El modelo vitamínico de Warr

En todo trabajo hay características que pueden potenciar o perjudicar nuestra salud mental en función de si están o no presentes: actúan como vitaminas. ¿En qué consiste el modelo vitamínico de Warr? ¡En este artículo te lo contamos!
El modelo vitamínico de Warr
Gorka Jiménez Pajares

Escrito y verificado por Gorka Jiménez Pajares.

Última actualización: 16 noviembre, 2022

Las variables del ambiente que afectan al bienestar psicológico en el trabajo siguen un patrón. Hay determinadas características que, en exceso no resultan perjudiciales para el trabajador, mientras que en otras su exceso o defecto sí lo son. El modelo vitamínico de Warr nos habla de cómo influyen los aspectos cotidianos del puesto de trabajo en la salud mental.

Como si se tratara de un círculo, el bienestar de los trabajadores influye directa e indirectamente en su comportamiento, en las decisiones que toman, en cómo se relacionan con sus compañeros y en su productividad. De esta manera, para Warr, el trabajo y la salud mental se relacionan bidireccionalmente.

El bienestar psicológico en el trabajo

Uno de los procesos psicosociales más importantes a la hora de poseer una mayor calidad de vida en el trabajo es el bienestar psicológico. Peter Warr distingue entre dos tipos de bienestar laboral:

  • El bienestar específico del puesto de trabajo, que se refiere a los sentimientos, tanto positivos como negativos, que las personas experimentan sobre sí mismas en relación con el trabajo que desempeñan.
  • El bienestar libre de contexto es de carácter más amplio. En él influyen todos los sentimientos, sin referirse de manera específica a ninguno en particular.

“El bienestar laboral implica tener seguridad personal y ambiental, acceso a bienes materiales para llevar una vida digna, buena salud y buenas relaciones sociales, todo lo cual guarda una estrecha relación y subyace a la libertad para tomar decisiones y actuar”.

-Sen-

Mujer pensando

Estos dos tipos de bienestar laboral forman parte de la salud mental del trabajador. Esta no solamente oscila entre el malestar o el bienestar, sino que bebe de más componentes:

  • Competencia. Indica el grado en que el trabajador dispone de recursos emocionales y cognitivos adecuados para enfrentar las presiones y los requerimientos procedentes de su trabajo.
  • Aspiración. Refleja la medida en que el trabajador está motivado en su tarea, está atento a las nuevas oportunidades que le rodean y se esfuerza por alcanzar las metas que considera importantes.
  • Interdependencia. Se refiere al grado con el que el trabajador combina los comportamientos de aproximación y evitación del grupo de trabajo. Las conductas extremas de aproximación o de evitación pueden comportar malestar. Por ejemplo, evitar el contacto social en el trabajo puede conducirnos a desarrollar conductas de aislamiento y a experimentar emociones como la soledad, mientras que un contacto excesivo puede generar síntomas de ansiedad y la percepción de no disponer de intimidad.
  • Funcionamiento integrado. Es un componente que se refiere a la persona como un todo. Recoge las interacciones que se producen entre los otros cuatro componentes de la salud mental laboral.

De esta manera, Warr formula su modelo vitamínico, publicándolo en 1987 en su libro Work, Unenployment and Mental Health, que en español significa Trabajo, desempleo y salud mental.

Las vitaminas del trabajo

Para el modelo vitamínico de Warr, lo que influye en alcanzar cada uno de esos 5 componentes son lo que él denomina “aspectos determinantes“. Dichos aspectos determinantes actúan como lo hacen las vitaminas en el cuerpo de los seres humanos.

  • Oportunidades de control. Es el grado en que el ambiente de trabajo ofrece oportunidades para que el empleado ejerza su control sobre las actividades y los eventos que ocurran en él.
  • Oportunidades para poner en práctica nuestras habilidades idiosincrásicas. Se refiere al grado en que el entorno de trabajo potencia o inhibe el desarrollo y uso de las habilidades que hacen que al trabajador único e irrepetible. Se relaciona con el empleo de conocimientos y habilidades que son valoradas.
  • Metas generadas externamente. Se refiere a las metas laborales. Es un determinante ambiental de la salud, porque está relacionado con la percepción de logro de un empleado. Por ejemplo, si conseguimos cumplir una meta del trabajo nos sentiremos eficaces y nuestro sentido del logro aumentará.
  • Variedad en las tareas que realizamos. Si tenemos poca variedad, podremos decir que el trabajo es monótono, pero si tenemos excesiva variedad de tareas, hablaremos de sobrecarga laboral.
  • Disponer de información clara y relevante. Se refiere al feedback de nuestros jefes. Es el grado en el que conocemos qué esperan nuestros jefes de nosotros, en relación con el trabajo, y cómo lo valoran.
  • Que sea un empleo bien remunerado.
  • Que contemos con elementos que primen nuestra seguridad física.
  • La oportunidad para las relaciones interpersonales. Es el grado en que un trabajo facilita o dificulta las oportunidades para el contacto interpersonal. Que existan los contactos sociales adecuados dentro del trabajo es importante para la salud mental del trabajador porque disminuirán emociones como la soledad.
  • Que implique una posición socialmente valorada.
Personas trabajando en equipo

Todas estas características actúan de manera diferente, en función de la dosis. Así, Warr identifica dos grandes grupos y las clasifica sirviéndose del modo en el que actúan las vitaminas en el cuerpo. Sabemos que los déficits en las vitaminas B y C producen efectos negativos para la salud, pero no así los niveles elevados. Entre las características que se comportan como vitaminas B y C encontramos, por ejemplo, la seguridad física, la perspectiva de carrera, la remuneración o la supervisión con apoyo.

Por el contrario, existen características que se comportan como las vitaminas A y D. Estas vitaminas se caracterizan porque tanto los déficits como los excesos influyen negativamente sobre la salud y el bienestar. Aquí encontramos aspectos tan importantes como la variedad de las tareas en el puesto, el contacto con compañeros de trabajo o el número de objetivos.

“La virtud es una disposición voluntaria adquirida, que consiste en un término medio entre dos extremos malos, el uno por exceso y el otro por defecto”.

-Aristóteles-

En el campo que aquí nos ocupa, podemos concluir que el modelo vitamínico de Warr recoge gran parte de las aportaciones de la psicología al estudio del bienestar psicológico laboral, exponiendo cómo las variables del ambiente y del puesto de trabajo impactan en la salud mental de los trabajadores.

Te podría interesar...
Clima laboral: la clave del éxito en las empresas
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Clima laboral: la clave del éxito en las empresas

El clima laboral fomenta un buen o mal funcionamiento de los empleados y de su relación con las empresas. Si hay uno adecuado habrá mayor éxito emp...



  • Cifre Gallego, E. (1999). Bienestar psicológico, características del trabajo y nuevas tecnologías: validación-ampliación del modelo vitamínico de Warr (Doctoral dissertation, Universitat Jaume I).
  • Córdoba, E. (2009). Factores psicosociales y su influencia en el bienestar laboral. Universidad de Buenos Aires. Recuperado de http://23118. psi. uba. ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/informacion_adicional/obl igatorias/040_trabajo1/cdcongreso/CD/TRABAJOS% 20LIBRES/SALUD% 20MENTA L/3. pdf.
  • Herrera, Y. C., Betancur, J., Jiménez, N. L. S., & Martínez, A. M. (2017). Bienestar laboral y salud mental en las organizaciones. Revista electrónica PSYCONEX, 9(14), 1-13.