¿Qué es la hebefilia?

¿Qué es la hebefilia? ¿Constituye un cuadro clínico? En este artículo hablaremos de una condición más frecuente de lo que pensamos, lo que sucede es que cuando aparece, suele silenciarse, cubrirse o taparse de algún modo.
¿Qué es la hebefilia?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 08 marzo, 2022

La hebefilia es un término que se utilizó por primera vez en 1955 para designar una de las variantes de la cronofilia. Procede de la denominación efebofilia, el nombre que se le daba a la atracción homosexual hacia varones que estaban entre la pubertad y la segunda década de vida en los inicios del siglo XX.

Si bien esta palabra no forma parte del lenguaje común (a diferencia de otras del mismo grupo, como la pedofilia), sí que se siguen observando, por desgracia, manifestaciones de la misma.

Movimientos, como el conocido #MeToo, se han encargado de visibilizar la hebefilia y perseguirla en aquellos casos que ha supuesto una violación de los derechos de las personas. Sin embargo, a nivel psiquiátrico existe controversia a la hora de clasificar la hebefilia.

En este espacio podrás averiguar en qué consiste, cómo se está tratando de clasificar y qué implicaciones tiene. No te lo pierdas.

¿Qué es la hebefilia?

Chico adolescente
La hebefilia es una parafilia o trastorno parafílico.

La hebefilia es un tipo de cronofilia que consiste en el interés físico o sexual de un adulto hacia personas pubescentes, es decir, en edades comprendidas entre los 11 y los 14 años. Este rango varía, pues lo que produce la atracción es la aparición de los primeros caracteres sexuales, como el ensanchamiento de los hombros o las caderas.

Es importante notar que esto se trata de un interés y no de un delito en sí. Alguien que sienta atracción por personas que aún se están desarrollando sigue siendo capaz de comprender la necesidad del consentimiento a la hora de establecer cualquier tipo de relación física. Es cuando este consentimiento se viola y no se respetan las normas sociales al respecto que se está incurriendo en un delito y un acto inmoral.

Diferencias entre hebefilia y pedofilia

Al tratarse de una atracción por personas que aún no han madurado de forma completa, es fácil que se encuentre el término pedofilia designando cualquier tipo de atracción por menores de edad. Sin embargo, existen diferencias sustanciales entre la semántica de los dos términos.

La pedofilia es la atracción física y sexual por niños que aún no han desarrollado sus caracteres sexuales secundarios. La edad más común es la prepúber, es decir, entre los 7 y los 9 años. La hebefilia requiere que la persona haya entrado en la adolescencia temprana y empezado a desarrollarse.

Por otro lado, el término efebofilia se desarrolló hasta acabar designando el interés en adolescentes mayores, de 15-19 años.

Prevalencia de la hebefilia

Se desconoce la prevalencia de la hebefilia dentro de la población general. Sin embargo, estudios correlacionales la sitúan por encima de la prevalencia de la pedofilia, si bien se necesita de investigación más actualizada.

¿Es un trastorno mental?

Aquí es donde comienza la polémica. Dependiendo del sistema de clasificación que se emplee para evaluar a una persona con hebefilia, se podría catalogar como trastorno o no.

El DSM-5 no lo considera una enfermedad mental (si bien esto fue el resultado de un largo debate antes de publicar la quinta edición). Sin embargo, la CIE-10, sí considera que el periodo de edad dentro del cual se puede hablar de pedofilia se extiende hasta los 13 años. Tras ello, se habla directamente de efebofilia, a partir de los 14 años y hasta los 18.

Es difícil establecer límites de edad generalizados, pues cada persona se desarrolla a un ritmo diferente y las personas con hebefilia se sienten atraídas por el físico durante este cambio, no en la cifra de edad.

Por tanto, si nos atenemos a criterios prácticos, la hebefilia no es un trastorno en tanto en cuanto no empuje al individuo a cometer actos ilegales e inmorales. Tampoco se lo considera una mera preferencia si este deseo está causando gran malestar psicológico a la persona, aunque no incurra en ningún delito.

Hombre mirando por la ventana
Las causas de la hebefilia no están totalmente claras.

El debate sobre el deseo sexual

Hoy en día, cuando la sexualidad está en su punto más abierto y tolerante en ciertas sociedades, cuesta saber cuándo un deseo específico es patológico o no. Los valores morales van siempre por delante de las consideraciones clínicas en el propio avance de la sociedad, y el motor es el debate.

Tomado como una mera preferencia sexual, ni la pedofilia ni la hebefilia son necesariamente objeto de tratamiento psicológico. Ahora bien, en los casos en que la atracción sexual es exclusiva y supone un malestar clínicamente significativo es posible acudir a un profesional.

Sin embargo, se trata de un deseo cuya satisfacción constituye un delito, pues conlleva la violación de los derechos del menor de edad. Por esto mismo, muchas personas argumentan que la cuestión no es la clasificación clínica en sí, sino practicar la sexualidad desde el respeto y la consideración al otro.

Te podría interesar...
¿Puede una persona olvidar que abusaron de ella?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Puede una persona olvidar que abusaron de ella?

¿Puede una persona olvidar que abusaron de ella? La ciencia nos dice que la mente humana suele reprimir hechos que no sabemos cómo procesar.



  • Edition, F. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders. Am Psychiatric Assoc21, 591-643.
  • Seto, M. C. (2017). The puzzle of male chronophilias. Archives of Sexual Behavior46(1), 3-22.
  • Herrero, N. S., Perez, R. M. L., & Muñoz, A. D. (2018). Parafilias: una revisión comparativa desde el DSM-5 y la CIE-10. Behavior & Law Journal4(1).
  • de Moya, E. A., & García-Alvarez, R. (2000). Infantofilia, pedofilia y hebefilia: hallazgos recientes (1992-1998). In Ponencia en el 1er Congreso Virtual de Psiquiatría.