Taquisensia: el extraño fenómeno del tiempo acelerado

20 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
La taquisensia define un curioso fenómeno en el que la persona percibe cómo de pronto sus movimientos son más apresurados de lo normal. Esa alteración en la percepción puede relacionarse a veces con las migrañas.

La taquisensia es un fenómeno poco conocido. Sin embargo, lo curioso es que cada vez que se habla de él, mucha gente suele identificarse con sus características. Se trata de un estado en el que la persona tiene la sensación repentina de que todo se acelera.

Puede estar caminando o revisando el correo en su móvil u ordenador y casi, sin saber cómo, nota que todo va más deprisa de lo normal. Aturdimiento, desubicación, mareos… En la actualidad, aún no se tiene claro por qué puede aparecer esta situación, pero se sospecha que los desencadenantes pueden ser neurológicos.

A menudo, se suele asociar la taquisensia con el sindrome de Alicia en el país de las maravillas. Esta última condición define un cuadro clínico no muy común en el que aparecen breves episodios en los que las imágenes se distorsionan, parecen más grandes, más lejanas, etc.

Conozcamos un poco más sobre esta condición.

Reloj

¿Qué es la taquisensia?

No es una sensación agradable. Quienes han sufrido algún episodio de taquisensia perciben en primer lugar algo inusual que asusta y contradice. Estar caminando y sentir que todo va mucho más deprisa. Cruzar las piernas y tener la sensación de que este mismo movimiento se repite no una, sino varias veces. ¿Una alucinación tal vez? Es más complejo de lo que pueda parecer.

Hay un libro muy interesante titulado The clock mirage de Joseph Mazur, un profesor emérito de matemáticas. En este trabajo nos explica que las células tienen una conciencia temporal. El cerebro dispone incluso de “un reloj interno” que se rige en base a los ritmos circadianos. Más aún, emociones como el miedo ralentizan el tiempo y factores como la fiebre lo pueden acelerar.

Hay factores biológicos que podrían mediar por tanto ante este fenómeno. Así, y aunque es cierto que a día de hoy aún encontramos muy poca información al respecto sobre este fenómeno, son muchas las personas que lo han experimentado. La taquisensia es, básicamente, una alteración en la que se percibe cómo los propios movimientos se aceleran y cuyo origen podría ser neurológico.

¿Qué síntomas presenta?

Las personas que padecen o han padecido taquisensia en algún momento describen unas características comunes. Por la poca literatura disponible, y que ahora analizaremos al intentar comprender las causas, sabemos que viene describiéndose desde hace 50 años. Veamos ahora qué síntomas suele presentar:

Aceleración de entre 1,5 y 3 veces frente a la velocidad real del movimiento

No importa la actividad que estemos realizando. Hay músicos que explican cómo, de pronto, tienen la sensación de estar tocando la guitarra, el piano o el violín de manera acelerada cuando en realidad no es así. Quien está escribiendo, por ejemplo, ve cómo su mano adquiere de pronto una velocidad inusitada.

La percepción del movimiento se altera y se adelanta de manera imprevista desconcertando a la persona. Esa aceleración estaría en la horquilla del 1,5 o 3 puntos superior a la velocidad normal.

Duración de entre 5 y 10 minutos

La taquinesia no tiene una duración precisamente corta. Por término medio, estas alteraciones perceptivas duran entre 5 y 10 minutos, tiempo durante el que las personas no saben lo que está sucediendo. Estos fenómenos pueden aparecer unas 5 veces en un año.

La taquisensia y escuchar sonidos o incluso voces durante ese trance

En algunos pacientes, la taquisensia cursa también con escuchar sonidos o voces repentinas. Sabemos que las alucinaciones auditivas constituyen una característica de ciertos trastornos mentales. Ahora bien, en algunos casos este signo no se relaciona únicamente con síntomas psicóticos.

Sabemos que estos fenómenos pueden aparecer en las alucinaciones hipnagógicas e hipnopómpicas, es decir, en ese estado intermedio entre el sueño y la vigilia. Asimismo, las personas con un trastorno de estrés postraumático pueden experimentar esta realidad, como consecuencia de un estado de extrema excitación y nerviosismo. La fiebre, también es otra causa.

Mujer despierta en la cama sufriendo taquinesia

¿Cuál es la causa de esa percepción de aceleramiento?

A pesar de que como hemos señalado, no hay excesiva documentación científica que describa de manera concreta que es la taquisensia, sí podemos encontrar esta característica asociada a determinadas condiciones. Es decir, sería el efecto de alguna enfermedad, condición neurológica o particularidad puntual.

Migrañas y taquisensia

La Universidad de Dalhousie, en Nueva Escocia, Canadá describe en un estudio una variante de migraña muy particular. Se sabe de un caso descrito en el que un adolescente con migrañas sufría el fenómeno de la aceleración del tiempo. Este estudio es de 1990, sin embargo, no es algo aislado. Esta sensación de movimientos apresurados ha aparecido en personas que sufren este mismo problema.

Síndrome de Alicia en el país de las maravillas

El doctor Mario Shammas, de la Universidad de Chicago describe en una investigación muy reciente, una posible variedad del síndrome de Alicia en el país de las maravillas, en el que surgen todas las características de la taquisensia.

En este trabajo se explica cómo el análisis de un grupo de personas con esta variedad, evidenciaba percepción de los movimientos corporales acelerados y también alteraciones auditivas. Ahora bien, no está claro al 100 % que pueda deberse a esa alteración neurológica asociada al síndrome de Alicia. En ocasiones, la taquisensia aparecía en personas con migraña y con alta ansiedad.

Aumento de la temperatura corporal

Fue en la década de 1930, cuando el neurocientífico Hudson Hoagland descubrió que algunas personas que experimentan fiebre o una temperatura corporal sufrían alteraciones en la percepción del tiempo.

Esta podría ser por tanto otra hipótesis. Una con la que sospechar que, tal vez, la fiebre acelera el reloj biológico interno, ese que nos permite percibir el paso del tiempo asociado a los movimientos. En ocasiones, una temperatura corporal elevada podría ocasionar este fenómeno.

No obstante, y para concluir, lo que es cierto es que aún no sabemos todo sobre la taquisensia. Es un fenómeno que más allá del sobresalto, no cursa con alteraciones limitantes ni con enfermedades graves. Son como pequeños fallos en el cerebro, leves e inusuales cortocircuitos, que nos dejan en una dimensión extraña en la que el tiempo discurre alterado.

  • Dooley J, Gordon K, Camfield P. "The Rushes": una variante de la migraña con alucinaciones del tiempo. Pediatría clínica . 1990; 29 (9): 536-538. doi: 10.1177 / 000992289002900912
  • Hudson Hoagland, Pacemakers in Relation to Aspects of Behavior (Nueva York: Macmillan, 1935), 108.
  • Hudson, Hoagland, "El control fisiológico de los juicios de duración: evidencia de un reloj químico", Journal of General Psychology 9 (1933): 267-87.
  • Melanie Rudd, Kathleen D. Vohs y Jennifer Aaker (2012) “El asombro expande la percepción del tiempo de las personas, altera la toma de decisiones y mejora el bienestar”, Psychological Science Vol. 23, número 10: 1130-1136.
  • Shammas, Mario (2020) The Curious Case of the Fast Feelers: A Reflection on Alice in Wonderland Syndrome. PERSPECTIVES IN PEDIATRIC NEUROLOGY| VOLUME 111, P14-16, OCTOBER 01, 2020. DOI:https://doi.org/10.1016/j.pediatrneurol.2020.06.004