchas personas. Y no es broma, es una llamativa evidencia de la que no se habla lo suficiente. Términos como realfooding se han instalado en nuestras vidas con normalidad. Por no hablar de esas cuentas que nos proponen ricas recetas más o menos saludables que captan nuestra atención.

Las modas en cuanto alimentación siempre han estado presentes. Nos llegaban desde las revistas, los programas de televisión y en foros de internet. Sin embargo, Instagram es ahora es esa ventana apetecible que nos atrapa con platos atractivos y suculentos. Salsas, bocadillos, helados, tartas, ensaladas de muchos colores y sabores.

Analizar este fenómeno nos puede permitir tomar conciencia de aspectos que quizá no habíamos tenido en cuenta hasta ahora. Las redes sociales son escenarios en los que lo visual y lo social se combinan generando un gran impacto. Lo que vemos nos influye y lo que hacen otros muchas veces nos determina. Esto hace que nuestra alimentación se vea mediada también por ese universo digital.

La comida entra por los ojos. Lo que vemos atrae nuestro deseo y esta es una arma de la que se valen las redes sociales.

Chica haciendo fotos de su comida representando a los influencers en comida

Influencers en comida: así nos influyen

En esta actualidad, hay una norma no escrita que mucha gente práctica. Antes de comerte lo que tienes en el plato debes publicarlo. En efecto, la comida se ha convertido en un contenido habitual y recurrente en las redes sociales. No solo nos encontramos con fotos de paisajes, ropa y famosos abriéndonos la puerta a sus magníficas vidas. Lo que comemos también atrae los likes.

Es más, cuando hacemos scroll (nos desplazamos) entre los diversos contenidos de Instagram, es muy fácil que nos detengamos en alguna foto que contiene algún plato apetitoso. No nos llega el olor ni el sabor, pero la sola presentación es un festín para el cerebro. Esto lo saben bien los influencers en comida, quienes han encontrado un auténtico filón en el ámbito de la alimentación.

La proteína rezumante y la estimulación visual

Kilos de mozzarella goteando o estirándose en interminables hebras. Cremas de chocolate rezumando en pasteles de vibrantes colores. Salsas cremosas estallando en platos tan llamativos como originales. Batidos cremosos. La carne y sus brillantes jugos. Tartas bañadas en siropes y en cucharadas colmadas de nata…

Si hay una imagen que usan con frecuencia los influencers de comida es la proteína rezumante. El queso derretido es sin duda la imagen que más estimula a nuestro cerebro, y la que crea lo que se conoce como “pornografía alimentaria”. Nada más verlo nos genera placer, despierta el hambre y el deseo de preparar platos semejantes.

Por lo general, las imágenes que más ansia y atracción nos genera es la referente a esos alimentos menos saludables. Tarde o temprano, muchos usuarios que siguen esas cuentas acaban preparándose aquello que ven. De algún modo, los hábitos alimenticios de una parte amplia de la población están cambiando debido a las redes sociales. Queremos llevarnos a la boca aquello que vemos.

Ver imágenes de alimentos suculentos y ricos en grasas atrae nuestra atención. Es más, sabemos que la llamada comida rápida o basura es la que más nos atrae y despierta nuestras ansias de comer.

Ver platos atractivos en nuestras redes sociales nos genera felicidad

Los influencers de comida saben que los platos que preparan no solo deben despertar el hambre de quien lo vea. Los alimentos también nos generan emociones. Ver una tarta, un helado o una pizza llena de queso estimula nuestros centros de dopamina. Sentimos atracción, deseo y felicidad al ver comida apetitosa.

Aún más, trabajos de investigación, como los realizados por Ethan Pancer y colaboradores, van un poco más allá y señalan algo relevante. La comida rápida es la que más nos atrae y la razón está en que las personas estamos biológicamente preparadas para buscar alimentos calóricos. Cuantas más grasas tengan, más nos seducen.

Influencers de comida, los nuevos gurús de la alimentación

Para bien o para mal, los influencers de comida median en el estilo alimentario de muchas personas. Evidentemente, muchos de ellos pueden ser nutricionistas y aportar unas pautas saludables y necesarias.

Bienestar y placer en la alimentación no están reñidos. Sin embargo, también hay gurús que pueden estar poniendo en serio peligro a sus seguidores.

Por ello, en lo que se refiere a los principales problemas que encontramos en el auge de las redes sociales como referencia culinaria, están las siguientes dimensiones:

  • Sobrecarga de información. A día de hoy existen millones de cuentas dedicadas a la alimentación, las recetas y las dietas. Ese exceso de información hace que no todo sea fiable ni saludable.
  • Intrusismo en el campo de la nutrición y la salud. Muchos influencers en comida también ofrecen pautas dietéticas. Debemos recordar que el asesoramiento nutricional solo lo pueden dar los expertos. No todo es oro lo que reduce, no existen las dietas milagro y muchas pautas que nos ofrecen pueden ser más perjudiciales que saludables.
Mujer comiendo pizza simbolizando a los Influencers en comida

Adolescentes y los problemas de alimentación

Es necesario recordar que ahora mismo vivimos una auténtica epidemia de trastornos de la conducta alimentaria entre los más jóvenes. El problema es serio y aún no hablamos lo suficiente de ello. Estudios, como los publicados por los doctores Jaime E Sidani, Ariel Shensa y Beth Hoffman en el Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, señalan algo relevante.

Sabemos que la etiología de los trastornos en la alimentación es multifactorial, pero las redes sociales son una variable muy significativa. Aquello que ven en sus universos digitales media en su salud mental. La forma en que lo interpreten, lo expuestos que estén y su propia vulnerabilidad psicológica influyen en la aparición de problemas como la anorexia, la bulimia, etc.

Necesitamos influencers de comida que sean referencias saludables para los jóvenes. Necesitamos figuras públicas y cuentas que creen contenido apropiado y enriquecedor para todo el mundo, pero en especial para los adolescentes. Si lo que ven en redes sociales es lo que acaban deseando o imitando, procuremos ser un espejo de bienestar para ellos.

Te podría interesar...
Cerebro y comida: comer saludable no es tan fácil como parece
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Cerebro y comida: comer saludable no es tan fácil como parece

Cerebro y comida evidencian una relación directa que debemos considerar. Las emociones, por ejemplo, median en lo que comemos.



  • Custers K. The urgent matter of online pro-eating disorder content and children: clinical practice. Eur J Pediatr. 2015 Apr;174(4):429-33. doi: 10.1007/s00431-015-2487-7. Epub 2015 Jan 30. PMID: 25633580.
  • Sidani JE, Shensa A, Hoffman B, Hanmer J, Primack BA. The Association between Social Media Use and Eating Concerns among US Young Adults. J Acad Nutr Diet. 2016 Sep;116(9):1465-1472. doi: 10.1016/j.jand.2016.03.021. Epub 2016 May 5. PMID: 27161027; PMCID: PMC5003636.
  • Pancer, E., Philp, M., Poole, M., & Noseworthy, T. J. (2021). Content Hungry: How the Nutrition of Food Media Influences Social Media Engagement. Journal of Consumer Psychology. https://doi.org/10.1002/jcpy.1246