7 consejos para mejorar la comunicación no verbal

Eva Maria Rodríguez · 23 octubre, 2015

Desarrollar las habilidades de comunicación te pueden ayudar tanto en tu vida personal como en tu vida profesional. Sin embargo, aunque las habilidades de comunicación verbal, tanto oral como escrita, son importantes, las investigaciones han demostrado que los comportamientos no verbales constituyen una gran parte de nuestra comunicación diaria.

Por lo tanto, mejorar las habilidades de comunicación no verbal te ayudará a mejorar la capacidad de comunicarte de manera efectiva. También te ayudará a interpretar mejor algunas de las señales que envían los demás.

“Lo más importante de la comunicación es escuchar lo que no se dice.”

-Peter Drucker-

Presta atención a las señales no verbales

Observando a los demás te darás cuenta de lo importante que es manejar la comunicación corporal y mejorarás tu propia capacidad de comunicarte. La gente puede comunicarse de muchas formas, por lo que debes prestar atención a su forma de establecer contacto visual, a sus gestos, su postura, sus movimientos e incluso el tono de su voz.

Las señales no verbales ofrecen información más allá de las palabras, y pueden complementar o incluso contradecir lo que se dice verbalmente. Si tienes problemas para darte a entender o entender a los demás, es probable que parte del problema se deba a estas señales no verbales.

Pareja mirándose a los ojos

Busca comportamientos incoherentes

Debes prestar especial atención cuando las palabras  no coincidan con los comportamientos no verbales de los demás. Esto no significa necesariamente que el otro esté mintiendo. Los científicos han demostrado que cuando las palabras fallan para que coincidan con las señales no verbales, la gente tiende a ignorar lo que se ha dicho y se centran en las expresiones tácitas de estados de ánimo, pensamientos y emociones.

Esto te ayudará a ser más coherente con lo que dices y haces y a elaborar estrategias para reforzar tu mensaje o, al menos, a evitar aquellas actitudes que distorsionan aquello que quieres comunicar.

Concéntrate en el tono que empleas cuando hablas

Tu tono de voz puede transmitir una gran cantidad de información. Sin embargo, no siempre nos damos cuenta de hasta qué punto influye, al menos no hasta que es demasiado tarde. A veces, empleamos tonos completamente inadecuados y nos excusamos en que es nuestra forma de hablar. Pero no puedes emplear el mismo tono en todas las situaciones.

Empieza por fijar en cómo tu tono de voz afecta a cómo responden los demás y tratar de usar la voz para enfatizar las ideas que deseas comunicar. Presta especial atención al tono cuando desees mostrar interés por algo o expresar entusiasmo.

Presta atención al contacto visual

La mirada tiene un gran poder de comunicación. De hecho, no mirar a la gente cuando le hablas distorsiona el mensaje, crea tensión, dudas y recelos y, en general, da muy mala impresión. Cuando una persona no te mira a los ojos cuanto te habla para que quiere evadirse, que trata de ocultar algo o que le molesta hablar contigo.

Sin embargo, el exceso de contacto visual puede resultar incómodo o intimidante. El contacto visual no significa mirar fijamente a los ojos de alguien. Para encontrar el punto intermedia, algunos expertos en comunicación recomiendan intervalos de contacto visual que duren de cuatro a cinco segundos.

Mirada profunda de ojos azules

Utiliza señales para hacer la comunicación más efectiva y significativa

La señales pueden hacer que la comunicación resulte más efectiva y significativa. La integración de la comunicación verbal y no verbal son las que transmiten el mensaje final. De hecho, es posible mejorar la comunicación oral mediante el uso de un lenguaje corporal que refuerce y apoye lo que se está diciendo.

Ten en cuenta el contexto

Cuando te comunicas con los demás siempre debes considerar la situación en la que te encuentras y el contexto. Al igual que no todas las situaciones requieren el msimo tipo de lenguaje oral, el tipo de lenguaje corporal y señales no verbales pueden (y deben) cambiar.  Algunas situaciones requieren más conductas que pueden ser interpretadas de manera muy diferente en cualquier otro entorno.

Considerar si tus comportamientos no verbales son apropiados para el contexto te ayudará a encontrar la forma de expresarte corporalmente para hacer la comunicación más eficaz.

Tus señales pueden ser malinterpretadas

Al igual que pasa con las expresiones y las palabras, diferentes gestos pueden tener interpretaciones y connotaciones muy diferentes según la situación o el contexto. Este consejo refuerza el anterior, y hace hincapié en la importancia de considerar dónde, cuándo y para quién se está hablando.

Imagen cortesía de Barbara Lavallee