5 cosas que puedes hacer para tomar mejores decisiones

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 3 diciembre, 2015
Eva Maria Rodríguez · 3 diciembre, 2015

No importa lo bien que creas que estás tomando decisiones, porque lo más es probable que hayas tomado un par de malas decisiones en tu vida. Los juicios que hacemos cada día a menudo están influenciados por errores de decisiones pasadas, prejuicios, emociones y atajos mentales que nos hacen más propensos a cometer errores.

Por eso, cuando llega el momento de tomar una decisión importante, muchas personas desean contar con toda la ayuda posible para poder elegir correctamente. Sin embargo, lo importante es estar preparados, contar con herramientas propias para decidir y, sobre todo, practicar siempre que tenemos que tomar una decisión, por pequeña que sea.

Las siguientes estrategias te ayudarán a estar preparado y saber qué hacer para tomar una buena decisión. Tan solo tienes que ponerlas en practica y verás sus resultados…

Tómate el tiempo que necesites

En la sabiduría popular hay una expresión que da fe de lo importante que es meditar las decisiones: “consultarlo con la almohada”. Más allá de la metáfora, dormir antes de tomar una decisión nos ayuda a tomar distancia y no permite descansar para no tomar la decisión “en caliente” y bajo la presión del estrés acumulado a lo largo del día.

Muchas veces no es meditar o reflexionar lo que nos ayuda a decidir mejor, sino el hecho de estar descansado para tener la mente liberada y fresca.

Mujer mirando el horizonte

Pero no siempre tenemos tanto tiempo para tomar una decisión. Entonces, con tomarse un breve descanso ya se pueden conseguir mejores resultados. Investigaciones recientes han encontrado que incluso un ligero retraso, sólo una fracción de segundo, antes de tomar una decisión, puede conducir a una mejor precisión.

La próxima vez que te enfrentas a una elección, haz una breve pausa y céntrate en las opciones disponibles antes de decidir. No te dejes llevar por el impulso.

Haz una lista de pros y contas

Hacer una lista de ventajas y desventajas ante una decisiones es una técnica milenaria para tomar de decisiones sencilla que te ayuda a visualizar lo que puede pasar en las diferentes situaciones, tanto si sigues adelante como si no, o eliges entre una u otra posibilidad.

Esta lista puedes hacerla en un papel, utilizando una herramienta o técnica de mapas mentales o en tu cabeza. El hecho de pensar en ello, además de ayudarte a tomar tiempo, te ayudará a ser consciente de lo importante que es reflexionar. 

Pero no siempre tenemos tiempo para esto. Ante decisiones rápidas no es posible. Sin embargo, es importante entrenar la menta para esta tarea, incluso ante situaciones sencillas, para coger el hábito y ser más ágiles a la hora de pensar.

Aprende a controlar el estrés

Los investigadores han encontrado que el estrés puede afectar a la manera de tomar decisiones, y que a menudo esta influencia es negativa. Un estudio publicado en Current Directions in Psychological Science encontró que en  situaciones de estrés las personas más propensos a prestar  atención a la información positiva, mientras que pierden interés en la información negativa.

Los autores del estudio sugieren que cuando se toma una decisión bajo estrés somos más propensos a centrarnos en los beneficios, restando atención a las desventajas potenciales. Por lo tanto, para tomar mejores decisiones es necesario asegurarse de mantener los niveles de estrés bajo control y aprender  habilidades de gestión del estrés.

Trabaja tu inteligencia emocional

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Toronto encontró que las personas que tienen una mayor inteligencia emocional tomaban mejores decisiones. El estudio encontró que que aquellos con niveles más bajos de comprensión emocional tendían a dejar que su ansiedad sobre otros temas influyera en las decisiones actuales, mientras que los que tenían altos niveles de inteligencia emocional no.

Hombre sujetando corazón y cerebro

Además, los investigadores encontraron también que las personas conscientes de que su ansiedad no está relacionada con el tema en cuestión, pueden ser capaces de tomar mejores decisiones. Esto indica que las personas pueden ser capaces de postergar decisiones hasta que son capaces de centrarse sólo en el tema en cuestión pueden conseguir mejores resultados.

Observa el problema desde otro punto de vista

Cuando se trata de algo muy personal y estresante, de un decisión que cambiará cosas importantes, las emociones suelen nublar el juicio. En este sentido, un estudio publicado en la revista Psychological Science encontró que consider el problema desde la perspectiva de un extraño en puede ayudar a tomar mejores decisiones.

En el estudio los investigadores descubrieron que, incluso cuando los problemas son íntimos y personales, pensar en ellos como un extraño y poniendo distancia entre uno mismo y la situación puede ayudar a tomar decisiones más inteligentes.