Cómo realizar un análisis DAFO

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 8 enero, 2018
Roberto Muelas Lobato · 8 enero, 2018

El análisis DAFO, también conocido como análisis FODA o DOFA, es una herramienta que permite estudiar la situación de una empresa, institución, proyecto o persona, mediante el análisis de sus características internas y de su situación externa. Esta herramienta nos permite conocer la situación real en la que se encuentra una organización, empresa o proyecto, y planear una estrategia de futuro.

A la hora de realizar un análisis DAFO es esencial tener en cuenta que lo que nos va a ofrecer es un balance de fuerzas. Por un lado estarán las debilidades y amenazas; por otro, las fortalezas y las oportunidades. También hay que tener en cuenta que un análisis DAFO no es ni más ni menos que un modelo estático de la realidad en un momento temporal puntual. Por tanto, no es algo que perdure en el tiempo, sino modificable según las circunstancias en las que concurra.

A la hora de realizar un análisis DAFO lo primero es seleccionar el objetivo que queremos analizar y sobre el cual queremos tomar una decisión. Puede ser una empresa, una institución, un proyecto o, incluso, una persona. Una vez delimitado el objetivo, se realizará un análisis interno para posteriormente realizar uno externo. A continuación, los datos obtenidos se introducirán en una matriz que nos permitirá evaluar la situación del objeto analizado y tomar las decisiones oportunas.

Hombre haciendo un análisis DAFO

Análisis interno

En el análisis interno del análisis DAFO hay que atender a dos factores, las fortalezas y las debilidades. Las fortalezas son los atributos que permiten generar una ventaja. Si estamos realizando el análisis sobre una empresa, tendremos que analizar la disponibilidad de recursos de capital, el personal, los activos y la calidad de producto, entre otros, para ver si son fortalezas que permiten a esta empresa generar una ventaja competitiva sobre sus competidores.

Por otra parte, las debilidades serían todos los elementos, recursos de energía, habilidades y actitudes de la empresa que suponen un impedimento o que pueden limitar a la empresa. Las debilidades no son más que los problemas internos, los cuales hay que identificar para poder eliminarlos.

Análisis externo

Una organización o una persona no puede existir sin el entorno que le rodea. El análisis DAFO, solo la parte del análisis interno, no sería correcto pues no nos explica cómo es la relación con el exterior. Por ello, el siguiente paso es hacer un análisis externo para averiguar cuáles son las oportunidades y amenazas que se encuentran en el contexto. Un primer paso para descubrirlas es buscar qué elementos podemos encontrar que tengan alguna relación con la organización.

Las oportunidades van a ser los factores positivos, mientras las amenazas van a ser los negativos. Las oportunidades se generan en el entorno y, una vez identificadas, pueden ser aprovechadas. Por otra parte, las amenazas son los elementos que pueden atentar contra la organización, por lo que llegado al caso, puede ser necesario diseñar una estrategia adecuada para poder sortearlas.

Matriz DAFO

Una vez finalizados estos pasos, toca poner todos los datos obtenidos en una matriz de dos por dos. Cuanto más esquematicemos los datos obtenidos, más fácil será su visualización, poner diferentes puntos o guiones para establecer cada elemento dentro de los dos análisis previos ayudará a esta parte del proceso.

Matriz DAFO

Al colocar los datos en la matriz vamos a tener, por un lado, las fortalezas y las oportunidades que se corresponden con los aspectos positivos de nuestra empresa y del entorno. Estos van a formar las potencialidades: nos indican las líneas de acción o decisiones a tomar. La otra parte de la matriz va a mostrarnos las limitaciones, determinadas la combinación de las debilidades y las amenazas. Estas limitaciones van a ser una advertencia.

Esta matriz también nos deja una tercera combinación, la que forman las diagonales. La combinación de las fortalezas y las amenazas forma los riesgos, mientras que la combinación de las debilidades y de las oportunidades forma los desafíos. Tanto los riesgos como los desafíos van a ser los que marquen el camino a seguir. Van a determinar las futuras acciones.

Toma de decisiones

Llegados a este punto, ya tenemos nuestro análisis DAFO finalizado. Solo nos queda valorar los resultados de la matriz y tomar las decisiones oportunas. Todo el proceso seguido hasta ahora se basa en la toma de decisiones, en concreto en ordenar la información necesaria para tomar unas decisiones racionales basadas en la objetividad. Además, el análisis DAFO también nos va a permitir crear estrategias de futuro.

Aunque el DAFO se hace buscando tomar decisiones adecuadas, los resultados van a depender, en gran parte, de la calidad de la información. Cuanto mejor sea la información que incluimos en el análisis interno y externo, menos probabilidades de equivocarnos tendremos.

Ahora ya estás listo para realizar tu análisis DAFO y, si quieres avanzar más, siempre puedes completar con un análisis CAMO (Corregir, Afrontar, Mejorar, Explorar) que consiste en corregir las debilidades, afrontar las amenazas, mantener las fortalezas y explotar las oportunidades.