¿Cómo afrontar un embarazo no deseado?

Edith Sánchez · 31 julio, 2017

Cuando se habla de embarazo no deseado, no es raro que el estereotipo haga acudir a cuesta mente una imagen: un embarazo adolescente o aquel que es la consecuencia de una violación. Sin embargo, esto no siempre es así. También hay gestaciones indeseadas entre parejas que llevan un matrimonio de varios años, o entre un hombre y una mujer que se aman y quieren tener una relación estable. A cualquier edad y en cualquier tipo de relación puede aparecer un embarazo no deseado.

Lo cierto es que cuando se presenta, la mujer y su pareja se enfrentan a fuertes dilemas. Actualmente es posible, y en la mayoría de los casos también es legal, la interrupción de la gestación. Pero desde el punto de vista emocional o moral, esta no siempre es una opción.

Tomar la decisión de tener un hijo es trascendental. Se trata de decidir que tu corazón caminará siempre fuera de tu cuerpo”.

-Elisabeth Stone-

En estos casos la pregunta central es: ¿continuar con el embarazo o interrumpirlo? La experiencia es muy personal: no hay una respuesta válida para todo el mundo en estas situaciones, de hecho no hay una respuesta válida para una misma persona si hablamos de que esta hay que darla para diferentes momentos de su vida.

Por otro lado, el hombre y la mujer siente parte de la respuesta a esta pregunta de manera diferente. Las implicaciones de ser padre o madre son muy distintas. Sin embargo, pese a todas esas particularidades, hay algunas acciones que pueden aplicarse a la mayoría de los casos. Son las siguientes.

Identificar los sentimientos asociados al embarazo no deseado

Hay una diferencia entre el embarazo no deseado y el embarazo no planeado. En el primer caso, se trata de un rechazo frontal a la posibilidad de tener un hijo. En el segundo caso no se rechaza la idea de tener un hijo, pero la nueva vida aparece en un momento que es poco propicio, o poco pertinente. Por lo tanto, lo indeseado viene dado por las circunstancias, pero no por la actitud frente a la paternidad o a la maternidad.

Mujer pensando en su embarazo no deseado

De ahí que sea importante tratar de precisar todos los sentimientos y emociones asociados a la situación. Vale la pena plantearse preguntas como: ¿Siento ira o enfado por el embarazo? ¿Siento miedo? ¿Siento culpa? ¿Mi rechazo es total o parcial? ¿Cuánto influye la actitud de mi pareja en lo que siento frente al embarazo? ¿Cuáles son las razones para no desear este embarazo?

Esos interrogantes son válidos tanto para el hombre como para la mujer. La idea es que se logre precisar cuál es la actitud real frente al embarazo no deseado teniendo en cuenta las variables más importantes. En ocasiones, no es tan claro como parece. Lo ideal es que cualquier decisión que se tome lleve a un acto consciente.

Identificar las presiones e intentar apartarlas de la decisión

El tema de los embarazos no deseados es uno de los más polémicos. Las respuestas frente a qué se debe hacer en esos casos son muchísimas, al igual que son muchas las voces que suelen sentirse autorizadas para opinar. Hay una postura de la religión, otra de la familia, otra de la pareja, otra de los amigos, otra de la cultura, etc. Esas posturas suelen ser contradictorias entre sí o por lo menos diferenciarse en matices importantes.

Silueta de mujer embarazada

Cada una de esas posturas podría convertirse en una forma de presión importante que nos puede conducir a tomar la decisión equivocada, una decisión que lamentemos después. Por eso lo mejor es entender que la respuesta frente a qué hacer ante un embarazo no deseado solo puede provenir de las personas directamente involucradas. Son la madre y el padre quienes deben tomar el control de la situación e intentar valorar todos los factores de manera independiente a las opiniones ajenas: son ellos los que después van a tener que convivir con lo que decidan.

Lo aconsejable es que si hay desorientación o confusión, se busque ayuda en un profesional. No es recomendable que intentar encontrar las respuestas en el mejor amigo o en Internet. Esto solo te dará una apreciación sesgada y muchas veces, aunque no lo quieran, se convertirán en una presión innecesaria para que tomes una decisión en un sentido u otro. Incluso los amigos podrían llegar a sentirse mal si no les hacemos caso. Todos hemos escuchado la típica frase de: “No sé para qué quieres mi opinión si luego terminas haciendo lo contrario”.

Infórmate y prepárate para el siguiente paso

Frente a un embarazo no deseado es importante que te informes muy bien sobre lo que sigue, y que lo hagas a través de fuentes que sean fiables. Si optas por interrumpir el embarazo, pregunta a los especialistas cuáles son los métodos disponibles y qué dice la legislación al respecto. También debes saber en dónde puedes practicar un aborto en condiciones seguras y cuáles son los posibles efectos psicológicos del mismo.

Prueba de embarazo

Si decides seguir adelante con el embarazo, investiga sobre los cuidados que requiere la gestación para que sea segura. Muchas madres y padres, de los que deciden seguir adelante y en el fondo desean la opción de abortar, sabotean la gestación no aplicando los cuidados necesarios. Las consecuencias de optar por esta alternativa, en estás condiciones, pueden ser desastrosas. Además, procura infórmate también sobre los cambios físicos y psicológicos que trae consigo la maternidad o paternidad y sobre el desarrollo del bebé durante la primera etapa de su vida.

En ambos casos es bueno que cuentes con apoyo profesional. Un embarazo no deseado es una situación compleja, que va a exigir mucho de ti. Cualquier decisión que tomes va a implicar grandes cambios en tu vida. No te apresures, tómate tu tiempo y acepta el apoyo que puede brindarte un experto.

Consideraciones a tener en cuenta si decido seguir adelante

Nuestra vida cambiará. Tener un hijo implica una responsabilidad de por vida, por lo que tenemos que tener claro lo que conlleva tener descendencia. Deberemos darle la atención necesaria así como todos los recursos que necesite. El Dr. Francesco Branca, Director del Deparamento de Nutricio para la Salud y el Desarrollo de la OMS, señala que: el asesoramiento sobre hábitos saludables de alimentación, nutrición óptima y qué vitaminas o minerales deben tomar las mujeres durante el embarazo puede contribuir sobremanera a ayudar a que las mujeres y sus niños en desarrollo se mantengan sanos a lo largo del embarazo y después de él.

Como indica el Dr. Francesco Branca, la responsabilidad empieza desde el momento en el que sabemos que estamos esperando un hijo, y esta responsabilidad empieza manteniendo hábitos saludables durante el embarazo. ¿Estamos dispuestos a cambiar nuestros hábitos en caso necesario? Es importante analizar todo lo que implica el embarazo y saber si realmente vamos a ser capaces de seguir adelante.