Aumentar la autoestima: cinco maneras sencillas - La Mente es Maravillosa

Aumentar la autoestima: cinco maneras sencillas

Claudio Navarro 30 Marzo, 2014 en Psicología 4 compartidos
Mujer con globos soñando en aumentar la autoestima

¿Cómo anda tu autoestima? Esa parte de tu personalidad con la que afloran tus sentimientos hacia ti mismo requiere el mismo cuidado que todo tu ser, porque aumentar la autoestima te da fuerzas para luchar, para conseguir los objetivos que te has propuesto en la vida.

Sin embargo, algunas veces no nos damos cuenta de todo lo bueno que tenemos, pues nos bloquean nuestros complejos, los sentimientos de culpa y los pensamientos negativos hacia todo lo que somos, hacemos o dejamos de hacer. Aumentar la autoestima es vital para que nos sintamos bien con nosotros mismos.

¿Quieres rescatar tu autoestima de la calle de la amargura? ¿Qué tal si te automotivas y tomas acción? Te ofrecemos algunas claves para que puedas mejorar tu autoestima

1. Aumentar la autoestima rememorando éxitos

Mujer abrazándose para elevar la autoestima

No te abrumes recordando lo mal que te portaste con tu hermano cuando eráis niños. Tampoco recuerdes lo mal que te veías con frenillos de pequeño. Siempre es mejor recordar los comentarios positivos por tus logros o tu desempeño laboral. O recuerda cuánto aprecia tu hermano que le ayudes a cuidar a tus sobrinos cuando tiene una cita de negocios.

Encuentra todas tus buenas cualidades y recuerda los éxitos que has logrado en tu vida, por pequeños que a ti te parezcan. Tener presentes esos buenos pensamientos te ayudará a valorar tu persona y elevar tu autoestima.
Compartir

2. No te compares con los demás

Cada persona tiene sus propias cualidades y, por supuesto, tú no eres la excepción. No te preocupes por esos atributos que quisieras tener, semejantes a los de las estrellas de cine. Mejor piensa en lo afortunado que eres de tener a tus seres queridos y a tus amistades.

Para aumentar la autoestima valora que tienes salud, que tus facultades mentales te hacen una persona inteligente. Recuerda las buenas oportunidades que te ofrece tu trabajo, lo que aportas a los demás. Probablemente haya muchos que envidiarían todo eso que tú tienes hoy y que quizás no valoras lo suficiente.

3. Encuentra la raíz de tu falta de autoestima

Tal vez tu baja autoestima se deba a que hayas tenido una niñez compleja, en la que sentías que todos elogiaban a los demás niños, mientras nadie prestaba atención a tus logros. ¿El apodo por el que te conocían en la escuela te hacía sentir inferior a los demás? ¿Eras demasiado alto o demasiado bajo con relación a los demás niños de tu edad?

Es necesario encontrar el fondo de nuestros sentimientos negativos. Casi todos tenemos algún aspecto de nuestra personalidad que no nos gusta. Pero eso no significa que debas enfocarte únicamente en ello, pues eso solo te hará sentir mal.

Mejor trata de analizar de qué manera esos pensamientos se relacionan con la forma como ahora te sientes. Analizar esos pensamientos en su justa medida te ayudará a aumentar la autoestima.

4. Date el valor que mereces

Chica mirándose a un espejo para aumentar la autoestima

Esto tiene que ver con la manera en que te percibes a ti mismo. Obsérvate frente a un espejo y enumera las cualidades que percibes. Si no puedes detectar características positivas en ti mismo, tendrías un indicio de que, probablemente, tu autoestima ande por los suelos.

A veces ayuda anotar los defectos que encuentras en tu persona. Al leerlos uno por uno puedes analizar si realmente se trata de un defecto, un error, o algo a cambiar. Puedes llegar a descubrir que, curiosamente, en algunos casos lo que consideras negativo en ti mismo es percibido como una virtud por quienes te rodean.

En todo caso, tú eres quien tiene la última palabra; solo tú puedes saber si un aspecto de tu personalidad te hace feliz o no. No obstante, al realizar este análisis evita caer en los extremos de la justificación o de la crítica despiadada; ambas actitudes son igualmente perjudiciales. Aunque difícil, trata de ser objetivo y justo contigo mismo.

5. No te ancles en el pasado

Si tienes algo que te avergüenza de tu pasado, déjalo ir. En la vida todos cometemos errores. Si ya recapacitaste al respecto y la parte afectada te ha perdonado, no insistas en torturar tu autoestima pensando que eres la persona más mala del mundo. Si insistes en poner el dedo en la llaga, no harás más que subestimarte a ti mismo.

¡Dale estas palmaditas a tu autoestima! No olvides la importancia que tiene cuidarte y quererte a ti mismo.

Claudio Navarro

Ver perfil »
Te puede gustar