Qué es el bloqueo emocional

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 2 septiembre, 2018
Cristina Pérez · 5 noviembre, 2012

El bloqueo emocional es una barrera que nos ponemos a nosotros mismos en un momento dado y que nos impide pensar y sentir con claridad para movernos por la vida. Así, y a pesar de que todos podemos ser víctimas de esta realidad psicológica en algún momento, la verdad es que la mayoría de las veces no sabemos cómo gestionar dichas situaciones.

A menudo, se nos olvida que la comprensión de cada cosa que experimentamos requiere que pase primero por el refinamiento de nuestro universo emocional. De este modo, cuando sufrimos una decepción, cuando nos equivocamos, nos hacen daño o perdemos una oportunidad es común dar paso a un bloqueo para no tener que “vivenciar” el dolor de esa emoción negativa a la que va asociada este tipo de eventos.

Algunas personas pueden llevar su vida con normalidad, pero en un momento dado perciben que algo falla. Unas pueden desarrollar sus tareas en el ámbito laboral sin problemas, sin embargo a la hora de relacionarse o de establecer una relación afectiva emerge el bloqueo. Ese muro de hormigón que nos impide vivir en plenitud…

“Una emoción no causa dolor. La resistencia o supresión de una emoción causa dolor.

-Frederick Dodson-

Procesar nuestras experiencias y las emociones asociadas es clave de bienestar y salud. Si no lo hacemos, sin actualizamos este tipo de eventos, quedamos atrapados, limitados, vetados. Estamos ante un mecanismo de defensa muy común y la raíz de muchos trastornos de ansiedad y otros problemas psicológicos que debemos saber reconocer y gestionar.

Bloqueo emocional: señales de advertencia

El bloqueo emocional puede derivar en un bloqueo mental. La persona pierde agilidad cognitiva, presenta problemas para concentrarse, tomar decisiones, mantener la atención… Son situaciones altamente angustiantes que suelen cronificarse en el tiempo. Así, un hecho que no debemos perder de vista es que cuando una persona percibe que está bloqueada mental y emocionalmente, el sentido de la vida se desvanece.

Chico con ramas en la espalda que sufre un bloqueo emocional

Cuando esto ocurre, cruzamos ya esa linea de seguridad en la que es casi imposible mantener el optimismo. El riesgo de desarrollar una depresión es elevada, así como cualquier trastorno de ansiedad u otros problemas. Expertos en el tema como el doctor Brett Ford, profesor de psicología en la Universidad de Toronto, nos explica en uno de sus estudios que una clave esencial para evitar y lidiar con estos estados es aceptar las emociones negativas.

No hay que negarlas, esconderlas o bloquearlas. La aceptación es el principio de la liberación. Veamos por tanto cuáles son las señales de advertencia más comunes asociadas a un bloqueo emocional.

Síntomas de un bloqueo emocional

Existen algunas señales que nos advierten de que podemos estar experimentando un bloqueo emocional:

  • La evitación de actividades o eventos por miedo a hacerlo mal o no saber qué decir.
  • Ell nerviosismo continuo.
  • El temor a ser rechazados.
  • La falta de motivación.
  • Los sentimientos de envidia.
  • El agotamiento físico y mental.
  • Hacer ver que determinados problemas no tienen importancia.
  • Procrastinar.
  • Cambios en los hábitos de sueño y alimentación.
  • Dolores musculares, infecciones, defensas bajas, cefaleas (síntomas psicosomáticos)

Mujer escondida con bloqueo emocional

¿Por qué se produce un bloqueo emocional?

Las causas que pueden provocar un bloqueo emocional pueden ser muchas, pero frecuentemente encontramos sentimientos de miedo e inseguridad, acompañados de un fuerte complejo de inferioridad. 

  • Determinados trastornos psicológicos como el estrés postraumático, suelen estar detrás de este tipo de bloqueos. Así, estudios cómo el llevado a cabo en la Universidad de Jerusalén, y publicado en el Journal Traumatic Stess, pudo demostrarse que este tipo de realidades están detrás de los clásicos síntomas psicosomáticos así como de los bloqueos emocionales y mentales.
  • La falta de conexión con las emociones, una baja Inteligencia Emocional o una educación o represiva a la hora de aceptar y entender los propios sentimientos son otro factor recurrente.
  • La presencia de traumas no resueltos.
  • Vivir en un contexto de estrés, tensión y elevada ansiedad. 
  • Perfiles psicológicos donde la culpa siempre está presente.

¿Cómo podemos gestionar el bloqueo emocional?

Para eliminar un bloqueo emocional es importante deshacernos del pensamiento negativo y enfocar las situaciones desde una visión más optimista.

Cuando las emociones son positivas nuestra mente se desbloquea y nos volvemos más creativos, naturales y espontáneos.

Imaginemos que llevamos años sin empleo y que acudir a una entrevista ya no nos motiva. Estamos sentados esperando a que nos llamen y sin darnos cuenta contribuimos a que los bloqueos estén presentes, pensando cosas como: “No me cogerán”, “otros son mejores”, “llevo mucho tiempo en paro y ya no soy valioso”, “no seré capaz”, “me notarán nervioso”, etc. Las ideas negativas que se nos pasan por la mente nos paralizan.

Esos pensamientos nos bloquean de tal manera que luego transmitimos negatividad en la entrevista. Al final no nos seleccionan porque “si tú no te lo crees, los demás tampoco”. Si tú no estás convencido de que tienes posibilidades, es altamente probable que el entrevistador perciba inconscientemente lo mismo.

Céntrate en los pensamientos positivos

Para desbloquearnos necesitamos, en primer lugar, ser conscientes de cómo nos encontramos y, luego, dar un enfoque positivo a las situaciones. Si conseguimos un buen estado emocional será mucho más difícil experimentar un bloqueo emocional.

Mujer feliz después de un bloqueo emocional

Trata de pensar de tal forma que predomine la alegría, los sentimientos de bienestar, relax o esperanza. Pensamientos del tipo “tengo posibilidades”, “soy una persona válida y creo en mí”, “si me cogen genial y si no, habré aprendido de esta experiencia”, “mi bienestar no depende de si me cogen o no, porque sé que si no es hoy, será muy pronto”.

Cree en ti. Cuando uno mismo se siente capaz y cree que es posible que algo suceda, es probable que lo pueda conseguir.

Cuando uno cree firmemente en una posibilidad y se esfuerza en ello desprende esa sensación de confianza que el otro percibe sin ser consciente, pero que le llega muy adentro.

Muchas veces no se sabe por qué pero algo nos convence, nos atrae, y quizás puede ser esa creencia interior que mueve montañas… Así que cuida muy bien tu lenguaje interior y tus pensamientos porque si quieres convertirte en un ganador, tendrás que pensar como un ganador. ¡No lo olvides!