Biohacking, la biología DIY

27 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Girod de la Malla
¿Sabes que es el biohacking? No te dejes engañar por su nombre, es una forma de vida más común de lo que puede anunciar su nombre. Aquí te contamos en que consiste. Y tú, ¿practicas ya el biohacking?

En una época en la que el culto al cuerpo ocupa, por término medio, un lugar alto en nuestra escala de prioridades, el biohacking ha llegado pisando fuerte para ir un poco más allá. Este movimiento tiene como objetivo principal optimizar el cuerpo, la mente y -en definitiva- la vida de las personas.

Pero, ¿en qué consiste exactamente el biohacking? ¿Biohacker se nace o se hace? ¿Puede serlo cualquiera? ¿Qué hacer para ser un biohacker? Aunque suene futurista, en realidad, un biohacker es cualquier persona que se preocupa y hace todo lo posible por mantener, mejorar y optimizar su salud y que para ello está dispuesto a probar métodos y técnicas innovadoras. Aunque, como veremos, esto puede irse un poco “de madre”.  Vamos a conocer un poco mejor esta corriente.

Los biohackers tienen como objetivo controlar cuerpo y mente para mantener y mejorar su salud.

Hombre con chips en el interior para representar el biohacking

¿En qué consiste exactamente el biohacking?

El biohacking se puede entender desde dos perspectivas. La primera, como un estilo de vida, un movimiento, que pretende hacer la ciencia más accesible. Desde esta perspectiva, se considera biohacker a toda persona que ofrece a la gente “de a pie” recursos que le permitan acercarse a las instituciones científicas y a herramientas y técnicas que les permitan modificarse tanto a sí mismos como a su entorno.

En este sentido, el biohacking consiste en la gestión de la propia biología y la fisiología mediante técnicas médicas, nutricionales y electrónicas. Esto requiere que las personas sean curiosas y mantengan una mente abierta en lo que se refiere a nuevas corrientes de tratamiento, técnicas y herramientas, etc.

Otra perspectiva, mucho más radical, es la que considera que el biohacking es una ciencia que nace del transhumanismo. Este movimiento tiene como objetivo la transformación de la condición humana mediante el desarrollo de tecnologías que mejoren las capacidades humanas a diferentes niveles.

¿Cómo iniciarse en el biohacking? ¿Puede cualquiera ser biohacker?

Como dice Dave Asprey, el padre del biohacking, una buena forma de empezar es mediante una pequeña modificación en la dieta, reduciendo la cantidad de carbohidratos y azúcares que ingerimos, y aumentando la cantidad de vitaminas y agua. Segun Asprey, si nuestro cuerpo y nuestro cerebro son capaces de aguantar esto, estarán listos para empezar con el biohacking.

Para seguir, un paso fundamental es investigar, experimentar (sin correr riesgos) y estar constantemente informado. Debemos atender al cuerpo, a las señales que nos envía y a los síntomas, para buscar las posibles causas de los mismos. En base a estos, se deben establecer unos objetivos y trabajar en esa dirección. No tiene por qué implicar una mejora a nivel físico, sino que también pueden ir en dirección a mejorar a nivel cognitivo.

Una buena forma de observar y seguir los progresos es realizar un diario de control de los síntomas, de los métodos llevados a cabo y de cualquier cambio, bueno o malo, resultado de los mismos.

Alimentación

Los biohackers siguen una alimentación muy saludable, con alta densidad nutricional y con un aporte calórico adecuado. Priman los alimentos brutos, naturales y ecológicos, evitando en la medida de lo posible el consumo de alimentos industriales o ultraprocesados (incluido el azúcar).

La alimentación está basada en una gran cantidad de verduras de hoja verde, junto con una gran cantidad de grasas saludables y una proporción moderada de proteína de origen animal, con un bajo contenido en hidratos de carbono. Se suele recomendar una dieta paleolítica o cetogénica con periodos de ayuno intermitente.

Descanso y relajación

Mantener unos buenos hábitos adecuados y una correcta higiene de sueño es básico para el buen funcionamiento del cuerpo y del cerebro. La gestión correcta de los ritmos circadianos es esencial para una buena salud: es importante exponerse a la luz natural desde que sale el sol y durante el día, para posteriormente ir reduciendo la cantidad de luz que recibimos a partir de las 5 de la tarde.

Esta diferencia de luz-oscuridad es la que va a permitir que el nivel de energía durante el día sea el adecuado pero no nos perturbe a las horas de sueño.

Además, los biohackers practican la relajación, tanto mediante ejercicios de respiración, como a través de actividades como la meditación y el yoga.

Ejercicio

El ejercicio, mantener el cuerpo activo y en movimiento es una de las formas más sencillas de optimizar el funcionamiento del organismo y la salud.

Los biohackers abogan por una combinación entre ejercicio de bajo impacto (como nadar o caminar), con ejercicios más intensos, de alto impacto, que permitan además de poner a tono nuestros músculos, movilizar al corazón. Por ser una excelente combinación de ambos tipos de ejercicio, los biohackers son amantes del entrenamiento funcional.

Frío sí. Sol, también

La vitamina D es un de las más importantes para el organismo. De ella dependen, por ejemplo, la producción de endorfinas y serotonina o la correcta absorción de calcio. Por ello, debemos garantizar nuestro aporte diario, siempre que sea posible mediante pequeños baños de sol de unos 10 o 15 minutos al día, sin protector solar. Al no estar protegidos por el protector solar, no es recomendable superar el tiempo recomendado.

Por otra parte, el frío, aunque puede resultar molesto, es clave para mejorar la circulación y para reforzar y proteger el sistema inmunitario. Por ello, sería bueno poder, si no ducharte con agua fresca, acabar las duchas con un buen chorro de agua fría que ponga a tu cuerpo “a circular”. 

Si quieres añadir un plus, puedes realizar baños de contraste. No solo son beneficiosos para el organismo, es que, además, ¡la sensación es increíble!

Mantén los pies en la tierra: el grounding

Para poder beneficiarte de las ondas magnéticas beneficiosas de la tierra, los biohackers recomiendan realizar muchas actividades al aire libre e incluir, si es posible, actividades que impliquen la manipulación de la tierra (como la jardinería o la horticultura).

Además, son grandes defensores de los beneficios que tiene para el organismo andar descalzo, lo que, a más de uno, seguro que pone de buen humor.

Persona andando descalza por césped

Conclusiones sobre el biohacking

En general, los biohackers tienen como objetivo llevar una vida lo más natural posible desde el punto de vista fisiológico, que sea respetuosa con nuestra evolución natural. Lo cual parece ser más que beneficioso.

Sin embargo, la segunda corriente de la que hemos hablado debería tener bien clarificados los límites de hasta dónde se puede modificar un cuerpo humano, y debería tener una regulación cuyo objetivo sea el control y la minimización de los posibles daños de derivados de esta práctica.

Ahora que conoces más sobre el biohacking, igual te has sorprendido… ¿Eras o eres biohacker y no lo sabías?