Adicción a sustancias: la tolerancia y el sindrome de abstinencia - La Mente es Maravillosa

Adicción a sustancias: la tolerancia y el sindrome de abstinencia

Alejandro Sanfeliciano 17 noviembre, 2017 en Psicología clínica 10 compartidos
Chica con problema de adicción a sustancias

Todos hemos oído hablar de la adicción a sustancias, la tolerancia y el síndrome de abstinencia. ¿Pero qué significan exactamente esos términos?

De forma genérica se entiende que el trastorno por adicción a sustancias se aplica a todas aquellas sustancias que introducidas en el organismo afectan o alteran el estado de ánimo y la conducta. Entre ellas, podemos encontrar drogas legales como el alcohol o el tabaco, o sustancias ilegales como el cannabis, cocaína, LSD, etc.

Hoy en día tenemos datos impactantes acerca de la prevalencia del consumo de sustancias psicoactivas. Por encima de los 15 años, el 91% de la población ha consumido alcohol y  un 64% tabaco. Es aun más preocupante si observamos el consumo de sustancias entre los 14 y 18 años: un 66% ha consumido alcohol en el último mes y 37% tabaco.

Algunos aspectos claves para entender por qué se produce la adicción a sustancias son los procesos de tolerancia y abstinencia. Ambos están muy vinculados entre sí, ya que se dan por la respuesta compensatoria del cuerpo. Pero antes de explicar esto, necesitamos entender qué ocurre en nuestro cerebro cuando consumimos una droga.

Mujer triste víctima de la droga

Consumo de sustancias y el sistema de recompensa

La mayoría de las sustancias psicoactivas están altamente relacionadas con el sistema de recompensa del cerebro y la dopamina. La dopamina es un neurotransmisor que se libera cuando realizamos conductas deseables, y su función es que estas sean reforzadas para repetirlas en un futuro. Básicamente, la dopamina es el “premio” que nos otorga el cuerpo en forma de placer por hacer algo que le parece bien.

Las drogas provocan o incluso llegan a simular la liberación de dopamina en nuestro sistema de recompensa. Algunas como el alcohol lo hacen a través de mecanismos indirectos y otras como las anfetaminas tienen una composición química similar y actúan como dopamina.

Esta liberación falsa al consumir drogas provoca que se active nuestro sistema de recompensa. Un conjunto de mecanismos que permite la asociación de ciertas situaciones con una sensación de placer. De este modo, nuestro cerebro piensa que el consumo es beneficioso para el cuerpo, a pesar de que en realidad sea perjudicial.

Ahora bien, esas grandes descargas de “dopamina falsa” también provocan un desequilibrio fuerte en la homeostasis del individuo. Lo que lleva al cuerpo a activar sus mecanismos regulatorios para solucionar ese desfase. Siento esto último lo que causa la tolerancia y el síndrome de abstinencia, procesos que explicamos a continuación.

La tolerancia y el síndrome de abstinencia en la adicción a sustancias

Los mecanismos regulatorios de nuestro cuerpo para evitar que se produzca un desequilibrio interno modulan la química cerebral. El consumo de sustancias es un ejemplo donde sucede esto. Veamos en qué consiste.

Imagina que cada sábado sales de fiesta y te tomas unas cuantas copas de cualquier bebida alcohólica. Como el alcohol es una droga que simula a las endorfinas, tu sistema opioide endógeno estará hiperactivado, lo que generará una liberación de dopaminas y una sensación gratificante. Lo que sucede es que si repites esta conducta tu cuerpo aprende lo que vas a hacer y genera una respuesta compensatoria.

En este momento es donde entra la tolerancia a las drogas. El próximo sábado que vuelvas a salir, tu cerebro como ya sabe que vas a consumir alcohol y que eso provocará un desequilibrio, bajará los niveles basales de endorfinas. Esto provocará que tu sistema opioide endógeno se deprima, pero tras la toma de alcohol volverá a la normalidad. Tu sensación subjetiva será que el alcohol no te provoca ningún efecto, y tendrás que beber más para compensar la bajada compensatoria debido a la tolerancia.

Ahora bien, ¿qué ocurre si de repente dejas el alcohol?¿qué sucede con esa respuesta compensatoria? A pesar de que hayas disminuido el consumo o eliminado, la respuesta compensatoria se sigue dando. Si volvemos al ejemplo anterior, cuando sales un sábado sin intención de tomar alcohol, el cerebro pensará que sí, ya que es lo que tiene aprendido. Por lo tanto tu nivel de endorfinas caerá estrepitosamente y al no verse compensado por la ingesta de alcohol, te provocará una ansiedad elevada. Esto es lo que se conoce como síndrome de abstinencia.

Hombre con ansiedad

Conclusión

La presencia de tolerancia y síndrome de abstinencia son síntomas inequívocos de un trastorno por adicción a sustancias. Ya que si empieza aparecer tolerancia, también existirá abstinencia al dejar de consumir. Además, la aparición del síndrome de abstinencia suele llevar al consumo de la sustancia, para reducir la ansiedad que provoca. Hay que tener en cuenta estos mecanismos biológicos, para entender los procesos de adicción a sustancias.

El trastorno por adicción a sustancias se trata de un problema de salud global. Es necesario entender que causa multitud de problemas sociales, laborales, personales y de salud. Además, si queremos mejorar la calidad de vida de las personas es imprescindible dar a conocer los mecanismos de acción de la drogas para hacer consciente a la población de los riesgos que conlleva su consumo.

Alejandro Sanfeliciano

Psicólogo educativo graduado por la Universidad Nacional de Educación a Distancia y actualmente cursando un Máster de Investigación en Psicología Educativa. Luchador incansable en busca de una educación basada en la investigación científica.

Ver perfil »
Te puede gustar