¿Que pasa si te enamoras de tu psicoterapeuta?

El enamoramiento es un fenómeno relativamente frecuente en terapia. En este contexto suele darse un clima de intimidad y una conexión emocional que lo facilitan. Ahora, bien, ¿qué es recomendable hacer si sucede?
¿Que pasa si te enamoras de tu psicoterapeuta?
Gorka Jiménez Pajares

Escrito y verificado por el psicólogo Gorka Jiménez Pajares.

Última actualización: 17 diciembre, 2022

¿Qué es enamorarse? El enamoramiento es un fenómeno tan natural como complejo. Podríamos definirlo como un estado de liberación, pero también de disminución de la libertad, en tanto que nuestra libertad parece quedar secuestrada.

Es una experiencia íntima y subjetiva de la creación de un nuevo universo compartido. Al estar enamorados, creemos haber despertado de nuevo a la vida, y la experimentamos de una forma diferente: más hermosa y más perfecta para existir y ser partícipes de ella. Nos enamoramos de las personas que nos despiertan esta emoción en el alma, pero, ¿qué pasa si te enamoras de tu psicoterapeuta?

El enamoramiento es un fenómeno tanto emocional como psicológico; muy específico, muy humano. Cuando nos enamoramos, experimentamos tanto a nosotros como a la persona de la que estamos enamorados de manera especial.

Paciente interesado en su psicóloga
Según Bordes, el enamoramiento del cliente hacia su terapeuta se da constantemente. Hay que tratarlo abiertamente.

¿Qué sientes si te enamoras de tu psicoterapeuta?

Enamorarse es un estado que podemos experimentar en cualquier momento de nuestra vida, de hecho la expresión inglesa es muy significativa: caer en el amor. Sucede de manera imprevisible y es ingobernable. ¿Cómo vive el enamorado su experiencia íntima hacia su terapeuta?

  • Tanto las experiencias sensoriales como físicas se intensifican. Nuestra percepción se dilata. Todo se percibe transfigurado por parte del enamorado: los sonidos, los olores, los colores… Todo se vuelve más intenso.
  • La experiencia es de éxtasis. Lo común y lo cotidiano de nuestra vida se transforman en diferente y extraordinario.
  • ¿Has pensado alguna vez qué harás si tu psicoterapeuta te “da un sí”? Estás proyectando al futuro y esto es normal. Estar enamorado es un impulso y un motor hacia el futuro. Se desea el futuro. Se desea un futuro con él o ella. Estar enamorado es el punto de partida hacia el mañana de la ilusión y los proyectos vitales juntos.
  • Estar enamorado produce deseo y coloca el deseo en el centro del que nos enamoramos.

“Ese deseo de fusión interpersonal es el impulso más poderoso que existe en el hombre. Constituye su pasión más fundamental, la fuerza que sostiene a la raza humana”.

-Fromm-

 

¿Qué pasa si te enamoras de tu psicoterapeuta?

El enamoramiento en el proceso psicoterapéutico dista de ser algo baladí. La relación terapéutica es una relación de intimidad, aceptación y confianza. Un ser humano acude a terapia porque tiene la intención de ser cuidado y curado. Enamorarse del terapeuta es algo que puede ocurrir porque hay una serie de condiciones que facilitan que se produzca: la situación, los encuentros regulares, la habitación o el entorno privado, la intimidad de lo conversado.

Escuchar a quien tenemos delante e interesarnos por su bienestar es una experiencia tan especial que puede propiciar que el velo del amor descienda y trastoque el vínculo. Además, cabe aclarar que enamorarse del psicoterapeuta puede ser igual de frecuente que enamorarse de un amigo, un compañero de trabajo o un vecino.

“Pensé que precisamente ésa es la razón por la cual los terapeutas no deben involucrarse emocionalmente con sus pacientes. Por virtud de su rol privilegiado, por su acceso a los sentimientos profundos y a la información secreta. Sus reacciones siempre asumen una significación exagerada. Es casi imposible que el paciente vea al terapeuta tal cual es”.

-Yalom-

Paciente con psicóloga
Es necesario saber cómo trabajar el enamoramiento de un paciente.

Enamorarse del psicoterapeuta es algo que el propio terapeuta tiene que saber cómo trabajar. Es decir, el terapeuta tiene que responsabilizarse en el enamoramiento y analizar aspectos como “cuanto”, “qué”, “cómo” han favorecido o potenciado que el paciente se haya enamorado de ellos. ¿Qué ha generado? ¿Qué necesidad hay detrás? ¿Es una pauta de comportamiento repetida? Estas son algunas de las cuestiones que habrá que abordar en la relación terapéutica.

También es recomendado incrementar la atención en los pequeños detalles. Porque es a través de ellos en los que el terapeuta puede percibir los primeros indicios. Algunos psicoterapeutas pueden ser “sorprendidos” tras la declaración de su paciente, por eso es recomendable acudir a supervisión. Un ejemplo real de un psicoterapeuta novel es este:

“Cuando supervisé lo que me ocurrió, me di cuenta de que era amenazante para mi enfrentar la situación, de algún modo no quise captarlo que era evidente”.

-Bordes-

Además, si el enamoramiento dificulta la relación terapéutica y perjudica al paciente, será necesario trabajar en la renuncia a la relación terapéutica, derivando el caso a otro profesional. Es fundamental tener esto en cuenta cuando nos sentimos incómodos, pero también cuando nos sentimos correspondidos. Porque lo que puede fácilmente ocurrir es que el interés por el otro sea mayor que el trabajo objetivamente terapéutico.

Para concluir el artículo queremos poner otra cita en primera persona de un terapeuta:

“Llegó un momento en que su interés era más captar mi atención y gustarme que ser él mismo. Sentí que había perdido toda objetividad en su propio proceso de crecimiento. Era una mutua pérdidade tiempo desde mi punto de vista”.

-Bordes-

Te podría interesar...
¿Por qué repetimos patrones dolorosos en nuestras relaciones?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Por qué repetimos patrones dolorosos en nuestras relaciones?

La repetición de patrones dolorosos en nuestras relaciones de pareja tiene un motivo. Si quieres descubrirlo, lee este artículo.




Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.