Fátima Servián Franco

Jaén, España 211 artículos publicados
Psicóloga General Sanitaria. Número de colegiada: AO - 10682. Máster Universitario de Psicología en Intervención en ámbitos clínicos y de la salud. Doctoranda en Psicología. Profesora colaboradora en la Universidad Internacional de Valencia y directora del centro de psicología Renacer.

Últimos artículos por Fátima Servián Franco
¿Por qué a veces culpamos a la víctima?

Ante la sentencia del juicio contra “la manada” muchas personas se preguntan, ¿por qué en algunas ocasiones culpamos a la víctima o le atribuimos una parte de responsabilidad? Este tipo de atribuciones son más frecuentes cuando compartimos alguna característica con el…

¿Cómo recuperar el ánimo?

Hay días en que despertamos con buen humor, en los que tenemos más energía para afrontar el día a día, más ganas de reírnos y más ganas de comernos el mundo. Podemos pensar que esto sucede porque sí, sin más,…

7 señales para detectar un matrimonio tóxico

Un matrimonio se convierte en tóxico cuando al menos uno de los miembros de la pareja sufre más de lo que es feliz. Se instala el malestar como rutina y es imposible una conexión emocional sana. La línea entre un matrimonio tóxico…

Comprométete contigo, no te olvides

Los excesos de compromisos a los que estamos expuestos, tanto en el ámbito sociolaboral como en el familiar, nos llevan a terminar las semanas exhaustos, y lo más preocupante, sin tiempo para nosotros, sin segundos para relajarnos y descansar, para…

La insatisfacción del perfeccionismo

Las personas perfeccionistas buscan sin descanso el éxito, aunque nada les parece suficiente. Casi todo les produce insatisfacción porque su nivel de exigencia es excesivo e incluso, ilusorio, ya que piensan que siempre pueden hacerlo mejor. De ahí que no cumplir…

Donde hay voluntad, hay un camino

Antes de recorrer nuestro camino, nosotros éramos el camino. El compendio de todos los valores, esfuerzos, objetivos y sueños. De modo que si hay un árbol que plantar, plantémoslo; si hay un error que enmendar, enmendémoslo y si hay un esfuerzo…

Más contenido de La Mente es Maravillosa