Tratamiento de la eyaculación precoz

El tratamiento de la eyaculación precoz puede abordarse desde la psicología, la farmacología o ambas. Será importante, primero de todo, descartar causas orgánicas del trastorno para posteriormente iniciar la intervención.
Tratamiento de la eyaculación precoz
Laura Ruiz Mitjana

Escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana el 23 Mayo, 2021.

Última actualización: 23 Mayo, 2021

La eyaculación precoz implica que la eyaculación producida durante la actividad sexual se produzca antes de que el varón lo desee. Es un problema que puede abordarse desde la psicología y la farmacoterapia. Numerosos estudios a lo largo de la historia han destacado una serie de tratamientos para la eyaculación precoz.

En este artículo hablaremos de cómo tratar esta problemática que, según el DSM-5, afecta entre el 20-30 % de los hombres de entre 18 y 70 años. En primer lugar, definiremos el concepto de eyaculación precoz para después dar paso a hablar de cuáles son los tratamientos más destacados.

¿Qué es la eyaculación precoz?

La eyaculación precoz o eyaculación prematura es la disfunción sexual más frecuente en los varones. Así lo afirma un estudio de Peralman (2006), quien afirma que afecta al 16-23 % de los hombres.

El DSM-5 la define como un ‘patrón persistente o recurrente en que la eyaculación producida durante la actividad sexual en pareja sucede aproximadamente en el minuto siguiente a la penetración vaginal y antes de que lo desee el individuo‘.

Según un estudio de Fernández (2014), es un trastorno que está infradiagnosticado en Atención Primaria por diferentes razones. Su prevalencia aumenta con la edad.

Hombre pensando en problemas de eyaculación precoz

Tratamiento de la eyaculación precoz

¿Qué tratamiento de la eyaculación precoz se emplea para esta disfunción sexual? Según la Guía de tratamientos psicológicos eficaces de Marino Pérez (2010), los tres tratamientos más validados (y eficaces) para ella son:

  • La técnica de parada y arranque.
  • La técnica de compresión y apretón basilar.
  • La farmacoterapia.

Abordar la causa subyacente

Más allá de ellas, se debe remarcar la importancia de valorar cada caso en concreto, a través de una entrevista clínica exhaustiva y de los cuestionarios sobre disfunciones sexuales pertinentes, a fin de averiguar las causas del trastorno y empezar a trabajar en ellas.

Esto lo remarcamos porque las técnicas mencionadas, aunque se han demostrado efectivas, van a tratar los síntomas del trastorno. Por ello, cuando la causa tenga que ver con un tema psicológico (ansiedad, depresión, insatisfacción en la relación de pareja…), deberá abordarse con las técnicas psicológicas correspondientes.

Dicho esto, ¿en qué consisten cada una de las técnicas mencionadas? ¿Cómo funcionan?

1. Técnica de parada y arranque de Semans (1956)

La técnica de parada y arranque de Semans (1956) se basa en el concepto de tomar conciencia del “punto de inevitabilidad eyaculatoria” del varón. Es decir, aquel instante del proceso de excitación de la respuesta sexual masculina tras el que se eyacula sin remedio o control.

A través de esta técnica, el varón va siendo capaz de alargar cada vez más el coito porque va reconociendo, de forma cada vez más efectiva, la clase de sensaciones genitales y extragenitales (en otras zonas del cuerpo) que preceden a dicho punto.

Así, aprende a evitar llegar al nivel de excitación en el que la eyaculación se produce de forma inevitable y prematura. Es decir, en contra de su voluntad.

2. Técnicas de compresión y apretón basilar de Masters y Johnson (1970)

Otro tratamiento de la eyaculación precoz es el que se encuadra dentro de las técnicas de compresión y apretón basilar de Masters y Johnson (1970). En la técnica de compresión, la mujer (u hombre, pareja sexual, etc.) estimula al varón hasta que este consiga la erección completa. También hasta que consiga una mínima sensación premonitoria de eyaculación.

En este momento, la pareja sexual ejercerá una leve presión con su mano en el pene. De esta forma, la respuesta del varón será la pérdida inmediata de la urgencia de eyacular y de parte de la erección. Este ciclo de estimulación y “compresión” se irá repitiendo sucesivamente. La finalidad es que el tiempo de erección sin eyacular vaya aumentando progresivamente.

En la segunda fase (o segundo ejercicio) de la técnica la estimulación será intravaginal en el caso de una pareja sexual heterosexual, sin cambiar la técnica de compresión manual ante la urgencia eyaculatoria. Finalmente, el lapso conseguido entre la erección y la eyaculación será suficiente para que la pareja pueda conseguir el orgasmo.

Pareja en la cama

3. Tratamientos farmacológicos

El tratamiento de la eyaculación precoz en la actualidad, a nivel farmacológico, es el que se basa en la administración de fármacos antidepresivos. Se emplea sobre todo la fluoxetina (antidepresivo ISRS) y la clomipramina (antidepresivo tricíclico).

Cuando no exista una causa orgánica que explique el trastorno, el primer tratamiento de elección suele ser la terapia psicológica. En este sentido, el tratamiento farmacológico suele emplearse en varones en los que han fracasado los procedimientos habituales de la terapia sexual.

Estos son, hasta la fecha, los tratamientos de la eyaculación precoz más validados y eficaces; como vemos, están muy centrados en el síntoma. Sin embargo, siempre será importante valorar las causas del trastorno, conocerlas y trabajar en ellas.

Tal y como afirma un estudio de Sarquella et al. (2014), entre las causas más frecuentes de esta disfunción encontramos: la ansiedad, las presiones religiosas, la baja autoestima, el temor a engendrar o fecundar, síntomas depresivos, insatisfacción en la relación de pareja o ausencia de erotismo. Por todo ello, en cualquier caso, será imprescindible un abordaje multidisciplinar del problema por parte de profesionales especializados.

Te podría interesar...
Disfunción eréctil: síntomas, causas y tratamientos
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Disfunción eréctil: síntomas, causas y tratamientos

La disfunción eréctil es la incapacidad persistente de alcanzar y mantener una erección suficiente para permitir un desempeño sexual satisfactorio.



  • American Psychiatric Association –APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Panamericana.
  • Ferández, D. (2014). La eyaculación precoz. Actualización del tema. Rev Clin Med Fam, 7(1): 45-51.
  • Perelman MA. A new combination treatment for premature ejaculation: a sex therapist's perspective. J Sex Med. 2006;3(6):1004-12.
  • Pérez, M., Fernández, J.R., Fernández, C. y Amigo, I. (2010). Guía de tratamientos psicológicos eficaces I y II. Madrid: Pirámide.
  • Sarquella.J, Vilches.R, Palma.C (2014) Trastornos de la eyaculación. RMCLC, 25(1): DOI: 10.1016/S0716-8640(14)70019-7