Vínculos afectivos, ¿cuál es tu estilo? - La Mente es Maravillosa

Vínculos afectivos, ¿cuál es tu estilo?

Mar Pastor 7 Enero, 2016 en Psicología 0 compartidos
Pareja acariciándose

El ser humano alberga una necesidad biológica orientada a la formación de vínculos afectivos ya que, entre otras funciones, cumplen la de aportar seguridad a nivel psicológico. Así, las relaciones de pareja constituyen, en la edad adulta, uno de los vínculos que proporcionan mayor sensación de protección y equilibrio emocional. Pero, ¿de qué depende la calidad de los vínculos afectivo en la pareja?

Hasta mediados de los años 80, con las investigaciones de Hazan, Shaver y Bradshaw, no se alcanzaron teorías sólidas sobre los estilos afectivos adultos. Los resultados indicaron que los vínculos amorosos vendrían determinados por diferentes estilos de apego, cuyo objetivo es buscar protección y seguridad emocional. Así, la calidad del vínculo de apego dependería de las estrategias que nos fueron útiles en la infancia para lograr esta sensación seguridad con nuestros padres o cuidadores.

Hasta la fecha, se han identificado cuatro estilos de apego que influyen de forma determinante en la dinámica de las relaciones de pareja y los vínculos afectivos que se establecen con el resto de personas: apego seguro, preocupado, huidizo (alejado o temeroso) y desorganizado; ¿te gustaría saber cuál es el tuyo?

Vínculo afectivo de apego seguro

Las personas que establecen un vínculo con su pareja a través del tipo de apego seguro son autónomos en diferentes áreas de su vida y se sienten seguras porque confían en sí mismas y en la respuesta positiva de los demás. Las personas seguras no desconfían de sus “figuras de apego” (padres, amigos, pareja),  cuentan con la certeza de que les ayudarán cuando lo necesiten. Así, las características de los vínculos afectivo de apego seguro fundamentales son:

  • Los recuerdos de los vínculos afectivos de la infancia son en su mayoría positivos
  • Son abiertos, fáciles de conocer, autónomos, con alta autoestima y una imagen positiva de los demás
  • Carecen de problemas interpersonales graves y muestran confianza en los demás
  • Disfrutan de un equilibrio entre las necesidades afectivas y la autonomía personal

Pareja dándose un abrazo

Vínculo afectivo de apego preocupado

El apego preocupado, también denominado ambivalente o dependiente, se caracteriza por sentir inseguridad respecto a la disponibilidad de las figuras de apego, en este caso de la pareja. La persona preocupada desarrolla un estado de ansiedad e ineficacia que le hace sentir que no es suficientemente querida, por lo que constantemente busca la confirmación de que es amada por la otra persona y, al mismo tiempo, sufre temor al posible rechazo o abandono. Así, otras de las peculiaridades de este tipo de vínculos afectivos son:

  • Falta de autoestima que conlleva una actitud dependiente y un deseo desmedido por conseguir la aprobación ajena
  • Alta preocupación en sus relaciones
  • Demandas constantes de atención

Vínculo afectivo de apego huidizo alejado

Las personas con este estilo de apego mantienen relaciones basadas en la distancia afectiva y frialdad emocional. En las personas huidizas alejadas, la aparente autosuficiencia emocional actúa como mecanismo de defensa ante el posible rechazo que pudieran experimentar. Las características de las personas que presentan estos tipos de vínculos afectivos son:

  • Idealización de las relaciones con los padres, donde las únicas experiencias recordadas se basan en el rechazo y la frialdad de sus progenitores
  • Anteponen la valoración de sus logros y niegan la existencia de necesidades afectivas
  • Mantienen alejados a los demás para conservar su coraza y no desequilibrar sus emociones
  • Tienen un modelo mental positivo de sí mismo pero negativo de los demás
  • Se sienten incómodos en la intimidad y consideran las relaciones interpersonales como algo secundario en su vida
  • Pueden mostrar un estado de desapego ante situaciones de separación o pérdida mediante la supresión de sus emociones

Vínculo afectivo de apego huidizo temeroso

Las personas que establecen un vínculo afectivo a través de un tipo de apego huidizo temeroso también funcionan con un modelo mental negativo hacia sí mismos y hacia los demás, falta de asertividad, baja confianza y autoconcepto, además de un potente miedo al rechazo. La diferencia con el tipo huidizo alejado reside en que los temerosos obtienen su fuente de seguridad a través de la aprobación de los demás. Asimismo, cumplen con los siguientes patrones en sus relaciones:

  • Su temor al rechazo les impide iniciar relaciones íntimas, por lo que su red social es mínima
  • Combinan al mismo tiempo dependencia extrema y evitación, por lo que fácilmente se ven afectados por la soledad, frustración y depresión
  • Su comportamiento es pasivo

Hombre sujetando un paraguas amarillo detrás de una mujer mientras llueve

Vínculo afectivo de apego desorganizado

Este estilo de apego tiene su origen en una infancia de maltrato o abusos en la que los cuidadores representaban al mismo tiempo una figura de temor o malestar por lo que los niños no podían recurrir a ellos como fuente de apoyo y/o seguridad. El patrón de sistema de apego desorganizado es el más disfuncional porque las personas buscan cercanía física al mismo tiempo que distancia mental, lo que causa gran desorientación, además de:

  • Condicionar su valía a través de acciones defensivas basadas en una extrema necesidad de agradar y cuidar a otros de forma controladora
  • Incapacidad para valorar las situaciones consideradas amenazantes
  • Estrés y aumento de cortisol

Cambiar el modo de relacionarnos

En este sentido, los estilos de apego inseguro se han instaurado cuando en la infancia, la búsqueda de proximidad no se ha resuelto y se han utilizado otras estrategias para conseguirla. En el adulto, estos sistemas se mantendrían en el tiempo por la resistencia al cambio de los modelos mentales de relación.  Es decir, estas creencias rígidas sobre las relaciones ya conforman la personalidad y el concepto de uno mismo.

Asimismo, los patrones de relación se automatizan, activando la conducta repetitiva de forma inconsciente y filtrando todos los indicios que no los sustentan. Una solución consistiría en ser consciente de cuál de estos modelos de relación o vínculos afectivos se está fomentando para poder revisarlo y valorar si sigue siendo válido para nuestro bienestar.

Es muy importante practicar la flexibilidad mental y fortalecer la confianza en uno mismo y los demás, además de admitir la posibilidad de relacionarse con la pareja de una manera más segura, relajada y placentera.

Mar Pastor

Mar Pastor es escritora y guionista, licenciada en Comunicación Audiovisual. Se formó en las materias "Personalidad y estrés" y "Vínculos afectivos" en la facultad de Psicología de la UV y es autora del libro de relatos Amantes volátiles (Amazon).

Ver perfil »
Te puede gustar