Patología dual: síntomas, causas y tratamiento

26 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la trabajadora social Elena García
El consumo de drogas y la salud mental, a veces, son realidades que torturan a la misma persona. Así, cuando se dan en simultáneo emerge la llamada patología dual. Te contamos qué es y cómo se aborda.

La presencia de una adicción a sustancias ilegales puede comprometer y mucho la vida de una persona; esta dificultad puede agudizarse si este hábito de abuso, como en ocasiones ocurre, se acompaña de problemas de salud mental. En clínica a dicha combinación de patologías se le conoce como patología dual. Exploraremos el asunto a continuación con más profundidad.

Este término diagnóstico se aplica, pues, a personas que se ven en la situación de presentar un trastorno causado por el consumo abusivo de drogas y un problema psiquiátrico de otra índole, ambos en simultáneo. La confluencia de ambas problemáticas da como resultado un estado de mayor complejidad que el producido de manera independiente por cada una de las dos patologías mencionadas.

La Organización Mundial de la Salud u OMS, en términos de Salud Mental, reconoce oficialmente esta comorbilidad como el tipo de coexistencia anteriormente mencionada, si bien emplea las categorías más explícitas de sustancia psicoactiva y trastorno psiquiátrico.

Más genéricamente, la palabra usada en el campo de la Salud para expresar que dos trastornos cursan juntos es comorbilidad o diagnóstico dual. La presencia en una misma persona de dos patologías sin relación causal pero con influencia mutua es relativamente frecuente. 

Mujer triste por adicción

Causas de la patología dual

Determinar la etiología de estas comorbilidades es complicado y pasa, como reza el dicho popular, por dilucidar qué fue primero, si el huevo o la gallina. Los estudios actuales sobre las relaciones causales entre los trastornos psiquiátricos y los inducidos por sustancias no terminan de ser concluyentes (Larrañaga, 2006).

A día de hoy, hay un gran debate abierto sobre la causa de estos trastornos, aunque sobre lo que si existe consenso es sobre la complicada situación de estos pacientes. Las personas que presentan patología dual se ven sumidas en una situación especialmente grave desde el punto de vista clínico y social.

Son personas que requieren de un especial cuidado y atención, prácticamente diseñados a medida de su situación particular. Esta asistencia viene dada, de manera sinérgica, desde las redes de Atención a la Drogodependencia y por parte de la red de Salud Mental.

En ocasiones, y de una manera informal, a estas personas se les denomina en clínica pacientes de puerta giratoria. La terminología aplicable en el ámbito médico a las personas con estos problemas es variada: desde reingresos hasta recaídas pasando por ‘nuevas cronicidades’, entre otras.

Hay varios estudios que nos indican qué criterios diagnósticos debe cumplir una persona para ser categorizada como paciente de patología dual. Según destaca A. Jiménez (2001), algunos de esos criterios, establecidos por distintos autores, son:

  • Según Gordon (1998), el periodo en el que la persona debe tardar en reingresar es, como mínimo, de 3 días.
  • McCormick (1999) afirma que este periodo debe ser de 14 días.
  • Hughes (2000) alarga este periodo de tiempo hasta los 30 días como intervalo en el que ha de producirse el reingreso.

Como podemos comprobar, incluso sobre una cuestión, en principio tan sencilla como el tiempo transcurrido entre ingresos, tampoco existe claro consenso. También hay disparidad de opiniones sobre:

  • Si la causa debe ser la misma entre reingresos o este puede darse a causa de distintas patologías.
  • Si este ingreso debería ser en el mismo centro hospitalario.

«A veces sólo puedes encontrar el cielo alejándote lentamente del infierno».

-Carrie Fisher-

Síntomas de la patología dual

El DMS-IV TR presenta unos criterios de obligado cumplimiento con la finalidad de poder llegar a un diagnóstico conciso de la patología dual, a los que agrupa de la siguiente manera (Torrens, 2008):

  • Trastornos primarios: trastornos mentales que no se relacionan con el consumo de sustancias ni se deben a una enfermedad médica subyacente.
  • Efectos esperados: síntomas considerados habituales que aparecen como consecuencia del consumo de una sustancia de abuso o de la abstinencia de la misma.
  • Trastornos inducidos por sustancias: cuando los síntomas son considerados como excesivos en relación con los que suelen aparecer en los síndromes de intoxicación por o abstinencia a una sustancia.

Trastornos unidos a adicciones

Por consenso, se establece que los problemas de salud mental que con más frecuencia aparecen asociados a la adicción a sustancias, son:

  • Psicosis y esquizofrenia.
  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).
  • Trastornos afectivos: depresión y trastorno bipolar dual.

Hombre con depresión

Tratamiento

El tratamiento de la patología dual es ciertamente complejo. Es necesario tener en cuenta los requerimientos terapéuticos de cada uno de los trastornos o enfermedades que cursan juntos.

Pero esta complejidad no implica que de manera estricta sea necesario recurrir al sobreuso de farmacoterapia; lo más adecuado sería proporcionar una combinación de tratamiento farmacológico y psicosocial.

Encontrar un equilibrio para el abordaje global de la patología es de gran importancia; también lo son la constante actualización de terapias y un control exhaustivo tanto en centros de Salud Mental como en centros dedicados al tratamiento de adicciones.

Solo mediante este abordaje integrador y multidimensional se hace posible la consecución de objetivos terapéuticos útiles, como el de que la persona pueda llevar una vida normal desempeñándose con la suficiente funcionalidad.

De estudios internacionales se desprende la descripción de tres modelos de prestación de servicios para el tratamiento de esta comorbilidad (Larrañaga, 2006):

  • Tratamiento secuencial o en serie: se aplica los tratamientos de forma consecutiva, con muy poca comunicación entre los servicios que prestan cada uno de ellos.
  • Tratamiento paralelo: se recibe simultáneamente ambos tratamientos. Los servicios especializados en drogodependencias y los de Salud Mental alcanzan un acuerdo para actuar en forma paralela. Un problema aquí es que las necesidades de ambos tratamientos se cubren mediante enfoques terapéuticos distintos, y el modelo médico de Psiquiatría podría entrar en conflicto con la orientación psicosocial de los servicios especializados en drogodependencias.
  • Tratamiento integrado: es el modelo mejor considerado; el tratamiento se sigue en un servicio psiquiátrico o de tratamiento contra la droga, o en un programa o servicio específico para la comorbilidad prestado en otro tipo de centro, pero siempre bajo la condición de que exista integración entre los abordajes.

Como hemos visto, la patología dual supone todo un reto para la sociedad actual. Hablamos de casos en los que a la complejidad de una adicción hay que añadirle un problema de salud mental, lo que en muchas ocasiones, hace que la intervención tenga que ser mucho más adaptada para poder conseguir resultados positivos.

Botha, UA, Koen, L., Joska, JA, Parker, JS, Horn, N., Hering, LM, y Oosthuizen, PP (2010). El fenómeno de la puerta giratoria en la psiquiatría: la comparación de usuarios de servicios de psiquiatría de baja frecuencia y de alta frecuencia en un país en desarrollo. Psiquiatría social y epidemiología psiquiátrica , 45 (4), 461-468. Larrañaga, J. L. (2006). Comorbilidad de trastornos mentales y adicciones. In Ponencia presentada en el VII Congreso Nacional de (Vol. 10). Ortega Aladrén, O., & Campos Ródenas, R. (2011). ¿ Existe todavía la puerta giratoria en Psiquiatría?: Estudio de reingresos en una Unidad de Corta Estancia. Trabajo Fin de Máster). Máster en Iniciación a la Investigación en Medicina. Recuperado de https://zaguan. unizar. es/record/8593/files/TAZTFM-2012-610. pdf. Prieto Oreja, J. (2016). Un estudio etnográfico sobre el reingreso de pacientes con patología mental en una Unidad de Hospitalización Psiquiátrica en Extremadura. Rubio, G. (2012). ¿ Qué es la Patología Dual? Alteraciones de conducta y abuso de sustancias. Revista Española de Sanidad Penitenciaria2(3).

Torrens Mèlich, M. (2008). Patología dual: situación actual y retos de futuro. Adicciones20(4).