7 características de las personas asertivas - La Mente es Maravillosa

7 características de las personas asertivas

Edith Sánchez 3, Septiembre 2017 en Psicología 6755 compartidos
chica con el rostro fragmentado representando a las personas asertivas

Las personas asertivas no solo nacen, sino que también se hacen. Por supuesto que hay condiciones en las cuales se facilita más el desarrollo de ciertas virtudes o habilidades, pero finalmente todos tenemos que trabajar para evolucionar hacia formas de ser y de actuar que sean más acertadas y constructivas.

La asertividad podría definirse como la capacidad para relacionarse con los demás de una forma sincera y edificante, constituyendo así un puente para la confianza interpersonal. También podría decirse que es una actitud frente a uno mismo y a los otros que conduce a mantener el equilibrio entre los derechos y los deberes, al mismo tiempo que cuida del respeto mutuo.

Es mucho más fácil teorizarlo que llevarlo a la práctica. Las personas asertivas son el fruto de diferentes procesos y esfuerzos que confluyen para alcanzar esa actitud. Finalmente todo esto forma parte de ese largo camino que nos lleva a aprender a vivir. Vale la pena examinar cuáles son esas características que nos hacen asertivos. Enseguida se presentan 7 de ellas.

1. Las personas asertivas saben lo que es el respeto

La palabra respeto se define como esa capacidad para otorgarle valor y tratar con consideración a algo o alguien. Las personas asertivas desarrollan esa capacidad. La aplican a sí mismos y sobre todo a lo externo a ellos, ya sean personas, ideas, obras o incluso animales.

El respeto se manifiesta en primera instancia como una renuncia a la violencia. El maltrato no es una opción en ninguna circunstancia. Si hay contradicción o conflicto, las personas asertivas lo tramitan desde el auto-respeto y del respeto por los demás. Esto se traduce muchas veces en un esfuerzo por preservar tanto la propia dignidad como la ajena.

Esa actitud de respeto también se manifiesta frente al mundo de los conceptos, ideas e ideologías. El campo de las creencias y de las convicciones no se demerita, por más que no se comparta. Alguien asertivo entiende que en todos los seres humanos y en sus obras hay un valor que no puede ser pasado por alto.

chico con gafas representando a las personas asertivas

2. Se relacionan de forma sincera con los demás

Las personas asertivas le dan importancia a las buenas relaciones con los otros. Entienden que estas no se pueden edificar sobre la falsedad o la hipocresía. Por eso se muestran como son, pues quieren que los demás sepan a qué pueden atenerse con ellos.

Procuran no ubicarse en posiciones a largo plazo incómodas, como la condescendencia. Si están en desacuerdo con algo lo dicen directamente. No sacrifican su identidad por evitar contradicciones. Por lo mismo, escogen sus amistades con cuidado. Si no les nace de corazón darle su amistad a alguien, no lo harán. No se mueven por conveniencias, sino por convicciones.

3. Se conocen a sí mismos, se aceptan y se aprecian

Las personas asertivas tienen confianza en sí mismas, pero esta no nace de un sentimiento de suficiencia o una percepción de superioridad. Si confían en lo que son es porque se conocen; y si se conocen es porque se observan, se evalúan y aprenden a tener un diálogo interno constructivo. Esto significa que se asumen como personas con aciertos y errores.

El autoconocimiento lleva a la comprensión. Esta a su vez conduce a la aceptación y al amor propio. La asertividad está precisamente en contar con la suficiente humildad como para saberse humano y, por tanto, imperfecto. Un “sentimiento de imperfección” del que emana la voluntad y la motivación por crecer, por mejorar y por lograrlo en muchas áreas.

chica representando a las personas asertivas

4. Tienen autocontrol y estabilidad emocional

Las personas asertivas logran construir mecanismos para regular sus emociones. Por eso la actitud que predomina en ellos es la de serenidad. Entienden que todos sentimos y que las emociones necesitan tramitarse. No es que no sientan ira, o angustia o dolor. Simplemente han aprendido que desasistir al timón de sus vidas de todo control conduce a la expresión equivocada de estas emociones que tienen tanta energía.

Este principio también lo aplican a los demás. Esto quiere decir que saben comprender los sentimientos de otros y buscan que también se ubiquen en un estado de tranquilidad. Quienes son asertivos no echan leña al fuego ni buscan manipular al otro buscando sus “culpas” o debilidades. Contribuyen a que los demás recuperen su centro para que ninguna situación se escape del todo a su control.

5. Cultivan sus habilidades comunicativas

Muchos de los problemas nacen de una mala comunicación. Asimismo, muchas dificultades se resuelven en el terreno de la comunicación y el diálogo. Lo que hace tan complejo el intercambio de pareceres es que muchas veces no se emplean adecuadamente las herramientas para hacerlo. Falta sinceridad, la verdadera intención de llegar a un entendimiento o simplemente no hay claridad sobre lo que se quiere decir o hay dudas sobre cuál es la mejor forma de expresarlo.

pareja hablando representando a las personas asertivas

El autoconocimiento y la reflexión permiten que se desarrollen las habilidades comunicativas también. Esto supone la capacidad para expresar, clara, sencilla y sinceramente lo que se lleva dentro. Pero también implica el estar en capacidad de escuchar activamente lo que el otro tiene para decir. Lo cierto es que las personas asertivas conocen el valor de la comunicación y están dispuestas a invertir recursos para mejorar su manera de comunicarse.

6. Saben poner límites

No siempre se puede tener excelentes relaciones con los demás. La realidad nos pone en frente de personas que tienden al abuso o que albergan en su interior al deseo de hacer daño, en una especie de resentimiento con la vida. Esto genera tensiones frente a las que las personas asertivas saben decir “basta”. Entienden que todo tiene un límite y que hay situaciones que exigen demarcarlo claramente.

De igual modo, no siempre se pueden complacer las expectativas o los deseos de otros. Esto, eventualmente, da lugar al nacimiento de culpas que a veces invitan a pasar por encima de nosotros mismos. Al desarrollar la asertividad esto no ocurre: se puede decir “no” sin que la negativa genere un malestar interno.

7. Son emocionalmente independientes

Quienes son asertivos también se vuelven capaces de tolerar y asimilar el rechazo o la indiferencia de los demás. No actúan en función de la aprobación de otros, sino para ser consecuentes con sus creencias, convicciones y necesidades. Como todo el mundo, las personas asertivas prefieren ser reconocidas por los demás. Sin embargo, si esto no ocurre, no van a caer en la tentación de actuar en contra de su propia conciencia.

chica con flor en la cabeza representando a las personas asertivas

Todas estas características son inestables e inacabadas; es decir, si la tenemos, no vamos a ver cumplida la aspiración de encontrar personas que sean asertivas en todas sus actuaciones y palabras. Nada en lo humano es completo, en toda dimensión tenemos un margen de crecimiento y para sacarle partido es suficiente con intentarlo, cada vez más, cada vez mejor.

Edith Sánchez

Escritora y periodista colombiana. Ganadora de varios premios de crónica y de gestión cultural. Algunas de sus publicaciones son "Inventario de asombros", "Humor Cautivo" y "Un duro, aproximaciones a la vida".

Ver perfil »
Te puede gustar