Actores de cine y psicología - La Mente es Maravillosa

Actores de cine y psicología

Yamila Papa 13 Julio, 2016 en Curiosidades 0 compartidos
Natalie Portman

Son muchas las razones por las que una persona decide estudiar psicología: por herencia, por vocación o porque desea conocerse mejor, etc. También algunos se forman en esta carrera para poder diferenciarse de sus colegas e incluso para aportar su mirada analista a su propia vida.

Por ello no es descabellado pensar que ciertas celebridades, como los actores y actrices, tengan un título de psicología colgado de la pared de expediente. ¿Qué les lleva a estudiar y graduarse de esta profesión? ¿Es una consecuencia de su carrera actoral o, por el contrario, su vocación nació al estudiar psicología?

Psicólogos y actores

Natalie Portman es una de las actrices más reconocidas y que además se ha formado en psicología. Mientras filmaba Star Wars (con su papel de Padme) se matriculó a la Facultad de Psicología de Harvard. Se graduó en 2003 y se especializó en neurociencia infantil.

Marcia Cross se hizo conocida por su rol en la serie “Amas de casa desesperadas”. Ella se graduó de psicología en la Universidad de Juillard y además obtuvo un máster en la Universidad de Antioch en Los Ángeles.

De las caras conocidas que salen en las revistas, no solo los actores deciden seguir esta carrera sino también directores de cine, como es el caso de Jerry Bruckheimer (Piratas del Caribe, Armageddon y Pearl Harbor) y Wes Craven (Scream y Pesadilla en Elm Street).

Jerry Bruckheimer

La psicología y la actuación

Podría decirse que son dos carreras que van de la mano. Hemos visto muchas películas donde el papel del psicólogo es realmente importante -como “El Silencio de los Inocentes”, “K-Pax” o “Analízame”- y ha dado lugar a una actuación realmente meritoria.

El papel de estos actores en la pantalla ha sido digno de varios premios. De hecho, el potencial que puede tener un papel de psicólogo bien hilvanado o en una trama puede ser un punto de partida inmejorable para que un actor se luzca ya que el propio papel, en la mayoría de las ocasiones, le da el control de la escena.

Por otro lado, aunque no sea en papeles estrictamente psicológicos, el hecho de haber estudiado cómo funciona la mente y en particular sus contenidos, como son las emociones y los pensamientos, es una fuente inmejorable de conocimientos para ponerse en la piel de alguien en una situación determinada. Para entender la consistencia de la personalidad de los personajes a quienes interpretan y no ser alguien distinto en cada escena.

Actores psicólogos: ¿son mejores?

Esta es una pregunta que se hacen muchos expertos en el séptimo arte y a la que le vamos a intentar dar respuesta desde un punto de vista psicológico. De esta manera y sobre el papel, los actores que han estudiado psicología tienen a su favor haber dedicado unos años a entender y comprender cómo funcionan nuestras mentes ante determinadas situaciones.

Cuentan con la capacidad de analizar y entender al personaje de una manera diferente al resto de los “simples” actores. Ya no se trata de que el guión tenga una lógica, sino de que el personaje encaje en él, de que su evolución concuerde con lo que le pasa y con cómo reacciona a lo largo de toda la película.

Marcia Cross

No en vano, los grandes personajes son aquellos que termina de una forma muy distinta a la que empiezan, para los que al igual que para el espectador, la historia que concentra una parte de sus vidas supone un punto de inflexión. En sus palabras sí, pero también en su lenguaje corporal.

Sobre todo en los papeles donde los protagonistas tienen una historia compleja, una personalidad difícil o problemas con la asimilación de su pasado, un “actor-psicólogo” podrá plantearse el reto de interpretarlo como si fuera un paciente que acude a consulta.

La psicología y el personaje

Pensar y actuar como el personaje en cuestión es un proceso que puede llevar tiempo. Requiere de práctica e incluso de cambios físicos (desde subir o bajar de peso o teñirse el cabello a vestir de cierta manera en particular). Lo cierto es que quienes han estudiado psicología podrían tener más despejado este camino.

Por ejemplo, la actuación de Natalie Portman interpretando su papel en “El cisne negro” es brillante. No sabemos si otra actriz que no hubiese estudiado psicología lo hubiera interpretado con semejante destreza. Sin embargo, estamos seguros de que fue una gran ayuda para acercarse a él.

Yamila Papa

Ver perfil »
Te puede gustar