Cambiar de trabajo a los 40: ¿cómo hacerlo?

La edad es, en muchas de sus caras, altura. Cuantos más años cumplimos, más vértigo nos dan ciertos cambios, como cambiar de empleo. Por ello, hoy queremos hablar del desafío de hacerlo a los 40.
Cambiar de trabajo a los 40: ¿cómo hacerlo?
Ebiezer López

Escrito y verificado por el psicólogo Ebiezer López.

Última actualización: 04 agosto, 2022

Cambiar de trabajo a los 40 años puede producir un vértigo mayor que estar al borde del acantilado más alto y escarpado que hayamos visitado. Sin embargo, son muchas las personas que han logrado, incluso, reinventar su carrera profesional a esta edad.

Una de las claves está en hacerlo de forma estratégica, teniendo en cuenta ciertos factores o variables esenciales para este cambio. En este artículo hablaremos de algunas estrategias útiles para aquellos que quieren o no tienen más remedio que iniciar esta aventura.

En este sentido, buscar un nuevo empleo puede ser uno de esos cambios que nos produzca verdadero temor -vamos a salir de un terreno en el que nos sentíamos más o menos seguros a otro en el que la incertidumbre puede ser mucho mayor- cuando, por edad, entendemos que ya deberíamos disfrutar de una estabilidad consolidada.

No obstante, si nos lo planteamos es porque el paso de los años no ha desdibujado nuestra inquietud por mejorar nuestra calidad de vida.

Mujer apuntando en una libreta

¿Es recomendable cambiar de trabajo a los 40?

Los 40 es una edad significativa. Durante esta etapa es posible que experimentemos muchos cambios que pueden suscitar crisis de identidad. Por ejemplo, es posible que alguno de los padres enferme o fallezca por su edad avanzada, y eso podría despertar nuestro temor a la muerte.

Siguiendo esta línea, un estudio encontró una relación significativa entre el miedo a la muerte y distintas patologías psicológicas. Entre estas se pueden mencionar la depresión, la ansiedad, los trastornos obsesivos-compulsivos, el estrés, etc. (Menzies, Sharpe y Dar-Nimrod, 2019). Entonces, vemos como ciertos eventos comunes a esa edad podrían generar crisis de algún tipo.

Durante estos momentos críticos, muchos se dan cuenta de que no están llevando la vida con la que soñaron alguna vez. Por esa razón, optan por tomar ciertas medidas, como cambiar de trabajo o encontrar nuevas pasiones. Pero, con este deseo de ver nuevos horizontes, también suele venir el miedo y se preguntan: ¿es recomendable cambiar de trabajo a los 40?

¿Cómo cambiar de trabajo a los 40?

Según el campo, buscar un nuevo empleo a esta edad puede ser bastante más complicado que hacerlo con 20 o 30 años. Nuestro nivel de energía es menor, solemos haber acumulado más manías y haber perfeccionado ciertas rutinas placenteras a las que ahora tendremos que reflexionar.

Como cualquier otro proyecto, dar un paso que implica tantos cambios requiere de planificación y un esfuerzo consciente. Veamos algunas recomendaciones que debes tener en cuenta para poder lograrlo.

1. Define el trabajo que quieres hacer

El primer paso es tener claro cuál es el trabajo que deseas tener en el futuro. Si no sabes con exactitud, intenta pensar en esas cosas que te apasionaban cuando eras más joven y quizá no pudiste hacer. A veces, distintas situaciones obligan a las personas a dejar de lado sus sueños, pero nunca es tarde para retomarlos.

En caso de que necesites un poco más de ayuda para definirlo, te invitamos a la siguiente reflexión: si el dinero no fuera un problema y pudieras hacer un trabajo de forma gratuita, ¿cuál sería?

2. Busca formas de especializarte en el área que deseas ejercer

Nuestra experiencia en el área en la que queremos encontrar una nueva ocupación tiene un peso significativo en la búsqueda de empleo a los 40. Tal vez llevas años dedicándote a un trabajo que solo te genera frustración y sufrimiento. Has intentado que esto cambiara, e incluso mentalmente has adoptado estrategias para que estos aspectos de tu vida laboral no pensaran tanto en tu esfera emocional; sin embargo, no ha funcionado.

También miras las ofertas que salen en tu especialidad y tienes la sensación de cumplir pocos de los requisitos más demandados. Si es así, te recomendamos que asumas en primer lugar el reto de reciclar un poco tus conocimientos.

Como paso previo a la salida, quizás puedas pedir en tu empresa alguna reubicación que te ayude a acumular, simplemente en el día a día, experiencia en estas nuevas áreas o tecnologías. Por otro lado, afortunadamente en la actualidad contamos con cursos muy buenos para cualquier sector.

3. Empieza a realizar solicitudes y a hacer entrevistas

Si te vas a lanzar a la piscina, pasa por la ducha, mete las piernas en el agua, deja que poco a poco tu cuerpo se vaya aclimatando. Puedes empezar tu búsqueda de empleo mientras sigues en tu puesto actual. Hacerlo de esta manera te quitará ansiedad, y en última instancia impedirá que termines aceptando unas condiciones que en realidad tampoco quieres.

Por otro lado, esta aclimatación escalada te ayudará a ajustar tus expectativas; algo que es muy positivo si también contemplas la posibilidad de abrir una negociación con tu empresa sobre tus condiciones.

Mujer buscando trabajo
Buscar empleo es una oportunidad para conocer la situación del mercado laboral.

4. Considera el voluntariado

Si buscas cambiar de trabajo a los 40, de seguro ya sabes que la experiencia es algo muy deseable para conseguir contratos. Así, una alternativa que puede ayudarte es aplicar como voluntario en alguna organización que se relaciona con tu futuro trabajo. Esta es una buena opción si no te afecta el hecho de trabajar sin paga e incluso puedes tomarlo como hobby.

5. Medita la posibilidad de emprender tu propio negocio

Es probable que no consigas contratos de inmediato o incluso a largo plazo, debido a que el mercado laboral es cambiante. No obstante, eso no significa que debas desistir en tu proyecto y quedarte en un empleo poco satisfactorio. Si otras personas no te ofrecen un camino, entonces quizá podrías construir uno tú mismo a través de un emprendimiento.

En este mismo sentido, tener tu propio negocio es otro proyecto que posee sus propios desafíos. Pero, también tiene ventajas, ya que no dependerás de nadie para hacer lo que te gusta y ganar dinero al mismo tiempo. Con un plan bien elaborado es posible llevar a cabo casi cualquier empresa y ser exitoso.

Para finalizar, iniciar un proceso de psicoterapia también puede ayudarte con tu meta de cambiar de trabajo a los 40. Sobre todo, si no sabes con seguridad hacia donde deseas llegar o qué es lo que te apasiona en realidad. Un profesional de la psicología puede aplicar diversos métodos y técnicas para orientarte y descubrir tu verdadera vocación.

Te podría interesar...
Mujeres de entre 40 y 50 años: la nueva juventud
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Mujeres de entre 40 y 50 años: la nueva juventud

Las mujeres de entre 40 y 50 años son tendencia. Son una generación empoderada que rompe moldes y se posiciona en nuestra sociedad.



  • Menzies, R. E., Sharpe, L., & Dar‐Nimrod, I. (2019). The relationship between death anxiety and severity of mental illnesses. British Journal of Clinical Psychology, 58(4), 452-467.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.