Cómo mejorar y desarrollar tu concentración al trabajar o estudiar

Cómo mejorar y desarrollar tu concentración al trabajar o estudiar

Claudio Navarro 29 Octubre, 2013 en Curiosidades 0 compartidos

Jiddu Krishnamurti dijo alguna vez que concentración y atención no son lo mismo. He aquí la diferencia: estar concentrado implica que estamos enfocados exclusivamente en algo, excluyendo todo lo demás. La atención, en cambio, incluye todo lo que ocurre a nuestro alrededor, cada detalle, cada cosa que sucede; es decir, nada se nos escapa.

Por lo tanto, si necesitas estar concentrado a fin de estudiar, trabajar o realizar alguna tarea que, por su grado de dificultad, requiera tu máxima concentración o simplemente quieres ejercitarla, aquí encontrarás algunos consejos 100% prácticos que, sin duda, te serán de utilidad:

1. Comienza por establecer prioridades.Cuando comiences tu día, determina lo que harás, cuándo lo harás, qué dejarás de lado para otro momento, qué realizarás primero y qué después. Fija objetivos claros y lo más específicos y realistas posibles. Si es necesario y te resulta más cómodo, toma nota de lo que has decidido.

2. En primer término, elimina todo aquello que pueda distraerte.Apaga el teléfono celular, la televisión, la radio (si es que te molesta) y elige un lugar que te resulte confortable. Si estás en un ambiente donde hay mucho ruido, utiliza tapones auditivos o auriculares para aminorarlos. Si un ruido repentino, cualquiera que éste sea, te distrae momentáneamente, trata de anularlo y vuelve a concentrarte. Por el contrario, algunas personas encuentran que la música los acompaña y los ayuda a concentrarse más. Si ese es tu caso, estudia o haz tu tarea escuchando tu música favorita.

3. Ordena todo el material que vas a utilizar y deja todo al alcance de la mano. Al estudiar puedes utilizar alguna o varias técnicas para fijar conocimientos tales como: subrayado, esquemas conceptuales, notas, resúmenes, resaltar fragmentos de textos importantes con diferentes colores. En fin, utiliza aquella técnica que más se adapte a ti y te resulte de mayor utilidad.

4. Toma un descanso o cambia de materia cada cierto tiempo.Está comprobado que luego de 90 minutos, la concentración se pierde, por lo que, transcurrido ese tiempo, es mejor tomarte un respiro y distraerte; escucha música, come una manzana, toma un té, etc. y luego vuelve a tu lugar de estudio o trabajo.

5. Mantén tu lugar de estudio o trabajo ordenado y limpio. Este detalle, a primera vista tan superficial, es sumamente importante. Trata de tener todo lo necesario a tu alcance y siempre en el mismo lugar, para que lo encuentres con facilidad y no pierdas tiempo innecesariamente.

6. Cuando los trabajos que debes realizar son muy complejos, lo más aconsejable es que lo dividas en partes, de modo de ir cumpliendo con cada una de ellas alternativamente. Esto evitará que te invada la ansiedad y verás que vas cumpliendo con cada paso hasta finalizarlo. También es conveniente que le pongas plazos a dichas etapas. Deben ser realistas para no generar falsas expectativas.

Una vez finalizada una tarea que te ha demandado mucho esfuerzo, prémiate con algo de tu agrado, puede ser un descanso, mirar televisión, tomar un café, conversar por teléfono, o salir a caminar; tú eliges lo que más te plazca.

7. Dormir la cantidad de horas que tu cuerpo necesita.Esto es fundamental, pues el haber descansado bien hará que rindas mejor en caso de tener que estudiar o trabajar.

8.No dejes que te invadan las preocupaciones. Este es otro gran elemento distractor. Puedes utilizar muchas técnicas para deshacerte de ellas (ya sea la meditación, la respiración, la relajación) y afrontar tu estudio o tarea sin que te perturben. Utiliza aquella que te ofrezca mejores resultados.

9. Elige el momento del día en que sientas que eres más productivo, puede ser por la mañana, la tarde o la noche. Esto es muy personal; trata de descubrir en qué horarios se presentan tus mejores momentos.

¿Qué esperas para poner en práctica estos consejos? Como ves, son muy simples, pero al aplicarlos, verás que tu concentración, ya sea en el trabajo o en el estudio, aumenta y, por ende, también tu rendimiento. ¡Éxitos!

Imagen cortesía de University of Central Arkansas

Claudio Navarro

Ver perfil »
Te puede gustar