12 frases de Khalil Gibran para reflexionar

22 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas
Khalil Gibran es uno de los grandes escritores y genios creativos del mundo a día de hoy, a pesar de ser ignorado durante años. Sus frases nos invitan a reflexionar sobre temas de gran trascedencia como el amor, la espiritualidad y las relaciones con los demás.

Las frases de Khalil Gibran hablan del amor, la libertad, la espiritualidad, la conciencia y la unión mundial. Son un regalo lleno de sabiduría para todo aquel que quiera reflexionar y profundizar no solo en uno mismo, sino también en las relaciones con los demás.

Yibrán Jalil Yibrán, comúnmente conocido como Khalil Gibran, fue un pintor, poeta, novelista y ensayista libanés. Dedicó gran parte de su vida y obra a la resolución de conflictos sociales y culturales y desarrolló una conciencia universal capaz de trascender las barreras de Oriente y Occidente.

Una de sus mayores preocupaciones siempre fue cómo conseguir la unidad en un mundo fragmentando, cómo lograr la convivencia en armonía de las diferentes tradiciones; seguramente inspirado por sus complicadas experiencias como inmigrante en un país de adopción.

Gibran reunía influencias muy diversas, desde Nietzsche hasta el cristianismo, el islam o poetas románticos como William Blake. No obstante, su obra también marcó a un gran número de personas y lo sigue haciendo a día de hoy. Cantantes como Jhon Lennon o David Bowie lo mencionan en algunas de sus canciones y, según cuentan, Elvis Presley regalaba El Profeta, una de sus obras más famosas, a amigos y conocidos.

Sin duda, el poeta del exilio, como también era conocido, dejó un legado impregnado por diversas corrientes, tanto a nivel filosófico como artístico y religioso. Las siguientes frases de Khalil Gibran son prueba de ello.

Khalil Gibran

La trampa del egoísmo

«El egoísmo, amigo mío, origina ciegas disputas, y las disputas engendran guerras, y las guerras traen consigo la autoridad y la fuerza, que son la causa de los enfrentamientos y la opresión».

Ser egoístas implica mirar únicamente por uno mismo sin tener en cuenta a los demás, a pesar del daño o las consecuencias negativas que se puedan originar. Es desear la satisfacción resultante de sentirse poderoso y con autoridad, desterrar la empatía y la preocupación por lo demás.

Casi todas las desgracias ocurridas a lo largo de la historia nacieron a partir de una semilla de egoísmo que aspiraba a más y más hasta convertirse en soberbia, orgullo y autoridad. Por esta razón, hay que tener cuidado con nuestras aspiraciones y deseos de poder, porque aunque está bien poner límites y mirar por uno mismo, también lo es ser conscientes de que no causaremos grandes sufrimientos en los demás.

Regalar tiempo de calidad

«No busques al amigo para matar las horas, sino búscale con horas para vivir».

Esta es una de las frases de Khalil Gibran que tenemos que tener presente en la construcción de nuestras relaciones. Si vamos a dedicar tiempo a otra persona, más vale que este sea de calidad, de verdad, de ese que nos permite escuchar al otro y conocerlo, compartir momentos y saborear el bienestar.

De poco sirve quedar con alguien porque estamos aburridos y no sabemos qué hacer. El tiempo de cada uno de nosotros es mucho más que un conjunto de horas y minutos, es vida. Por lo tanto, no lo malgastemos ni hagamos que lo pierdan los demás. 

El valor de arriesgarse

«Solo la semilla que rompe su cáscara es capaz de atreverse a la aventura de la vida».

Arriesgarse, trascender los miedos e ir más allá, ese es el mensaje que desprende esta frase. Hay que deshacerse de la seguridad para avanzar, desprenderse de lo cómodo y salir a descubrir otros caminos y otras perspectivas.

La luz que habita en la oscuridad

«No se puede llegar al alba sino por el sendero de la noche».

«Atención al sol que se alza en la oscuridad».

Dos frases de Khalil Gibran que nos hablan del baile de los opuestos, de la polaridad entre la luz y la oscuridad y de cómo ambas se necesitan, a pesar de todo.

En la oscuridad, en esas zonas más oscuras y sombrías de nosotros mismos, en esos momentos de desolación también habitan destellos, zonas luminosas que tenemos que aprender a ver.

En cada uno de nosotros hay luz y oscuridad, un aprendizaje que nace de la aceptación de nuestros monstruos que tenemos que aprender a desvelar.

Dar desde el corazón

«Y hay quienes tienen poco pero lo dan todo. Estos últimos creen en la vida y en la generosidad de la vida, es por lo que sus cofres jamás están vacíos».

Dar es un gesto repleto de amor cuando no se espera nada, cuando crece desde la bondad hacia los demás. Por eso a veces la cantidad no es importante, sino la intención que conlleva.

Dar es brindar apoyo, es regalar una parte de nosotros para ayudar a los demás. Por eso, cuando se hace de verdad, desde lo más profundo del corazón, no se experimenta la necesidad.

Amar al enemigo

«Mi enemigo me dijo: «Ama a tu enemigo». Y yo le obedecí y me amé a mí mismo».

El enemigo más importante al que tenemos que hacer frente es a nosotros mismos. ¿Cuántas veces nos hemos boicoteado? ¿de qué forma nos hablamos? ¿cómo nos impedimos ser felices?

A veces, estamos tan acostumbrados a tratarnos mal que ni siquiera somos conscientes. Tan solo hace falta revisar nuestro diálogo interno para conocer las exigencias y obligaciones que nos imponemos para ser perfectos, los castigos que nos ponemos y los desprecios que nos hacemos.

Nunca seremos perfectos, tenemos que concienciarnos de ello. Está bien tener aspiraciones y querer avanzar, pero no maltratarnos si las cosas no salen como queríamos. La clave es querernos, aceptarnos y descubrir la belleza oculta en nuestras imperfecciones.

Mujer mirándose en el espejo

El silencio que hay en la envidia

«El silencio del envidioso está lleno de ruidos».

La envidia está cargada de ruido, aunque su mejor disfraz sea el silencio. Un ruido que procede de las comparaciones continuas, de esos pensamientos que bombardean a la persona que la experimenta y que la dicen constantemente que el otro es mejor y tiene que superarlo.

Se trata de una emoción que focaliza la atención en el exterior y que provoca un gran sentimiento de inferioridad. La envidia refleja lo que falta, además de un profundo rechazo hacia uno mismo. De ahí, que la mejor opción sea tener presente que solo nosotros somos nuestra única medida.

La fuerza que nace del sufrimiento

«Del sufrimiento han emergido las almas más fuertes. Los caracteres más fuertes se forjan a base de cicatrices».

La comprensión del sufrimiento es un tema principal en las frases de Khalil Gibran y que además refleja su gran sabiduría. La capacidad de reponernos, de aceptar nuestras heridas para poder sanarlas, es lo que nos permite avanzar y lo que, poco a poco, forja nuestro carácter resiliente.

La relación entre la alegría y la tristeza

«Vuestra alegría es vuestra tristeza sin máscara. El mismo pozo que da nacimiento a vuestra risa se ha llenado infinitas veces con vuestras lágrimas. ¿Y cómo podría ser sino así? ¡Cuánto más profundamente clave la tristeza su garra en vuestro ser tanto más alegría podréis contener».

Con esta frase, Khalil Gibran nos recuerda que la tristeza y la alegría se encuentran en la misma balanza, ambas se dan sentido, aunque parezca una contradicción.

Si bloqueamos nuestra capacidad de estar tristes, estaremos impidiendo el paso para la expansión de nuestra alegría. Por lo que ambas emociones se complementan. De hecho, si examinamos nuestras experiencias, comprobaremos que existe una doble cara en cada una de ellas.

“Cuando estéis alegres mirad en el fondo de vuestros corazones y hallaréis que lo mismo que os da hoy alegría fue aquello que os llenó ayer de tristeza. Y cuando estéis tristes, mirad de nuevo y descubriréis que estáis llorando por aquello que fue ayer vuestro deleite.”

-Khalil Gibran-

El poder del amor

«La vida sin amor es como un árbol sin flores ni frutos».

El amor es el eje central de las perspectiva de Khalil Gibran. Un amor universal, que trasciende todo y que hace posible la unidad. Un amor expansivo y bondadoso, que no entiende de necesidad ni de exigencias, pero sí de libertad y aceptación y que está unido a la belleza, el espíritu y la vida.

Como vemos, las frases de Khalil Gibran son una invitación a la reflexión sobre cómo estamos y hacia dónde vamos. Un valioso legado por todo lo que inspiran y enseñan, una colección de pensamientos que dejan huella y que impulsan a conocer otra perspectiva desde la que seguir creciendo.

  • Martínez Lillo, R (1994). Cuatro autores de la “liga literaria”. Madrid: CantArabia.