Beneficios de la salvia, la planta de la mujer

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 3 mayo, 2018
Valeria Sabater · 3 mayo, 2018

Los beneficios de la salvia son innumerables. El nombre de esta planta medicinal procede del latín, “salvare” (curar) y se la considera como uno de los recursos naturales más adecuados para la salud de la mujer. Suaviza los síntomas de la menstruación y la menopausia, reduce la inflamación, el dolor, la retención de líquidos y presenta adecuados beneficios cardiovasculares.

El uso de la fitoterapia tiene un uso casi tradicional a lo largo de nuestra historia. El mundo vegetal, desde un punto de vista químico, esconde aún grandes misterios que la medicina ha intentado desvelar casi desde el inicio de la civilización. Plantas como el Ginseng, la hierba de San Juan, el Ginkgo Biloba o cualquier tipo de té, presentan interesantes efectos farmacológicos que bien entendidos y correctamente ingeridos pueden mediar (como ya sabemos) en nuestro bienestar.

La salvia ha tenido desde la antigüedad un uso medicinal: se utilizaba para tratar las más diversas dolencias hasta trastornos mentales hasta molestias gastrointestinales. La ciencia ha respaldado algunas de sus aplicaciones médicas.

Ahora bien, las plantas por sí mismas no curan enfermedades ni trastornos psicológicos. Gracias a sus enzimas, aceites esenciales, flavonoides, minerales, etc., median en la optimización de ciertos procesos. Nos relajan, estimulan ciertos neurotransmisores, facilitan la circulación sanguínea, activan la inmunidad celular… Haciendo un correcto empleo de ellas pueden servir como un tipo de terapia complementaria muy adecuada para ciertas condiciones.

Así, y entre todas esas propuestas que la naturaleza nos ofrece para nuestro bienestar, la salvia es una de las más interesantes. Veamos más datos a continuación.

Los interesantes beneficios de la salvia

Desde la revista “Medical News Today” nos indican que se han podido demostrar científicamente diversos beneficios de la salvia. Ahora bien, cabe señalar que la familia de lamiáceas es bastante amplia. Así, y hasta el momento, contamos con trabajos muy reveladores sobre dos tipos de salvia muy concretos: la Salvia officinalis y la S. lavandulaefolia (los más comunes). 

Tal y como indica el título de este artículo, la salvia ha sido de forma tradicional ese recurso casi cotidiano en la vida de la mujer. En la antigua Grecia, por ejemplo, se hacía uso de ella con fines cosméticos, culinarios y, sobre todo, terapeúticos. Su infusión, de trazo astringente pero agradable, es rica en innumerables vitaminas, minerales y componentes capaces de desinflamar y de regular las hormonas femeninas.

La salvia y la menstruación

Entre los beneficios de la salvia más conocidos está su utilidad para suavizar los síntomas del síndrome premenstrual. Lo que hace es disminuir la sensación dolor, la hinchazón, el dolor de cabeza, etc. Asimismo, también es efectiva para aliviar la sintomatología asociada a la menopausia (su aceite esencial tiene una leve actividad estrogénica).

La inflamación

La Universidad de Viena publicó un trabajo en el 2013 sobre la salvia muy interesante. Esta planta demuestra tener una acción antiinflamatoria y antimicrobiana muy útil.

Algo tan simple como beber entre una o dos tazas de infusión de salvia al día nos permitirá reducir la inflamación abdominal, reducir incluso las infecciones de orina e incluso tratar la molesta gengivitis. 

La salvia y la depresión

La infusión de salvia a menudo es conocida también por sus virtudes para mejorar nuestro estado de ánimo. La presencia de antioxidantes como la diosmetina, la apigenina o la luteolina son muy adecuadas para reducir (no curar) la sintomatología asociada a la depresión.

infusión representando los beneficios de la salvia

La salvia es la planta de la memoria

Diversos estudios, como el llevado a cabo en la Universidad de Oxford, concluyeron con algo revelador. El extracto de salvia puede aumentar la capacidad cognitiva. A día de hoy aún no se ha concretado cuál es la dosis adecuada para que podamos notar su efecto. Sin embargo, se recomienda consumir su extracto o incluso tomar directamente la planta cruda.

La razón que hay entre la salvia y la mejora de la memoria está en la colinesterasa. Se trata de una enzima que media en la catalización de la hidrólisis del la acetilcolina. Un nivel bajo de este neurotransmisor se asocia a una menor agilidad cognitiva.

Regula la hormona T3

La hormona T3 es la triyodotironina. Se trata de una hormona tiroidea relacionada con importantes procesos fisiológicos y metabólicos. Así, las personas que sufran hipotirodismo sabrán que esta condición aparece cuando se sufre un nivel más bajo de la hormona T3 y la T4.

Por otro lado, algo que se ha podido demostrar es que cuando una mujer entra en la menopausia, es común que aparezca un déficit en este tipo de hormona. No solo hay más riesgo de sufrir problemas en la tiroides. Además, se reducirá también el nivel de vitamina D, esencial para la salud ósea.

Consumir de forma regular infusión de salvia nos puede ayudar. Si mantenemos una dieta sana, y no descuidamos las revisiones médicas, esta planta puede ayudarnos a regular nuestras hormonas.

chica con planta en el rostro representando los beneficios de la salvia

Para concluir, como vemos los beneficios de la salvia son más que interesantes. Sus propiedades medicinales y su rico valor nutricional hacen de ella un recurso natural que vale la pena tener en casa. Ahora bien, recordemos que hay que consumirla con equilibrio y moderación (1 ó 2 tazas al día). Asimismo, la salvia no es adecuada para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, así como en pacientes con enfermedades renales.

Hagamos un buen uso de esta planta, la misma a la que Plinio el Viejo definió como el remedio del bienestar.