¿Cómo el orden puede mejorar tu estado de ánimo?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 16 noviembre, 2018
Ana Elisabet Amarilla · 16 noviembre, 2018
Mantener el orden alrededor es fundamental para sentirnos productivos, eficientes y saludables. El orden del ambiente externo, como así también de nuestras ideas, permite que el estado de ánimo mejore sustancialmente.

El orden, con frecuencia, es un seguro de bienestar y tranquilidad, ya que en cuanto a planificación se refiere permite establecer una jerarquía de prioridades que permitan hacer proyecciones coherentes a largo plazo. Mantener siempre el orden, no solo de manera externa, sino sobre todo de manera interna aumenta la probabilidad de encontrar un estado de satisfacción más duradero y real.

La idea de mantener el orden es transcendental a la hora de mejorar el estado de ánimo, por lo tanto, lo ideal es saber cómo llevarlo a cabo, pues no siempre es sencillo lograrlo.

Sin embargo, es importante enfatizar sus ventajas, ya que son muchas y en simples pasos puedes comenzar a disfrutar de ellas en la oficina, en el hogar o bien en cualquier ámbito en donde desees aplicarlo.

Precisamente, Néstor García Iturbe, en su artículo La importancia de mantener el orden, afirma que el orden no solamente debería ser una inversión como individuos, sino también a nivel social.

“En la historia de la humanidad, el orden siempre ha sido considerado como algo de extrema importancia”.

-Néstor García Iturbe-

¿Cómo lograr el orden en la vida cotidiana?

Una de las ventajas que supone el orden es que nos permite liberar recursos mentales que podemos dedicar a cada tarea específica (no tenemos que estar pensando constantemente en qué haremos a continuación), ya que el ambiente se verá mucho más amplio además de confortable. Lo importante es saber tomar las decisiones correctas a la hora de ordenar, ya que se deberá establecer cuáles son los elementos importantes y cuáles no.

Para ello, lo ideal es tener presente si son funcionales con las diferentes tareas que se realizan a diario. A partir de allí, la decisión no será en absoluto difícil.

Mujer ordenando un cajón

De este modo, arrojar al cesto de basura todo lo que es inservible o bien nada funcional es una excelente manera de comenzar a liberar espacio físico y además otorga una sensación de simplicidad que ayudará a la hora de establecer concentración, ya sea para trabajar, para pensar o bien para descansar.

Un ambiente abarrotado de cosas no solamente incita al caos sino también nos impide pensar con claridad. Sin embargo, ver un ambiente minimalista, ordenado y limpio, nos deja espacio para que surjan nuevas ideas, libres de preocupaciones.

En definitiva el caos complica tu vida, ya sea personal o laboral, ya que nada funciona como debería. En el hogar, supone no solamente vivir de un modo incómodo e insalubre sino que además si es sostenido en el tiempo produce malestar a nivel psicológico.

¿Cuáles son las ventajas de vivir en un ambiente ordenado?

El hombre, en la cultura occidental está acostumbrado a ordenar y clasificar, por lo tanto, una diferencia en su modo de percibir el mundo supone un malestar profundo, perjudicando su estado de ánimo.

El estado caótico en todas sus formas y en cualquier orden en la vida es además un disparador de la ansiedad y el estrés. Pensemos, por ejemplo, que necesitamos con urgencia buscar un libro en una biblioteca que cuenta con millones de ejemplares que no están ordenados de ninguna manera o por un criterio que nos puede servir poco, como la edad del autor. ¿Qué pasaría con nuestra ansiedad?

Mujer ordenando armario

De este modo, la limpieza y el orden reducen de manera significativa la ansiedad y además clarifican el pensamiento. Asimismo, el orden es indispensable para una vida saludable, e incluso protegernos frente a ciertas enfermedades más probables cuando nuestro sistema inmunológico está debilitado.

A menudo, cuando se establece el orden dentro del hogar se logran hallar elementos que se consideraban perdidos, pues el desorden los ocultaba. Por lo tanto, lo ideal es establecer un orden a diario, para evitar cualquier clase de contratiempos durante los días laborales, en donde una pérdida puede significar un efecto dominó que se podría haber evitado perfectamente.

Lo recomendable es crear hábitos de higiene y orden desde las primeras etapas de la vida que se puedan proyectar sobre la vida adulta. Ser eficiente, simple y resolutivo es la consecuencia de tener una mente enfocada solamente en aquello que es verdaderamente importante.

En definitiva, establecer un orden de prioridades es, en muchos casos, el primer paso que lleva al éxito, la tranquilidad y la sabiduría de saber distinguir en un mundo caótico, heterogéneo y a veces falaz, qué es lo que realmente importa.