5 lecciones de vida de “Gladiator”

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 28 julio, 2015
Eva Maria Rodríguez · 28 julio, 2015

Gladiator es una película épica de gran éxito que narra la historia de un héroe en la que se exploran valores como la superación, la perseverancia y la redención, así como conflictos internos como la venganza.

A continuación, veremos algunas de las muchas lecciones que se pueden aprender de esta superproducción y que podemos aplicar a nuestra vida, aunque quede lejos de la de un héroe.

1 – El liderazgo es más importante que tener un título

Máximo Aurelio demuestra ser un líder nato tanto al frente de sus tropas romanas como en la arena como gladiador. De la misma manera que su liderazgo incuestionable llevó a sus tropas a la victoria, también consiguió esquivar su destino y el de sus compañeros esclavos en la arena, a pesar de estar en inferioridad de condiciones.

Estos mismo esclavos que alcanzaron la victoria gracias a él son quienes le defendieron arriesgando su vida. Porque un gran líder no necesita imponerse a los demás.

Un verdadero líder inspira a otros,

se gana su respeto luchando junto a los suyos

y compartiendo su destino

2 – No se puede ganar solo

5 lecciones de vida de "Gladiator"

Máximo fue muy querido por los suyos y fue creando fuertes conexiones que le ayudaron cuando necesitaba ayuda. La historia no trata solo sobre la caída y el resurgimiento de un héroe, sino sobre todos aquellos que le ayudaron a superar sus dificultades, movidos por la inspiración que su líder les hacia sentir.

Todo gran triunfador tiene un gran equipo detrás que le apoya, le ayuda, le sujeta en sus peores momentos y le recuerda que merece la pena seguir adelante. Ningún triunfador lo consiguió solo, aunque los que estén detrás hayan permanecido en la sombra o hayan perdido la vida en el intento.

Esto nos recuerda que las relaciones con los demás son importantes, por lo tanto, hay que cultivarlas y cuidarlas.

3 – La vida es impredecible, y hay que adaptarse a las circunstancias

Contra todo pronóstico, un general romano se convierte en un esclavo para luego convertirse en un héroe y una leyenda.

En  la vida real, pueden surgir situaciones inesperadas que lo cambian todo. Y no es cuestión de que sea justo o injusto. Las cosas pasan y hay que saber adaptarse.

Tienes que elegir: seguir hacia delante o dejarte vencer por las circunstancias, buscar una oportunidad para ser mejor o dar por perdida la batalla. Las circunstancias no van a cambiar para ti, pero tienes la capacidad de moldear tu actitud para hacerles frente.

4 – El placer es importante, pero el deber es lo primero

“A veces hago lo que deseo hacer. El resto del tiempo hago lo que debo”. Así de rotundo se muestra Máximo.

Un gran líder es aquel que es capaz de anteponer los intereses de todos a sus propios deseos y placeres.

Las personas de éxito hacen lo mismo:

saben diferenciar lo que es relevante de sus objetivos

Atender a los deseos es importante. De hecho, es necesario dedicarse tiempo a uno mismo cuando es posible. Pero el deber, debe estar por encima de todo eso si se quiere triunfar, si se quieren alcanzar los objetivos y, sobre todo, cuando otros han confiado en ti para alcanzar una meta común.

valiente

5 – La vida no es justa, pero eso no es lo que importa

Antes de salir a la arena, Máximo recibe una puñalada mortal a manos del emperador corrupto Cómodo, que le atraviesa con una españa envenenada. Nadie sabía que Máximo salió a la arena herido de muerte. Toda la vida de Máximo ha sido injusta, incluido el momento de su muerte. Aún así, decide morir como ha vivido: luchando.

Nadie dijo que la vida fuera justa. Lo que importa no es cómo la vida se porta con nosotros, sino la manera en que decimos vivir esa vida, sea lo que sea eso que te toca vivir.