Ansiedad en la generación milenial

15 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez
Los trastornos de ansiedad y estrés son abundantes en la generación milenial y no es casualidad. Aquí te contamos por qué.

Los mileniales son esa generación tan polémica en la que tan pronto oímos decir que están enganchados a las redes como que tienen más problemas vitales que sus padres. Sin embargo, lo que los datos nos dicen es que la ansiedad en la generación milenial es la más alta en la historia. ¿Nunca te has preguntado el porqué de todos estos datos contradictorios?

Cronológicamente hablando, milenial es todo aquel nacido entre 1981 y 1993. En estas fechas se ubican determinados procesos e hitos en la historia que marcaron profundamente a toda esta generación. A continuación te explicamos cómo.

El contexto sociocultural de los milenials

En España, el periodo transcurrido entre el 81 y el 93, así como sus años posteriores, fue la cuna del gran cambio tecnológico y social que ha dado lugar al mundo que conocemos actualmente. Los que nacieron en este punto crecieron con la llegada de Internet a muchas casas, pero no solo eso: la sociedad, en pleno auge económico, ignoraba que se encaminaba hacia la crisis económica del 2008.

Por otro lado, la educación sexual en los colegios se convirtió en el motor de una cultura de la sexualidad sana, ligada a su vez a una apertura mental que apostaba por la acogida de colectivos que hasta ese momento habían estado muy marcados por los estereotipos y estigmas sociales. Una evolución social y económica que sufre un terremoto con la crisis económica del 2008. ¿Cómo se relaciona todo esto con los trastornos de ansiedad?

Milenial con ansiedad

Los factores de aparición de ansiedad en la generación milenial

La ansiedad, como estado mental -que no como síntoma-, se caracteriza por la preocupación o nerviosismo ante eventos que aún no han sucedido. Cuando esta preocupación alcanza cotas muy altas y se mantiene en el tiempo más allá de lo saludable, podemos estar hablando de un trastorno de ansiedad. Normalmente, los factores internos y externos que provocan esta ansiedad son simultáneos e interaccionan entre sí.

Algunos psicólogos sociales, como Victoria Docu, nos dan varias razones por las que la ansiedad en la generación milenial es tan habitual. Aquí tienes algunas:

Las altas expectativas puestas en ellos con la crisis de 2008 a mitad de camino

La sensación de dinamismo y progreso en la infancia temprana de esta generación situó las expectativas muy altas: dar continuidad a un desarrollo exponencial en casi todos los niveles. Una prosperidad que les daba margen para que se formaran y prepararan, sin las prisas por acceder al mercado laboral de las generaciones anteriores.

Sin embargo, la contracción del mercado desdibujó el optimismo, cerró empresas y terminó con muchas iniciativas, incluso antes de que estas se llegaran a materializar. De “podrás conseguir lo que quieras” a tendrás que “conformarte con lo que haya”, si es que hay algo. Un caldo de cultivo para la frustración crónica y la ansiedad.

Nacidos en un entorno de sobreprotección, han tenido que adaptarse a una época de cambio constante

La generación anterior vivió en un mundo donde los recursos escaseaban y las oportunidades eran limitadas. Esto dio lugar a un estilo de crianza sobreprotector, donde además se contaba con recursos para invertir en tener un “hijo trofeo”.

Sin embargo, cuando la sociedad y la economía empezaron a cambiar a gran velocidad, la incertidumbre sobre los nuevos retos que habría que afrontar se convirtió en una de las principales causas de ansiedad.

El desarrollo psicosocial hacia el individualismo

La sociedad de consumo y el nacimiento de las redes sociales ha dotado a los mileniales de un sentido del yo basado en la individualidad y alimentado por el refuerzo de la aprobación pública que suponen las segundas. Aunque posteriormente se advirtió acerca de los engaños de la vida virtual, muchos mileniales generaron cierta dependencia a la aprobación.

Circunstancias vitales incompatibles con el bienestar psicológico

A muchos mileniales les cuesta encontrar casa o trabajo bien remunerado, retrasando la maduración psicosocial en ciertos ámbitos -como desenvolverse en la vida adulta sin la ayuda de los padres-.

La edad media de emancipación se ha retrasado considerablemente, con la frustración y la sensación de estancamiento que esto provoca en algunas personas.

Malos hábitos de vida

El abuso de la cafeína o mala higiene del sueño, así como la excesiva atención a dispositivos móviles, entre otros, son costumbres propias de esta generación que predisponen a un estado mental compatible con la ansiedad. Los estudios que relacionan el consumo de cafeína y otras sustancias con la ansiedad han encontrado una relación directa entre ambas.

Jóvenes con móvil

Cambio en los modelos de familia

El modelo de familia tradicional, de dos progenitores de diferente sexo más hijos, se vio afectada por los cambios políticos y sociales que vivió la generación anterior.

Los milenial tuvieron que adaptarse a divorcios, familias uniparentales o a las resistencia que ofreció la sociedad al aceptar a las parejas no heterosexuales en el rol de padres; hasta entonces modelos impensables, en ausencia de los recursos psicosociales de los que disponemos ahora.

La esperanza no se pierde

Sin embargo, no todo lo que rodea a esta generación tiene que ver con ansiedad y problemas. A los millennials se los considera como una de las generaciones con una capacidad mayor para adaptarse al cambio, encontrando por sí mismos la forma de transmitir su mentalidad abierta y tolerancia a los que les siguen y preceden.

De hecho, estas nuevas generaciones se caracterizan por la superación del estigma de los trastornos psicológicos y por la creación de ambientes seguros para todos aquellos que sufran de enfermedades mentales. Por eso, a pesar de que la ansiedad en la generación Millennial es un problema que aún está por subsanar, los recursos que han nacido de ello han sentado una base sólida para la buena gestión de la salud mental.

Grau Peñas, A., Lozano Bañón, A. J., & Manchón López, J. (2010). Efectos de la abstinencia de cafeína en jóvenes consumidores habituales de bebidas energéticas. Revista de Fundamentos de Psicología2, 45-54. https://revistafundamentospsicologia.umh.es/files/2010/08/revista_final_2010.pdf#page=45