5 claves para lidiar con los problemas de conducta en el aula

Raquel Lemos Rodríguez·
28 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
28 Agosto, 2020
Alumnos que retan al profesor, que suelen generar conflictos con algunos de sus compañeros de clase... ¿Es posible lidiar con esto de una forma eficaz? Existen algunas claves fundamentales.

Lidiar con los problemas de conducta en el aula no siempre es fácil. La gran cantidad de alumnos que suele haber en cada clase dificulta la tarea de restaurar el orden cuando alguno no quiere respetar las indicaciones o mantiene una actitud desafiante. Cuando esto sucede, conviene conservar la calma para gestionar lo mejor posible esta situación.

Sin embargo, en ocasiones, esto no es suficiente. Nadie prepara a un profesor para enfrentarse a este tipo de situaciones y, muchas veces, los nervios o la desesperación pueden hacer que este actúe de una forma inadecuada, como gritando o amenazando con suspender al alumno que está provocando ese problema en el aula. Para evitar perder el control estas claves serán de gran ayuda.

1. Mostrarse seguro es importante

La seguridad es un factor clave que puede no estar presente cuando se presenta una situación inesperada de conflicto en el aula. Sin embargo, existen algunos consejos que siempre se pueden tener en mente para evitar perder el control y mostrarse seguro y sereno. Para ello, no hay que alzar nunca la voz, tampoco optar por un tono amenazante. El tono debe ser normal, pero firme.

Además, aunque sea una situación totalmente nueva para el profesor, reaccionar de forma desproporcionada solo generará una reacción todavía más negativa por parte del alumno. Por lo tanto, se debe conservar la calma, respirar hondo y mostrar esa seguridad de la que hablamos.

Profesor hablando con sus alumnos

2. No siempre hay que responder

Para lidiar de forma eficaz con los problemas de conducta en el aula, no siempre hay que responder. Si un profesor detecta que un alumno  suele tener comportamientos agresivos (dado que no sabe gestionar sus emociones) o que fuerza situaciones para comprobar si el profesor se altera o no, es importante no responder ante las faltas más leves. Por ejemplo, hablar con el compañero de al lado en voz baja.

En este caso, aunque se le puede llamar la atención, el profesor debe valorar si el alumno aprovechará esto para alterar la armonía del aula. No obstante, en los casos graves, como violencia o agresiones verbales, conviene apartar al alumno de la clase para aislarlo, de manera que, cuando se calme, vuelva a incorporarse a la clase.

3. Expresar las expectativas positivas

Una de las formas más eficaces para lidiar con los problemas de conducta en el aula es expresar las expectativas positivas. Cuando un alumno suele tener comportamientos que dificultan el curso normal de la clase, el profesor suele adoptar una posición en la que recrimina y está pendiente de esos comportamientos para llamar su atención sobre ellos.

Además de no prestar demasiada atención a las acciones de menos importancia que buscan esa reacción del profesor, conviene expresar las expectativas positivas. Esto quiere decir que el profesor debe expresar lo que espera no solo de ese alumno en concreto, sino de la clase en general. Además, esto debería complementarse con un refuerzo positivo.

4. Fomentar la reflexión grupal

Fomentar la reflexión grupal es otra de las maneras de lidiar con los problemas de conducta en el aula, ya que es una excelente forma de plantear soluciones a diferentes dinámicas que pueden darse en este espacio. Esto puede realizarse como una especie de juego en la que los alumnos puedan hacer grupos y reflexionar sobre las posibles soluciones.

El trabajo en grupo puede ayudar. En ocasiones, con él no solo se reducirán los problemas de conducta en el aula, sino que los propios alumnos aprenderán a resolver sus propios problemas cuando estos surjan. En ocasiones, ese alumno que reta al profesor, también provoca conflictos con algunos compañeros de clase.

Niños trabajando en grupo

5. Crear clases dinámicas

Las clases dinámicas son una de las últimas claves para lidiar de forma eficaz con los problemas de conducta en el aula. Se trata de evitar que los alumnos se aburran. Por lo tanto, es necesario alternar la teoría con la práctica o alguna actividad en grupo que aporte un mayor dinamismo a la clase. Cuando esto se consigue, se puede lograr reducir los problemas de conducta.

Afrontar los problemas de conducta en el aula no siempre es fácil. En ocasiones, será complicado gestionarlos; sobre todo, si es un problema nuevo con el que el profesor nunca ha tratado.

No obstante, las claves anteriores pueden ser una gran ayuda. Ponerlas en práctica desde que aparece el primer conflicto es fundamental. Aunque, también se pueden utilizar como forma de prevención.

“El aprendizaje es más efectivo cuando se trata de un proceso activo en lugar de pasivo”.

-Kurt Lewin-

  • Alonso, J. D., & Juste, M. R. P. (2008). Las conductas problemáticas en el aula: propuesta de actuación. Revista complutense de educación19(2), 447-457.
  • Broch Torres, M. (2019). Intervención Psicosocial para Problemas de Conducta en Educación Primaria.
  • Juárez Romero, I. L. (2020, March). La mediación escolar como herramienta para paliar los problemas de conducta en el aula. In Congreso Internacional de Investigación e innovación en educación infantil y primaria..