Acabo de ser mamá y me siento más sola que nunca

Las madres a menudo tienen que lidiar con múltiples retos: la crianza, el trabajo, su vida personal, la pareja y un largo etcétera. En mitad del caos que puede suponer el hecho de tener un hijo es posible sentir la soledad del postparto. ¿Qué podemos hacer?
Acabo de ser mamá y me siento más sola que nunca
Gorka Jiménez Pajares

Escrito y verificado por el psicólogo Gorka Jiménez Pajares.

Última actualización: 13 enero, 2023

La soledad se está convirtiendo en una epidemia, y nos afecta de manera silenciosa. Por otro lado, no solemos comunicar que nos sentimos solos, es como un tabú. La soledad que dista de ser buscada se clava en el alma y, en consecuencia, sangramos. Lo cierto es que la soledad en el postparto o en otro contexto es un elemento que alimenta de forma intensa problemas tan serios como la depresión o el suicidio.

A grandes rasgos, podemos definir dos tipos de soledad. En el primer caso, se sitúa la soledad que es buscada y que cuando se encuentra otorga paz y tranquilidad. En el polo opuesto, podemos definir a la soledad que es impuesta, que es temida, y que dista de ser deseada. Esta es la soledad que actúa como el agujero negro que engulle emociones tan positivas como la esperanza o la fe en un futuro mejor.

“Sentir soledad de manera prolongada en el tiempo tiene el potencial de incidir en el estado de ánimo, en la propia autoestima y en consecuencia, aumentar la ansiedad y el estrés”.

-Mental Health Foundation-

Mujer triste pensando

La soledad en el contexto maternal

El rol de madre obliga a muchas mujeres a hacer renuncias significativas. Aunque poco a poco se va equilibrando la responsabilidad en la crianza de los hijos, muchas veces las madres carecen de apoyos en su labor.

Además, la frustración que producen aspectos como la falta de tiempo para el autocuidado, se une el hecho de que puede haber poca comprensión y cariño desde el entorno. Esto produce que las madres experimenten emociones como la ira, la tristeza o la angustia, que erosionan el estado de ánimo de la persona.

“Aunque la soledad en el postparto no es un trastorno psiquiátrico, es una experiencia que puede afectar a nuestra salud mental”.

-Mental Health Foundation-

¿Cómo lidiar con la soledad en el postparto?

La asociación americana Mental Health Foundation ha creado una guía con el objetivo de ayudar a lidiar con la soledad relacionada con la maternidad. Entre las recomendaciones que incluye la guía podemos mencionar algunas:

  • Aprender a dividir el tiempo. Hay momentos en los que las responsabilidades maternales necesitan de nuestra atención, pero también es importante conseguir otros que se destinen al autocuidado.
  • Las comparaciones a veces son odiosas. Las redes sociales están llenas de mamás que dan a basto con todo: son capaces de criar con eficacia a sus hijos, pero también de ir a hacer la compra, salir de fiesta y trabajar. Esto es un espejismo y las expectativas que pueden generarse son poco reales. La realidad es que el día tiene 24 horas y distamos de ser máquinas.
  • Haz uso de la autocompasión. Decirse a uno mismo mensajes positivos es algo muy importante porque potencia nuestra percepción de autoeficacia. Otro ejercicio podría consistir en que por la noche, al acostarse, nos abracemos y nos recompensemos verbalmente por los desafíos que hemos afrontado durante ese día.
  • Si estás saturada y te cuesta encontrar salida ante la soledad que sientes, la ayuda profesional podría servirte de ayuda. En este sentido, psicólogas, psiquiatras, enfermeras o trabajadoras sociales pueden constituir verdaderos botes salvavidas.
  • Conecta con otras madres primerizas. Esta puede ser una válvula de liberación de tensión enorme, al compartir sentimientos y situaciones que pueden ser similares con mamás que se encuentran en situaciones parecidas. Así mismo, ayuda a la disminución de la soledad porque se construyen nuevas relaciones interpersonales.

“Si has sido mamá puedes compartir las experiencias sobre el postparto. Deben ser experiencias reales ya que suponen una gran fuente de ayuda”.

-Mental Health Foundation-

Mujer pensando con un bebé

Puedes mejorar el estado de ánimo de cualquier persona, y, por lo tanto, también de una mamá con conductas tan sencillas como preguntarle qué tal está. Ayudar incluye conductas como invitar a tu pareja o amiga a tomar algo e interesarte por su estado. En este sentido, intentar hacer que las madres se sientan parte de un grupo puede ser una herramienta muy poderosa para mitigar la soledad en el postparto.

Para la psiquiatra Rocío Pericio es importante prestar atención a cómo está construida la red afectiva e interpersonal de las madres. Aspectos como la crianza conjunta entre el padre y la madre del menor o la implementación de programas basados en políticas de conciliación son claves.

Cuando lo anterior está ausente, es importante alentar y animar a las madres a que creen vínculos con otras personas que, por ejemplo, se encuentren en situaciones similares. A este respecto pueden ser útiles las asociaciones de madres.

“Permitir y validar la expresión de las emociones negativas puede resultar muy sanador e introduce la posibilidad de que no exista una maternidad única e individual, sino que haya tantas maternidades como madres o, incluso, tantas maternidades como hijos.”

-Rocío Paricio del Castillo-

Te podría interesar...
La maternidad ambivalente, ¿qué es?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La maternidad ambivalente, ¿qué es?

La maternidad ambivalente se produce cuando una mujer experimenta hostilidad frente a su hijo o cuando no quiere ser madre, pero lo es.




Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.