Pasado, presente y futuro de tu identidad

La forma en la que nos definimos es un acto en tres partes. Cómo fuimos en el pasado condiciona cómo somos en el presente. Además, las acciones que emprendemos tienen el objetivo de "llegar a ser" la persona que aspiramos, pero conservando la esencia que nos hace únicos.
Pasado, presente y futuro de tu identidad
Gorka Jiménez Pajares

Escrito y verificado por el psicólogo Gorka Jiménez Pajares.

Última actualización: 29 diciembre, 2022

¿Qué es la identidad? ¿Y el autoconcepto? A menudo utilizamos en nuestro día a día palabras de las que no conocemos muy bien su significado. La identidad personal, el self, el autoconcepto o simplemente el “yo” es la percepción que cada persona tiene sobre sí misma como objeto y como sujeto. En este artículo hablamos sobre cómo organizamos el autoconcepto los seres humanos: vamos a escribir sobre el pasado, el presente y el futuro de tu identidad.

Cuando hablamos de la percepción que tenemos de nosotros mismos como “objeto”, nos estamos refiriendo a la percepción que tenemos de lo que estamos experimentando, pensando o sintiendo. La integración de todo lo anterior, es decir, su unión con coherencia, nos permite saber que somos únicos, peculiares e irrepetibles.

Somos capaces de percibirnos gracias a que tenemos conciencia de nosotros mismos como el motor que es capaz de llevar a cabo y experimentar procesos de carácter psicológico que nos sirven para reconocernos.

Mujer mirando el reflejo en el espejo
El autoconcepto es bastante estable a lo largo de los años, aunque dista de ser algo fijo y estático, sino que es dinámico.

Los tipos de representaciones del autoconcepto

El autoncepto es una estructura psíquica compleja. Su contenido está determinado por el conocimiento que poseemos sobre nosotros mismos. Está formada por una estructura que es nuclear, que constituye la esencia de nosotros y que es consistente y coherente con nuestra historia biográfica.

Hay un autor relevante en el estudio del autoconcepto: Markus. Este autor propone que podemos dividir el autoconcepto en dos tipos de representaciones:

Representaciones periféricas del autoconcepto

Son menos definitorias de uno mismo porque se encuentran menos elaboradas a nivel cognitivo y emocional. Se basan en menor medida en los datos que la persona acumula a lo largo de su historia vital. Son características poco valoradas por la persona y que, en consecuencia, son poco importantes para el autoconcepto.

Representaciones centrales del autoconcepto

Son los aspectos más peculiares, idiosincrásicos, especiales y esenciales de uno mismo. Están constituidos por esquemas, que son las formas en que cada uno de nosotros pensamos, sentimos y actuamos en respuesta al ambiente, porque así lo hemos aprendido a hacer a partir de nuestra historia personal.

El autoconcepto y el tiempo

Además, Markus hace una distinción entre los autoconceptos de tres momentos temporales: el autoconcepto relativo al pasado, el actual y el futuro.

Autoconcepto relativo al pasado

La identidad o el autoconcepto relativo a tiempos anteriores se refiere al conjunto de conocimientos que una persona tiene sobre cómo era en el pasado. ¿Qué pensabas cuando eras adolescente? ¿Cómo eras cuando diste el primer beso? ¿Cómo afrontaste la primera pérdida amorosa?

Este autoconcepto sobresale más cuando las personas han cambiado algunos de estos atributos que les caracterizaban en otros momentos de la vida, pero que ahora están transformados.

También se hacen más salientes y son más fácilmente identificables cuando intentamos cambiar alguna parte del autoconcepto actual que es similar a la que se mantenía en el pasado y que genera desagrado y malestar en la persona.

Autoconcepto actual

La identidad o autoconcepto actual engloba todas las características, los pensamientos y las actitudes que tenemos para con nosotros mismos ahora. Estas pueden activarse y hacerse accesibles en un momento determinado.

Las representaciones centrales del autoconcepto son las que constituyen en mayor medida el autoconcepto real, porque se activan en contexto y momentos determinados. Además, definen lo que cada uno de nosotros pensamos y creemos.

Mujer pensando
El autoconcepto actual es lo que pensamos que somos aquí y ahora.

Autoconcepto futuro

¿Cómo quieres ser? ¿Qué te gustaría cambiar? ¿Cómo te gustaría pensar? ¿Cambiarías algo de ti? El autoconcepto futuro lo forman el conjunto de esperanzas, miedos, anhelos y deseos que son importantes para nosotros. También comprende las habilidades que nos gustaría adquirir y los puntos débiles que nos gustaría fortalecer.

El autoconcepto futuro es un motivador para poner en marcha nuevas conductas que nos acerquen a nuestras aspiraciones y metas. Como es lógico, también engloba el miedo que podemos sentir al estar lejos de conseguirlas e implicar un esfuerzo considerable.

En este sentido, los posibles autoconceptos pueden funcionar como un puente cognitivo entre el autoconcepto del presente (lo que soy aquí y ahora) y el autoconcepto futuro (lo que yo quiero o puedo ser), y favorece la construcción mental de escenarios y cursos de acción apropiados.

Te podría interesar...
Autoconcepto: origen y definición
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Autoconcepto: origen y definición

Exponemos las teorías que explican cómo se desarrolla el autoconcepto y mostramos las características definitorias de este constructo.



  • Paniagua, S. Á. M. (2022). Introduccion Al Estudio De Las Diferencias Individuales (2 Ed.). Sanz Y Torres, S.l.
  • Garma Sordo, A. M. (1989). Autoconcepto y motivación en el aprendizaje.
  • González-Pienda, J. A., Pérez, J. C. N., Pumariega, S. G., & García, M. S. G. (1997). Autoconcepto, autoestima y aprendizaje escolar. Psicothema, 271-289.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.