La congruencia con uno mismo es la mejor firma de honestidad

La congruencia con uno mismo es la mejor firma de honestidad

Alicia Garrido Martín 9, enero 2017 en Psicología 5701 compartidos
Mujer con pájaros

Seguramente muchas veces habréis oído hablar de la congruencia y de lo que implica ser alguien congruente. O quizá habréis escuchado el típico comentario de “¡Es un incongruente! Hace una cosa y dice otra, ¡no hay quién le entienda!”

Pues bien… parece que ser congruente está ligado a una cierta transparencia tanto interna (de una persona consigo misma) como externa (en la que lo que uno refleja es lo que uno ES). Uno no muestra nada más que su verdad, sin camuflajes ni máscaras.

En cambio, las personas que actúan de manera incongruente son aquellas que generan ciertos quebraderos de cabeza tanto para ellos mismos como para los demás. Se alejan de lo que SON, se comportan de una manera diferente a como se sienten o a como piensan.

La congruencia es la correspondencia entre lo que uno siente y expresa

Por tanto, podemos definir la congruencia como ese equilibrio que existe entre el estado más visceral de uno (lo que uno siente en sus “tripas”) y la exteriorización que uno hace de ello en su comportamiento, tanto verbal como no verbal. Es decir, cuando uno es congruente no existe una falta de sintonía entre lo que uno siente y lo que uno exterioriza.

¿Es verdad que disponemos de un segundo cerebro?

Por ejemplo, si me siento traicionada por mi amiga, no lo camuflaré ni haré como si no hubiera pasado nada. Reflejaré como me siento, ya que es mucho el dolor que he recibido y me gustaría que ella pudiera ver como me ha hecho sentir. Seré congruente con mi dolor y con mis sentimientos.

Las personas congruentes generan confianza hacia los demás

Las personas congruentes suelen generar confianza en los demás, ya que no muestran otra cara diferente a la que sienten, ni se esfuerzan por fingir o disimular su estado interno. Saben escuchar lo que sienten por dentro y son capaces de aceptarlo, sin engañarse a sí mismos ni a los demás.

Se muestran tal y como son, sin dar otros matices diferentes a como se sienten. Son personas valientes, ya que vivimos en una sociedad en la que no se nos ha enseñado precisamente a mostrar lo que sentimos. Más bien, en muchas ocasiones se nos ha animado desde pequeños a ocultar nuestras verdaderas emociones, a enmascararlas, o a incluso taparlas con otras mejor toleradas en esta sociedad.

Dos personas en el campo

A veces tapamos la tristeza con una alegría desmesurada… o utilizamos la tristeza para conseguir aquello que anhelamos y que no nos dan. Seguramente puedas conocer a alguna persona que se mostraba muy alegre poco tiempo después de haber sufrido alguna pérdida (por ejemplo, amorosa). No se permite a sí misma sufrir la pérdida por que “tiene que ser fuerte” y por que “ningún hombre merece sus lagrimas”.

Y cuando necesite llorar, reirá. Y cada vez estará acumulando más peso sobre su verdadera emoción. Tapándola hasta que no queden jirones de ella. De esta manera uno se acaba volviendo un experto en fingir y un inexperto en dejarse ser y sentir como se esté.

La congruencia habla de la correspondencia entre pensamientos y acciones

También hablamos de congruencia cuando nos referimos a esa sintonía que existe entre nuestras acciones o comportamientos y nuestra forma de pensar. Muchas veces, probablemente, nos habremos descubierto a nosotros mismos actuando de una manera que se contrapone a nuestros pensamientos y valores. Ello nos produce una mezcla de extrañeza y vergüenza.

Si yo presumo de lo tolerante y paciente que soy con los demás, pero luego, a la primera de cambio, soy incapaz de asumir otros puntos de vista diferentes al mío; si me enfado y me crispo… probablemente tenga que replantearme esta idea de mí mismo. Ya que creer que uno es de una manera, pero luego en verdad ser de una forma contraria a la que se cree produce una sensación nada agradable. Por lo tanto, esta incongruencia se tiende a eliminar: a favor de un lado o de otro.

Por ello iniciarse en el camino de la congruencia no es ninguna “tontería”: implica un pacto de honestidad con uno mismo muy importante.
Compartir

amarse a uno mismo

El problema de ser incongruentes radica sobre todo en la desconfianza que acabamos generando en las otras personas. Cuesta confiar en alguien que actúa de manera diferente a como piensa, y cuesta mucho confiar en alguien que se muestra de manera opuesta a como realmente se siente.

La intuición nos muestra quién está siendo congruente con nosotros y quién no

Hay personas muy intuitivas que son capaces de percibir estas disonancias y a la vez que son capaces de percibir cuando alguien está siendo congruente. Y esto es algo que es digno de agradecer, ya que es más fácil y menos temerario ser uno mismo en compañía de personas que están siendo ellas mismas -sin ninguna máscara, a serlo en compañía de personas que dan la sensación de estar en un baile de máscaras.

“Cada uno de nosotros está en la Tierra para descubrir su propio camino y jamás seremos felices si seguimos el de otro.”

-James Van Praagh-

mujer tocándose el corazón

Por todo ello es muy importante seguir conociéndonos a nosotros mismos, sin miedos ni reparos en observar lo que hay en nuestro interior. Si aceptamos lo que somos no tendremos necesidad alguna de ocultarlo o negarlo. Piensa que vivir con una máscara puesta es agotador y no crea ninguna relación auténtica con el otro.

Buscar el equilibrio entre lo que uno siente, piensa y hace es todo un logro que hará que nuestras relaciones sean más verdaderas y auténticas; comenzando por la relación que tenemos con nosotros mismos ya que somos nuestros únicos compañeros de vida desde que nacemos hasta que morimos, lo queramos o no.

Alicia Garrido Martín

Psicóloga humanista y habitante de este mundo. Amante de todo lo que ayude a expresar lo que el corazón siente y grita. La música, el dibujo y la escritura son mis vehículos favoritos para satisfacer esta necesidad.

Ver perfil »