10 estudios fascinantes sobre la felicidad - LMEM

10 estudios fascinantes sobre la felicidad

Belén Gisbert Vercher 16 Mayo, 2015 en Emociones 0 compartidos

A través de diferentes estudios, ahora podemos saber qué sucede mientras nos encontramos felices como por ejemplo, cómo afecta la felicidad a nuestro código genético, como cambia con la edad o que situaciones pueden proporcionarnos más felicidad.

Para ello, vamos a mostrarte 10 estudios fascinantes sobre la felicidad:

1. La felicidad activa todo el cuerpo

A diferencia de los pensamientos, las emociones no viven en su totalidad en la mente, sino que también están asociados con las sensaciones corporales.

Gracias a un nuevo estudio, por primera vez, ahora tenemos un mapa de las conexiones entre las emociones y sensaciones corporales.

Investigadores finlandeses indujeron diferentes emociones en 701 participantes y luego los pusieron a colorear en un mapa del cuerpo donde sentían que aumentaba o disminuía la actividad.

A continuación, presentamos los mapas corporales para seis emociones básicas.

10 estudios fascinantes sobre la felicidad

El amarillo indica el mayor nivel de actividad, seguido por el rojo. Negro es neutral, mientras que el azul y azul claro indican baja y muy baja actividad, respectivamente.

Es fascinante ver que la felicidad es la única emoción que llena todo el cuerpo con la actividad, incluyendo las piernas, tal vez lo que indica que las personas felices se sienten listas para entrar en acción.

2. La felicidad cambia nuestro código genético

La felicidad no sólo sienta muy bien, sino que también beneficia al cuerpo, hasta llegar a su código de instrucción.

Un estudio reciente examinó el patrón de expresión de los genes, dentro de las células responsables de la lucha contra las enfermedades infecciosas y la defensa del organismo contra los materiales extraños.

Entre las personas que experimentan mayores niveles de ‘hacer el bien’, con la felicidad había una expresión más fuerte de anticuerpos y genes antivirales.

Si bien haciendo el bien y sentirse bien nos hacen sentir felices, también nos beneficia a nivel genético.

 

3. Las personas son más felices cuando se ayudan

¿Cómo ha hecho la gente para ser feliz frente a la pérdida de empleos, ganar menos dinero, el sentido de la desesperación y la falta de control sobre una pesadilla que parece no tener fin?

Una respuesta es: algunos han tirado juntos del carro, es decir, se han ayudado.

Un estudio tasó que las comunidades que tiran juntos (esencialmente haciendo buenas cosas pequeñas de unos a otros, como voluntarios y/o ayudar a un vecino), son más felices.

El capital social tiene un efecto protector: las personas son más felices cuando hacen lo correcto.

4. Actuar como una persona extrovertida, te ayudará

Actuar como un extrovertido (incluso si eres es una persona introvertida), hace que la gente se sienta más feliz, como sugiere una reciente investigación.

Los hallazgos provienen de encuestas de cientos de personas en los EE.UU., Venezuela, Filipinas, China y Japón.

En general, las personas informaron que sentían más emociones positivas en situaciones cotidianas donde actuaron o se sentían más extrovertidas.

A los participantes en el estudio se les dijo que actuaran de una manera extrovertida durante 10 minutos y luego informaran la forma en que los hacía sentir.

Incluso entre los introvertidos (personas que normalmente prefieren las actividades solitarias) que actuaron de una manera extrovertida, se manifestó un impulso de felicidad.

5. La felicidad online es contagiosa 

Las emociones expresadas online (tanto positivas como negativas) son contagiosas, como un nuevo estudio concluye.

Uno de los más grandes estudios de Facebook examinó el contenido emocional de los mil millones de mensajes durante dos años, a través de un software para analizar el contenido emocional.

Resultó que las emociones positivas se propagan con más fuerza, con mensajes positivos siendo más fuertemente contagiosos que lo negativo.

6. El envejecimiento cambia lo que te hace feliz

Con la edad, las personas obtienen más placer de las experiencias cotidianas.

Un estudio reciente preguntó a más de 200 personas entre las edades de 19 y 79 sobre las experiencias felices que habían tenido, tanto ordinarias como extraordinarias.

En todos los grupos de edad en el estudio, la gente encontró placer en todo tipo de experiencias; tanto ordinarias como extraordinarias. Pero fue la gente de más edad, las que lograron extraer más placer de las experiencias relativamente comunes, como pasar tiempo con la familia, la mirada de un ser querido o un paseo por el parque.

Las personas más jóvenes, por su parte, se definen más por experiencias extraordinarias.

7. ¿Por qué las personas materialistas son menos felices?

La razón por la que las personas materialistas son menos felices, es porque dan un enfoque a su felicidad orientado hacia lo que quieren en el futuro, lo que hace más difícil apreciar lo que ya tienen.

Se encuentran orientados hacia el futuro, siendo su sensación de felicidad saciada de manera inmediata, escapándose su presente.

Un estudio reciente encontró que los materialistas también sienten menos gratitud que, a su vez, está asociada con niveles más bajos de satisfacción con la vida.

8. El poder de las relaciones sociales

En un estudio, los resultados se encontraron enfocados a que las fuertes relaciones sociales en la infancia y la adolescencia se asociaron con los adultos más felices, mientras que las relaciones sociales constituidas más tarde, producían un índice menor de satisfacción, en general.

Además, se comprobó que tener muchos logros académicos tampoco está relacionado con niveles superiores de felicidad. Parece que toda la educación en el mundo no necesariamente te enseñará mucho acerca de lo que significa ser feliz, ya sea en el sentido emocional o filosófico.

felicidad relaciones sociales

9. Objetivos que conducen a la felicidad

Sorprendentemente, las personas elijen mal sobre el tipo de objetivos que los harán más felices.

Una nueva investigación sugiere que ciertos objetivos concretos para obtener la felicidad, funcionan mejor que las metas abstractas.

El estudio encontró que los actos realizados en el servicio de un objetivo concreto (hacer sonreír a una persona concreta) proporcionaban más felicidad, que un objetivo abstracto o general (hacer feliz a alguien).

Por lo tanto, ya sabemos que al pensar en formas concretas sobre nuestros objetivos para conseguir la felicidad, podemos minimizar la brecha entre nuestras expectativas y lo que es realmente posible.

10. El placer inesperado de momentos cotidianos

Las experiencias cotidianas mundanas pueden proporcionar alegría inesperada, según una investigación psicológica reciente.

En un estudio, se pidió a 135 estudiantes a crear una cápsula del tiempo en el inicio del verano, que incluyó:

-Una conversación reciente.

-El último evento social al que habían asistido.

-Un extracto de un documento que habían escrito.

-Tres canciones favoritas.

En ese momento, también predijeron cómo se sentirían acerca de estos elementos cuando abrieran la cápsula tres meses después.

A pesar de ser relativamente mundano, los estudiantes estimaron que significativamente no estarían sorprendidos o se sentirían curiosos en el momento de abrir la capsula del tiempo. Sin embargo, llegado ese momento, estaban mucho más ansiosos y felices de lo que creían.

El estudio es un recordatorio sobre cómo tendemos a infravalorar la felicidad que podemos obtener de los acontecimientos cotidianos.

Así que, ¿por qué no hacer un poco de cápsula del tiempo hoy?

Belén Gisbert Vercher

Ver perfil »
Te puede gustar