The Good Place: la serie que nos enseña a aceptar lo inevitable

04 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Fátima Servián Franco
Muchos filósofos han sugerido que la muerte, aunque nos aterre, ayuda a dar sentido a nuestras vidas. Para darnos una vuelta por este complicado terreno utilizaremos una de las series de moda: The Good Place.

Vivir y morir son el anverso y el reverso de la existencia humana. Pero, ¿por qué cuesta tanto aceptar ese reverso? ¿Cómo podemos aceptar lo inevitable? Cada cultura afronta esta disyuntiva de manera distinta; por ejemplo, en la tradición budista se vive y muere a la vez, es una sola experiencia. En otras sociedades, la muerte se ha convertido en un tabú.

¿Hay algo más inevitable que la muerte? Lejos de sentirnos derrotados, podríamos desarrollar más recursos y habilidades para superar las situaciones inherentes de la vida. Comprender la muerte no significa que tengamos que evitar nuestro duelo, sino familiarizarnos con un hecho tan natural como la vida.

Bertrand Williams, fue un filósofo de la moral considerado por The Times “el filósofo de la moral más importante y brillante de su tiempo”, propuso que si fuéramos inmortales perderíamos toda capacidad de sorpresa. Parece que todo es más satisfactorio cuando hay un final.

“La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene”.

-Jorge Luis Borges-

Hombre caminando hacia la luz

¿Que nos dice la filosofía de aceptar lo inevitable?

¿Qué podemos saber de la muerte? Nada o casi nada, como mucho eufemismos y perífrasis, tal vez metáforas y alegorías. Sin embargo, toda filosofía consciente de su finitud debe rumiar ese asunto que nos angustia y que nos enfrenta con el umbral de lo impensable.

Tendemos a pensar que la muerte está al final, pero no percibimos que morimos cada día. Ramón Andrés, ensayista y poeta español, decía que la muerte está en el centro porque nos puede dar un sentido y unos acicates para vivir. Trascender de nuestra visión en vida, para aceptar la muerte, parece un tema reservado a la cultura oriental.

Quizás, lo que sabemos de lo inevitable de la muerte es el valor que le da a la vida. ¿Qué nos espera tras la muerte? Esta sigue siendo la pregunta que nadie ha podido contestar, puede ser porque esta pregunta, en vida, esté mal formulada. Aceptar lo inevitable sigue siendo una de las tareas pendientes de la humanidad.

La idea de la filosofía ante la muerte tiene múltiples concepciones. Nacimos para morir, pero cómo moriremos y cuándo son preguntas fáciles de hacer, pero imposibles de responder.

Cada paso que tomamos en vida nos lleva a un camino que nos acerca a la muerte. ¿Nosotros elegimos la vereda al inminente fin o inicio? Estas preguntas intrigan a filósofos, quienes han debatido sobre todo el significado de la vida y la muerte. Pues como dijo Séneca, nada es tan cierto como la muerte.

La vida y la muerte pueden asemejarse a una ola. Las olas nacen, se forman, crecen y al llegar a la orilla el agua se desvanece y vuelve al mar.

La paradoja de la autoconciencia de la muerte como sentido de la vida

En la serie The Good Place utilizan una teoría filosófica distinta en cada episodio para mostrar cuestiones morales esenciales en nuestra vida, aunque en la serie los protagonistas están muertos. Esta serie nos acerca a una de las preguntas que más se ha hecho en la historia de la humanidad: ¿Qué encontraremos en el más allá? 

Podemos imaginar un lugar donde se pueden escribir todos los deseos que se nos ocurran para la eternidad. Pero, ¿qué ocurriría si contáramos con estos límites tan amplios? En la serie, The good place, si plantean estos escenarios dando como resultado un nihilismo poco satisfactorio.

La realidad, en la serie, es que las grandes mentes del universo llevan siglos sintiéndose aburridas, perdiendo conocimientos, sin motivación para hacer nada más que beber cócteles… El final de la serie, sin desvelarlo, es una canto de reconciliación con la vida y la muerte.

La mortalidad da sentido a la vida y la moral ayuda a orientar ese sentido, además de hacernos pensar en qué rol jugamos en el mundo y cómo nuestras acciones afectan a quienes nos rodean.

Pero, ¿cómo afrontar lo inevitable? Esta es una pregunta imperativa e ineludible, porque todos en varios momentos de nuestra vida la contestaremos, de una forma u otra, y habrá tantas respuestas como personas afrontando lo inevitable.

“La autoconciencia de la muerte da sentido a la vida”.

-Aurelio Arteta Aísa-

Abt, A. C. (2006, August). El hombre ante la Muerte: Una mirada antropológica. In Segundas Jornadas de Psicooncología XII Congreso Argentino de Cancerológia (pp. 11-12). Jankélévitch, V., & Arranz, M. (2002). La muerte. Valencia: Pre-textos. Morandín-Ahuerma, F. (2019). Trolleyology:¿ De quién es el dilema del tranvía?. Vox Juris38(1), 203-210. https://plato.stanford.edu/entries/death/#ImmMis