Para aprender más, respeta; para ignorar más, critica (críticas destructivas)

Existen críticas que solo tienen la intención destruir al otro y reconocerle como inferior. Sin embargo, frente a lo que muchos puedan pensar, hacerlas dice más de nosotros que de quien las recibe.
Para aprender más, respeta; para ignorar más, critica (críticas destructivas)
Ebiezer López

Escrito y verificado por el psicólogo Ebiezer López el 08 noviembre, 2021.

Última actualización: 08 noviembre, 2021

Las personas que tienen la costumbre de hacer críticas destructivas suelen hablar más de sí mismas que de aquellos a quienes pretenden dañar. Cuando nos encontramos con personas con tendencia, la mejor estrategia es reunir paciencia, al tiempo que nos mostramos asertivos. Después de todo, sus opiniones no suelen ser más que una proyección de su propia inseguridad.

Sin embargo, no siempre es tan sencillo alejarnos de las opiniones dañinas de los demás. En esos casos, lo ideal es establecer límites y desarrollar habilidades para resolver conflictos. Así, seremos capaces de aprender y de relacionarnos con el mundo tomando de referentes valores como la generosidad o la honestidad.

¿Por qué algunas personas tienden a hacer críticas destructivas?

Nadie es perfecto, de eso no hay duda, así que no estamos exento de cometer errores. En ocasiones, incluso somos incapaces de advertir cuando nos equivocamos. Cuando esto ocurre, suelen ser las personas del entorno quienes nos ayudan a darnos cuenta de nuestro fallo a través de una crítica.

En este sentido, existen dos tipos de crítica: constructivas y destructivas. Las primeras identifican nuestros errores, pero también nos ayudan mejorar. En cambio, el único objetivo de las segundas es dañar a quienes las reciben y en muchas ocasiones no son realistas. Entonces, ¿por qué se producen las críticas destructivas?

Los motivos son muy variados, pero casi siempre tienen que ver con conflictos internos. Por ejemplo, un estudio con jóvenes que acosaban a sus compañeros o eran acosados evidenció que en ambos casos se presentaba baja autoestima (O’Moore y Kirkham, 2001). Así, la crítica destructiva en realidad sería una táctica defensiva con la que la persona podría intentar camuflar su inseguridad.

En otros casos, quizás sería el producto de una incapacidad para regular la ira. Sin importar el caso, con frecuencia se relaciona con el entorno en el que estas personas crecieron. De esta manera, si crecieron en un ambiente en el que predominaban este tipo de críticas, es probable que las reconozcan como un instrumento válido para obtener ventaja sobre el otro.

Hombre criticando a mujer

¿Qué podemos hacer con las críticas destructivas?

Siguiendo el hilo anterior, muchas de las críticas destructivas no son el producto de una decisión consciente. Más bien suelen ser la consecuencia de una historia llena de agresiones y carencias. No obstante, eso no quiere decir que tengamos que tolerar los maltratos de estas personas. Recuerda que tampoco eres responsable de lo que han vivido.

Si estamos rodeados de personas que suelen emplearla, es necesario actuar. De lo contrario, los ataques podrían terminar haciendo mella. Aquí te dejamos algunas recomendaciones para hacer frente a este tipo de “opiniones”.

No respondas de inmediato

Cuando recibimos una crítica destructiva, solemos buscar enseguida una respuesta para defendernos. El problema con eso es que las reacciones que tenemos vienen con una gran carga emocional. Por lo tanto, podríamos decir o hacer algo de lo que nos arrepintamos luego.

En esta misma línea, la mejor estrategia es tener paciencia y no contraatacar al instante. De hecho, Critchen, Dunning y Armor (2010) publicaron un trabajo sobre el rol de la autoafirmación en las reacciones defensivas. Su estudio señala que recordar nuestro propio valor mediante autoafirmaciones positivas al recibir una crítica, nos da más autocontrol.

Identifica si es constructiva o destructiva

También es importante aprender a diferenciar entre críticas destructivas y constructivas. Estas son algunas preguntas útiles para saber cuál es el motivo implícito de una opinión:

  • ¿Te ayuda a mejorar como persona o solo te disminuye?
  • ¿Es un mensaje cargado de rabia o de una preocupación genuina por tu bienestar?
  • ¿Te deja algún aprendizaje útil?

Estas interrogantes actúan como un filtro que te permite distinguir las críticas útiles y positivas de las negativas e inservibles. Además, te ayuda a ver si las personas a tu alrededor gustan de hacer críticas destructivas o de verdad les interesa tu crecimiento.

Desecha lo negativo y quédate con lo bueno

A veces, incluso las críticas destructivas pueden tener algo de verdad o sirven para reflexionar acerca de algo. Entonces, lo ideal es tener una mentalidad abierta y permitirnos analizar lo que otros dicen de nosotros.

Esto no significa que debamos tomar cada cosa como un hecho absoluto, si lo hacemos, estaríamos cayendo en el juego. Al contrario, se trata de sacar lo mejor de cada situación.

Aprende a poner límites

Establecer límites a las otras personas es una manera de practicar autorrespeto y cuidar nuestra autoestima. Para conseguirlo, es importante conocernos mejor y descubrir con qué cosas nos sentimos cómodos y con cuáles no. De esta forma, podemos hacerle entender a los demás cuando algo que dicen o hacen cruza la línea y se vuelve irrespetuoso.

Hombre hablando con su pareja

La importancia de respetar más y criticar menos

Como personas, es importante que aprendamos a relacionarnos los unos con los otros desde la humildad, reconociéndonos como iguales. Recordemos nuestra falibilidad. Si aprendemos a dejar a un lado las críticas destructivas y escuchamos a los otros, tendremos la oportunidad de sacarle más partido a la experiencia.

En el polo opuesto, si nos dedicamos a señalar de manera despectiva a otro, nos estancaremos. Invalidando de manera sistemática las realidades de los demás, podemos llegar a pensar que solo la nuestra es válida. Por ende, es sencillo que nos perdamos la oportunidad de crecer.

Para cerrar, teniendo en cuenta todo lo anterior, es posible afirmar que respetar, ser abiertos y tolerantes, enriquece la vida. Mientras, hacer críticas destructivas solo termina haciéndonos más ignorantes.

Te podría interesar...
Los elogios adormecen, las críticas enseñan
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Los elogios adormecen, las críticas enseñan

Aceptar críticas constructivas nos ayuda a adaptarnos mejor, mientras el elogio puede debilitarnos al disminuir nuestro esfuerzo en las cualidades ...



  • Critcher, C. R., Dunning, D., & Armor, D. A. (2010). When Self-Affirmations Reduce Defensiveness: Timing Is Key. Personality and Social Psychology Bulletin, 36(7), 947–959. https://doi.org/10.1177/0146167210369557
  • O’Moore, M., & Kirkham, C. (2001). Self‐esteem and its relationship to bullying behaviour. Aggressive Behavior: Official Journal of the International Society for Research on Aggression, 27(4), 269-283.