Esquizofrenia simple: ¿qué es?

15 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana
¿Conoces la esquizofrenia simple? ¿Sabes en qué se diferencia de la esquizofrenia clásica? ¿Cuáles son sus síntomas y tratamiento? ¡No te pierdas el siguiente artículo si quieres averiguarlo!

La esquizofrenia simple es un subtipo de esquizofrenia introducido por el psiquiatra suizo Eugen Bleuler. Se trata de un diagnóstico no exento de polémica; el debate sigue abierto en cuanto a incluirlo o no como tal en los diferentes manuales de referencia (DSM, CIE…). Actualmente, la esquizofrenia simple únicamente existe como categoría diagnóstica en la CIE-10 (Clasificación Internacional de Enfermedades), pero no en el DSM-5 (Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales).

La esquizofrenia, como tal, según el DSM-5, tiene una prevalencia a lo largo de la vida de entre el 0,7 y el 1,5 %. En la edición anterior (DSM-IV-TR), su prevalencia era del 1 %. Sin embargo, cabe destacar que la esquizofrenia simple presenta características muy particulares que la alejan de la “clásica” esquizofrenia; básicamente, se trata de una esquizofrenia donde solo existen síntomas negativos (nunca ha habido un episodio psicótico).

Debe durar como mínimo 1 año para poder diagnosticarse y su pronóstico es malo. Pero, ¿qué mas sabemos de este subtipo de esquizofrenia? ¿En qué se diferencia de otros subtipos de esquizofrenia? Vamos a verlo a lo largo del artículo.

Hombre con esquizofrenia

Esquizofrenia y esquizofrenia simple: síntomas

Antes de adentrarnos en los síntomas de estos trastornos, algunos datos previos: la esquizofrenia simple se incluyó por primera vez en la sexta edición de la CIE (CIE-6), en el año 1948; en el caso del DSM, esta categoría diagnóstica se incluyó en su primera edición (DSM-1), en 1952, pero fue eliminada en el DSM-III, y en el DSM-5 ya no aparece.

Pero, ¿cuáles son los síntomas de la esquizofrenia simple? Antes de verlos, vamos a ver los síntomas de la esquizofrenia “clásica”. Éstos pueden dividirse en tres grandes grupos:

Síntomas positivos

Se caracterizan por la aparición o exacerbación de alguna función psicológica. Por ejemplo: alucinaciones, lenguaje y comportamiento desorganizado e ideas delirantes.

Síntomas negativos

Caracterizados por la ausencia o reducción de alguna función psicológica. Por ejemplo: apatía, disminución de la fluidez y del pensamiento, abulia, disminución del habla, etc.

Síntomas cognitivos

Los síntomas cognitivos de la esquizofrenia se caracterizan por la afectación de los procesos cognitivos de la persona. Por ejemplo, la atención o la memoria.

Síntomas en la esquizofrenia simple

En el caso de la esquizofrenia simple, esta se diferencia de la esquizofrenia “clásica” en que únicamente presenta síntomas negativos, pero no cognitivos ni positivos. De manera concreta, ¿qué síntomas caracterizan la esquizofrenia simple? 

El primer síntoma es un comportamiento extravagante, que aparece de forma progresiva e insidiosa. Otro síntoma es la disminución del rendimiento general del sujeto en su vida diaria, además de una incapacidad para satisfacer las demandas sociales.

Como rasgo definitorio de la esquizofrenia simple, remarcar que no existe evidencia, en ningún momento, de la presencia de alucinaciones o delirios (síntomas que sí estarían presentes en la esquizofrenia “clásica”, como parte de los síntomas positivos ya comentados). Es decir, que los síntomas de la esquizofrenia simple son solo síntomas negativos.

En este sentido, nunca ha existido un episodio psicótico (ésta es la diferencia con otro subtipo de esquizofrenia, la esquizofrenia residual, que se caracteriza porque el sujeto ha presentado en el pasado un episodio psicótico, aunque en la actualidad solo presenta síntomas negativos).

Alteraciones en la vida diaria

Como en cualquier otro trastorno mental, los síntomas de la esquizofrenia simple conllevan alteraciones en la vida diaria de la persona, que se ve interrumpida. Así, por un lado, las relaciones sociales se ven fuertemente afectadas, además del rendimiento académico y/o laboral.

Otros síntomas

Otros síntomas que pueden aparecer en la esquizofrenia simple son: episodios fugaces de delirio autorreferencial, humor depresivo y aislamiento social.

Esquizofrenia simple: el peor diagnóstico

De entre los diferentes subtipos de esquizofrenia existentes en el DSM-IV-TR (en el DSM-5 se eliminan los subtipos), encontramos: la esquizofrenia paranoide, la hebefrénica o desorganizada, la catatónica, la indiferenciada y la residual. Pues bien, la esquizofrenia simple es la que tiene un peor pronóstico de todos los subtipos de esquizofrenia, junto a la esquizofrenia hebrénica o desorganizada, que también presenta un mal pronóstico.

Este mal pronóstico se relaciona especialmente con los síntomas negativos predominantes en la esquizofrenia simple. Éstos, generalmente, en los trastornos psicóticos, son los que interfieren especialmente en la vida de la persona. Sin embargo, como todo trastorno mental, este también puede tratarse desde la psicología y la psiquiatría (e incluso desde otras disciplinas). ¿En qué consiste su tratamiento?

Mujer con esquizofrenia simple

Tratamiento

El tratamiento ideal en casos de esquizofrenia simple será aquel que implique un abordaje multidisciplinar, donde psiquiatras, psicólogos clínicos y otros profesionales puedan realizar sus contribuciones. Deberán tratarse los síntomas de base que interfieran en la vida del paciente, a través de la psicoterapia y del uso de fármacos en caso de que sea requerido (ansiolíticos, antidepresivos, etc.).

Por otro lado, será importante trabajar con el paciente su nivel de insight y su conciencia de la enfermedad. Además, se buscará potenciar sus recursos y sus estrategias de afrontamiento para hacer frente a sus dificultades.

Finalmente, la alianza terapéutica también será un elemento esencial a trabajar con el paciente para que éste se adhiera al tratamiento de forma adecuada (tanto al tratamiento psicológico como al farmacológico).

“Aprendí que cuando creo que nunca volveré a ver la luz, es simplemente porque estoy mirando hacia el lado equivocado del túnel”.

-Milza López, diario de una joven bipolar-

  • American Psychiatric Association –APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Panamericana.
  • Jiménez, M., Ramos, F., Sanchís, M. Las esquizofrenias: Aspectos clínicos. En Belloch, A., Sandín, B., Ramos, F. (1996). Manual de psicopatología. McGraw-Hill, Madrid.
  • National Institute of Mental Health (2015). La esquizofrenia.
  • Novella, E. y Huertas, R. (2010). El Síndrome de Kraepelin-Bleuler-Schneider y la Conciencia Moderna: una aproximación a la historia de la esquizofrenia. Clínica y Salud, 21(3), 205-219.