7 recomendaciones para teletrabajar

02 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
El teletrabajo será sin duda la modalidad laboral del futuro. Sin embargo, el hecho de trabajar desde casa nos obliga a tener en cuenta una serie de estrategias, con las cuales, lograr ser más productivos y sentirnos más satisfechos con este estilo de vida.
 

El modelo del trabajo remoto es tendencia. No solo es una oportunidad para facilitar la conciliación familiar y potenciar la flexibilidad laboral; además, es un modo interesante de avanzar en los negocios, innovar a nivel de empresa y maximizar el talento. No obstante, hay que seguir unas pautas para que sea efectivo. De ahí, que debamos conocer algunas recomendaciones para teletrabajar.

Algo que sin duda queda en evidencia es que a buena parte de las personas les agradaría desempeñar su labor de una forma virtual. No solo porque se ahorrarían costes de desplazamiento, sino porque disfrutarían de una mejor calidad de vida, al no tener que estar en un entorno de oficina tan estresante.

El desempeño de las tareas de forma remota debe permitir que las personas asuman los mismos objetivos que de manera presencial, lo que demanda seguir unas estrategias: medios técnicos adecuados, protocolos de actuación y, sobre todo, pautas claras.

Las guías de actuación deben diseñarse desde la propia empresa. Aspectos como el horario, las reuniones o la coordinación en determinadas tareas deben quedar bien especificadas desde el primer momento para que todo fluya de la mejor manera posible.

 

Por otro lado, y no menos importante, el trabajador también debe considerar llevar a cabo unas normas personales para ser productivo y, lo que es más importante, encontrarse cómodo en su situación.

Hombre ante ordenador representando las recomendaciones para teletrabajar

Recomendaciones para teletrabajar que nos pueden ser útiles

Las recomendaciones para teletrabajar que nos dan los expertos parten de un hecho. No todo el mundo sirve para esta modalidad laboral. Así, y por muy llamativo que nos parezca, desempeñar nuestra labor de manera remota y en casa, no es algo tan fácil. Tiene sus retos y complejidades.

Estudios como el llevado a cabo por el doctor Ralph Gajendran de la Universidad de California nos señalan que, a menudo, surgen conflictos entre compañeros o con las figuras de autoridad desde la distancia.

 

Lo ideal, como señala este trabajo publicado en la Revista de psicología aplicada, sería oscilar en una misma semana el trabajo presencial con el remoto. Tal vez, la causa esté en que nos falta más rodaje en esta variante laboral.

No obstante, veamos algunas recomendaciones para teletrabajar.

1. Espacio exclusivo para el teletrabajo

La primera norma para ser productivo y mentalizarnos de que estamos trabajando es no desempeñar la labor sobre la cama o en ese espacio en común con el resto de la familia. No vale con llevarnos el portátil de aquí allá; ahora en el salón, después sobre el sofá mientras vemos la televisión.

El teletrabajo implica exigencia y como tal necesitamos un espacio exclusivo destinado a ello, bien diferenciado del resto del hogar.

Una habitación bien iluminada, una mesa, silla ergonómica, un espacio tranquilo que promueva la concentración… Todo ello nos ayudará a ser más productivos.

2. Recomendaciones para teletrabajar: nunca en pijama

 

Estamos en casa, es cierto. Nos gusta estar cómodos en ella, es verdad. Sin embargo, una de las recomendaciones para teletrabajar y triunfar en el intento es “sentir que vamos a trabajar”. Por ello, ir con pijama o en bata, no ayuda. Vestir de manera más formal nos mentaliza mucho más de cara a la tarea.

Mujer con ordenador trabajando representando las recomendaciones para teletrabajar

3. Sí, debes cumplir un horario

Es muy posible que la propia empresa nos marque un horario fijo. En cuyo caso, hay que organizarse con las tareas del hogar y delimitar claramente, tiempo de trabajo y tiempo familiar. Por otro lado, en caso de que no tengamos estipulado un horario con la empresa o los clientes, lo haremos nosotros mismos.

Establecer rutinas fijas, marcarnos objetivos diarios y cumplirlos, nos ayudará a gestionar mejor el tiempo. Lo ideal, es evitar que el trabajo nos ocupe las 24 horas, alcanzando horarios nocturnos y los siete días por semana.

 

4. Establece pausas para descansar y comer

Puedes y debes establecer pausas. Parar de 10:00 a 10:30 para almorzar o salir a correr es una buena idea. Puedes y debes darte una hora de descanso a medio día para comer, momento en el que queda completamente prohibido tener el ordenador al lado.

Lo ideal es no estar largos periodos de tiempo ante el escritorio y el ordenador.

5. Concreta los canales de comunicación

Otra de las recomendaciones para teletrabajar es establecer con compañeros y jefes los canales de comunicación. Podemos usar correos o las videollamadas.

Sin embargo, valoraremos la conveniencia o no de hacer uso del Whatsapp u otro tipo de mensajería instantánea en el que confluyen el aspecto personal y el laboral. Esto es algo que hay que decidir.

6. Establece tiempos de desconexión digital

Cuando finalices tu jornada de teletrabajo, silencia el móvil. Evita revisar de manera constante tu correo, las notificaciones de los mensajes, de las redes sociales…

 

La carga mental que nos añaden nuestros dispositivos, más allá de la franja laboral puede ser una fuente de estrés. Aprendamos a manejarlo y sobre todo, a poner en silencio el teléfono de vez en cuando.

Persona con móvil

7. Socializa, las conversaciones triviales nos dan energía

Otra de las grandes recomendaciones para teletrabajar es evitar el aislamiento. No hagas de tu desempeño cotidiano un búnker. No delimites tu vida hasta el punto de comunicarte solo con tus compañeros de trabajo y tu familia.

Sal, cruza la puerta de tu casa dos o tres veces al día para salir a comprar, pasear a tu perro, mantén conversaciones triviales con los vecinos, con la cajera del supermercado…

Importante también compartir tiempo con amistades, con personas ajenas al trabajo que nos permitan relativizar y conectar con otras áreas de nuestra vida igual o más importantes.

 

El teletrabajo es el futuro, no hay duda. Pero no debe convertirnos en islas aisladas que poco a poco pierden el dinamismo y la frescura del contacto social cotidiano.

 
  • Gajendran, R. S., & Harrison, D. A. (2007). The Good, the Bad, and the Unknown About Telecommuting: Meta-Analysis of Psychological Mediators and Individual Consequences. Journal of Applied Psychology92(6), 1524–1541. https://doi.org/10.1037/0021-9010.92.6.1524