El maltrato a un niño le altera el gen de oxitocina, la hormona de la felicidad

Un reciente mostró que el maltrato a un niño puede derivar en modificaciones en su cerebro. La consecuencia es una menor capacidad para sentir felicidad y relacionarse sanamente con otras personas.
El maltrato a un niño le altera el gen de oxitocina, la hormona de la felicidad
Gema Sánchez Cuevas

Revisado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 01 agosto, 2022

El maltrato a un niño, además de causarle un gran sufrimiento, puede tener consecuencias muy serias en su vida adulta. De hecho, no es una situación que aporte algo positivo a ninguna edad. Sin embargo, en los pequeños es aún más grave, ya que cuentan con muchos menos recursos mentales para defenderse. Los golpes que reciban les harán más daño, produciendo también consecuencias más profundas.

Una investigación publicada en Translational Psychiatry comprobó que el maltrato a un niño altera el gen de la oxitocina. Esta sustancia es conocida como “la hormona de la felicidad” porque interviene de forma positiva en el estado de ánimo y en las buenas relaciones con los demás.

La investigación señaló que el maltrato a un niño cambia la forma de producir esta hormona . A su vez, esto da lugar a una estructura cerebral atípica. Por lo tanto, puede tener efectos a muy largo plazo, incluso de por vida. Dicho de una manera sencilla, esto es un obstáculo para que algunas personas llegue a sentirse bien, alineadas, consigo mismas.

La naturaleza reversible de la metilación del ADN implica que puede ser posible desarrollar métodos para desmetilar la región del gen de la oxitocina. Si podemos demostrar que tales métodos podrían revertir las alteraciones de la función cerebral y los síntomas del trauma en los niños maltratados, podríamos crear terapias totalmente nuevas para mejorar su calidad de vida”.

-Alicia K. Smith-

El gen de oxitocina

Molécula de oxitocina
Molécula de oxitocina

La oxitocina es una hormona que se produce en el hipotálamo. Cumple el papel de modular la parte del sistema nervioso central asociada a comportamientos sociales y sentimentales. También se asocia al placer sexual y las conductas prosociales.

La presencia de la oxitocina  genera sensaciones de agrado y plenitud. Por eso se le conoce popularmente como “la hormona de la felicidad”. Todo indica que contribuye a que confiemos en los demás. Así mismo, está muy presente en el enamoramiento y en los momentos de alegría. También ayuda a inhibir el cortisol, la hormona del estrés.

Hay condiciones en las que se producen modificaciones químicas en el ADN que llevan a activar o desactivar genes específicos. La oxitocina no escapa a estos procesos. Cuando el gen de la oxitocina está menos activo en la producción de esta hormona, se dice que está “metilado”. Un estudio evidenció que si esto ocurre, también hay menos actividad social, menos sentimientos amorosos y escaso sentimiento de felicidad.

El maltrato a un niño y el gen de la oxitocina

La investigación sobre el impacto del maltrato a un niño en el gen de la oxitocina fue dirigida por el doctor Shota Nishitani y la profesora Akemi Tomoda, de la Universidad de Fukui (Japón), y la doctora Alicia K. Smith, de la Universidad de Emory (Estados Unidos). Encontraron una relación entre el maltrato infantil , un cambio en las estructuras cerebrales y la tendencia a sufrir diversos trastornos psicológicos.

En concreto, el estudio verificó que el maltrato a un niño provoca mayores niveles de “metilación” en el gen de la oxitocina. Dicho de manera sencilla, hace que esta hormona esté más inactiva o que se segregue menos. Para llegar a esa conclusión se tomaron muestras de ADN en niños que habían sufrido maltrato y en niños que no.

Al comparar esas muestras, corroboraron que el gen de la oxitocina estaba mucho más metilado, o sea mucho más inactivo, en los niños maltratados. A su vez, esto provocaba cambios en el cerebro, como menor volumen del lóbulo parietal superior izquierdo. Esta zona está asociada a la empatía. También había menos actividad en el “putamen derecho”, una región vinculada con el sistema de recompensa.

Niña triste abrazada a un peluche
El maltrato produce cambios en el cerebro de los niños.

Perspectivas de futuro

En suma, la investigación concluye que el maltrato a un niño incide en su posibilidad para experimentar felicidad y relacionarse sanamente con otras personas a largo plazo. Todo indica que esto tiene efectos más severos si se produce entre los 5 y 8 años. Los malos tratos abordados por el estudio se refieren a abusos físicos y psicológicos, así como a la negligencia y el abandono.

Los autores del estudio se preguntaron si existía algún camino para revertir este terrible efecto. La respuesta fue un rotundo sí. Todo indica que los cambios que se producen durante la adolescencia ofrecen las condiciones adecuadas para normalizar ese estado. En esa etapa se produce una reconfiguración neuronal de las regiones neocorticales del cerebro, lo que ofrecería una oportunidad para recuperar la función normal del gen.

Todavía se debe investigar más al respecto, pero este avance representa un hallazgo muy relevante en ese camino. Es posible que también dé pie para desarrollar medicamentos que permitan lograr el cambio en el gen de la oxitocina, en personas adultas.

Te podría interesar...
8 maneras de aumentar la oxitocina en tu cuerpo
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
8 maneras de aumentar la oxitocina en tu cuerpo

La oxitocina nos ayuda a responder adecuadamente a nuestro entorno social y a situaciones críticas al cambiar sus cantidades en el cerebro.



  • Nishitani, S., Fujisawa, T.X., Hiraoka, D. et al. A multi-modal MRI analysis of brain structure and function in relation to OXT methylation in maltreated children and adolescents. Transl Psychiatry 11, 589 (2021). https://doi.org/10.1038/s41398-021-01714-y.